Published On: Lun, sep 4th, 2017

¿IMPACTANTES REVELACIONES SOBRE LA SABANA SANTA…? NADA NUEVO BAJO EL SOL

Share This
Tags

Publicado en EOC nº 85

firgt6Medios de comunicación de todo el mundo se han hecho eco, en las últimas semanas, de la existencia de un revelador estudio que aportaría datos esclarecedores sobre la reliquia entre reliquias: la Sábana Santa que se conserva en la capilla real de la catedral de san Juan Bautista de Turín (Italia). Desde la prensa seria, los blogs y los programas de radio nos han ofrecido una panorámica certera de la realidad práctica del periodismo actual, tomando como ejemplo el tratamiento que se le ha otorgado a esta noticia relacionada con la Síndone. Todos han hecho uso de la información transcribiéndola, limitándose a copiarla y titulando con frases como estas: “La impactante revelación sobre la Sábana Santa”; “Detallan nuevo descubrimiento en Sábana Santa”; “La escalofriante revelación sobre la Sábana Santa tras ser analizada con sorprendentes técnicas”; o incluso “Científicos prueban que Sábana Santa de Turín tiene sangre posiblemente de Jesús”.

No he observado, en estos días, que se haya empleado una de las actuaciones básicas en cualquier trabajo periodístico: contrastar la información y buscar otras fuentes que avalen los datos recibidos. No me consta, por lo tanto, que se haya actuado con diligencia en el tratamiento de esta noticia.

Pero, ¿Qué dicen estas publicaciones? Publicitan el trabajo de un equipo de científicos del Instituto de Materiales de Trieste y del Instituto de Cristalografía de Bari, ambos pertenecientes al Centro Nacional de Investigación de Italia, junto con la Universidad de Padua. El estudio ha sido publicado en la revista “PlosOne” y, al parecer, los profesionales que han trabajado en esta investigación aseguran que el tejido de la Sábana Santa estuvo en contacto con sangre humana y, en concreto, que ese fluido emanó del cuerpo de una persona que fue torturada.

Según los participantes en el trabajo, entre ellos el máximo responsable, Elvio Carlino, las partículas que han encontrado -gracias, añaden, a los métodos que recientemente se han desarrollado en el campo de la microscopía electrónica- no están presentes en la sangre de una persona sana, sino en alguien que ha tenido un “gran sufrimiento”. En concreto, las partículas de las que hablan son la creatinina y la ferritina, que, según han expuesto, son elementos que suelen encontrarse asociados a cuerpos que han padecido torturas.

Esta es, en síntesis, la información que circula por la red de redes, haciendo fruncir el ceño de los escépticos y provocando emoción entre los fieles. Al respecto, también es importante señalar que desconocemos si ha existido una cadena de custodia de las muestras utilizadas en el estudio y de dónde provienen las mismas.

Cuando leí lo publicado sobre esta investigación, lo primero que hice fue contactar con uno de los máximos expertos en la materia: Alfonso Sánchez Hermosilla. Él es médico forense en el Instituto de Medicina Legal de Murcia, investigador de la Universidad Católica San Antonio de Murcia y miembro del Centro Español de Sindonología. Lleva décadas estudiando la Sábana Santa y otras reliquias como el Sudario de Oviedo.

ss2

unnamedHace unos meses tuve la oportunidad de entrevistar al doctor Sánchez Hermosilla en mi sección “Extremadura Infinita”, de los informativos de Radio Nacional de España en Extremadura. Estuvimos abordando las conexiones entre la Síndone y el Sudario de Oviedo y los fluidos y pólenes que parecen converger en ambas reliquias.

Al igual que en aquella ocasión, el médico forense ha accedido esta vez, con amabilidad, a aclararme los datos sobre la nueva investigación de la Sábana Santa, permitiendo incluso que le haya realizado una entrevista sobre la cuestión en el “El Serano”, el espacio que aporto al programa “La Tarde Contigo” de Canal Extremadura Radio.

Alfonso Sánchez Hermosilla se muestra firme en sus declaraciones: “La noticia, aparentemente, es muy interesante desde el punto de vista científico pero, desafortunadamente, no lo es tanto. De la información que aporta, la que es real no tiene demasiado valor porque son datos que ya se conocían desde hace muchísimo tiempo y no aporta nada nuevo a la investigación seria, y lo que parece que es novedoso, en realidad no lo es tanto”.

La presencia de sangre

Este estudio del que hablan todos los medios de comunicación anuncia la supuesta presencia de sangre en la reliquia como una novedad, sin embargo, el doctor aclara: “Esto ya se sabía desde que el hematólogo Carlo Goldoni descubriera hematíes humanos en lo que, hasta ese momento, parecían manchas de sangre, y esto fue en el año 1991. La primera prueba concluyente de que había sangre en la Sábana Santa se dio en cuanto se puso el microscopio sobre la reliquia y se vieron glóbulos rojos. Después se continuó investigando según el procedimiento habitual, el protocolo establecido que se usa en criminalística para investigar delitos, y se confirmó, con una serie de pruebas, que era sangre humana, y, más en concreto, del grupo AB”.teki

¿Se puede afirmar con seguridad que se haya encontrado creatinina?

El estudio parece confirmar la presencia de creatinina en la reliquia, “una sustancia que está presente en la sangre de todas las personas sanas, sin ningún problema. Incluso puede estar en concentraciones elevadas en personas que realizan algún tipo de ejercicio o con alguna profesión vigorosa, como pueden ser agricultores, leñadores, albañiles, etc. Todo este tipo de personas tienen unas cifras más altas de lo normal de creatinina, pero no supone que estos individuos tengan ningún problema. El estudio no habla de que haya cifras altas de creatinina por la sencilla razón de que la metodología utilizada no puede medir cantidades; solo puede, en principio, detectar estructuras morfológicas y conocer la composición atómica, pero no la composición molecular exacta, ni la cantidad presente.”, explica Alfonso Sánchez Hermosilla. Este dato es importante ya que, si bien reconoce que la metodología utilizada es “buena y avanzada”, usando un microscopio similar al que él mismo utiliza en la Universidad Católica San Antonio de Murcia, reconoce igualmente que no es definitiva para poder determinar con total seguridad que se trate de creatinina.

“En el pasado, cuando no había tanta tecnología, la detección se hacía de forma morfológica. Es decir, se veía la forma que tenía una cosa y se decía con qué porcentaje de probabilidad podía ser un elemento u otro. Hoy día, hay muchos más medios y en ninguna publicación seria se acepta una detección morfológica sin confirmarla, sin haberse usado otra metodología para comprobar que esa molécula que tiene el aspecto morfológico de creatinina realmente lo sea y no otras cosas que también tienen el mismo aspecto u otro similar que pueda prestarse a error en la identificación. No se ha confirmado por otro medio que no sea el microscopio, por lo tanto, puede ser creatinina o puede ser, perfectamente, cualquier otra molécula orgánica de un tamaño y de una composición similar. No se puede, de ninguna manera, afirmar que sea creatinina. Esto es un disparate, sinceramente”, asegura el médico forense.

La polémica contaminación de la creatinina con hierro

ucam3Esta investigación que se ha desarrollado en Italia contempla que la supuesta creatinina aparece contaminada con hierro en las muestras examinadas y esto sería, afirman, indicativo de que la persona a la que perteneció esa sangre habría padecido torturas. Alfonso Sánchez Hermosilla expone que este detalle, “desde el punto de vista de la medicina legal y forense no tiene absolutamente ningún valor, no aparece en ninguna publicación científica seria de medicina legal y forense por la sencilla razón de que la creatinina se contamina con hierro en sangre de los cadáveres sea cual sea la causa de la muerte. Tanto si ha sido por causas naturales, por ejemplo, si la persona ha fallecido de una parada cardiaca en su cama, tranquilamente, mientras dormía, y esto no es traumático ni violento en absoluto; o si ha sufrido un atropello tremendo por un tren y el cadáver está diseminado en fragmentos diminutos. En ambos casos la contaminación es exactamente la misma. ¿La razón? Que en la sangre cadavérica se destruyen los glóbulos rojos y su contenido es hemoglobina, muy rica en hierro. Este hierro contamina todo lo que toca, absolutamente todo. Y la creatinina es una de las cosas que se contaminan con hierro”.ucam2

Por todo lo explicado, el doctor termina aclarando que “lamentablemente esta información que se ha divulgado en la prensa en las últimas semanas no tiene ningún valor” y añade que “es una pena porque se está engañando a las personas de buena voluntad y se están dando armas a los detractores, ya que, a poca formación científica que tengan, se dan cuenta de que esa publicación jamás debería estar en una revista científica ni en ningún otro sitio e inmediatamente enarbolan ese tipo de trabajos como armas arrojadizas, diciendo: ‘¿Ven ustedes como los que dicen que investigan estas cosas son todos unos fuleros?’”.

El doctor Alfonso Sánchez Hermosilla, que tantos años lleva ejerciendo la medicina legal y forense y, a su vez, investigando reliquias de manera científica, suele recomendar a los asistentes a sus ponencias que no se crean nada por el simple hecho de que se lo esté contando alguien de manera profesional. Él recomienda poner la información en cuarentena, hasta que se pueda contrastar, “venga de quien venga, por muy fidedigna que parezca la fuente y por muy serio y científico que parezca lo que se está diciendo, y en esta duda razonable se incluye también lo que yo mismo pueda decir”. Porque, desafortunadamente, esto de que las noticias se viralicen sin ningún tipo de contraste ni de búsqueda de fuentes adicionales, es una realidad en el periodismo actual. Sirva este texto para aclarar la última polémica en torno a la reliquia más importante del mundo.

Lourdes Gómez Martín

Dejar un comentario

XHTML: Tu puedes usar estas etiquetas html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>