Published On: Mie, abr 22nd, 2015

EN DEFENSA DE LUIS ALFONSO GAMEZ

Share This
Tags

Publicado en EOC nº 78Magonia

En octubre de 2009 Antonio Luis Moyano publicaba el primer libro crítico sobre Iker Jiménez y Carmen Porter. Un texto duro prologado por Julio Barroso. Pero solo los lectores de EOC pudieron conocer un adelanto, dos meses antes, en la entrevista publicada en EOC nº 62. Hoy Moyano revela el uso fraudulento que de su investigación sobre Iker Jiménez hizo Luis Alfonso Gámez, principal exponente del pseudo-escepticismo organizado en España, ya condenado judicialmente por sus mentiras… 

Discúlpeme el lector que escriba en primera persona, pero es la única manera que encuentro para contextualizar lo que sigue… Aquel día del mes de noviembre de 2009 fueron varias las llamadas que recibí por teléfono en un diálogo que, más o menos, fue como sigue:

-Oye, ¿pero cómo le has dicho al Gámez que tu libro sobre Iker Jiménez es un “ajuste de cuentas”?

-¿Cómo? Pero si yo no he hablado todavía con Luis Alfonso Gámez…

-¡Que sí, que sí….! ¡Que lo acabo de leer en Magonia! ¡Que tú le has dicho a Gámez que te querías vengar de Iker Jiménez y que por eso has escrito el libro. Lo dice bien claro: escribiste el libro por un ajuste de cuentas.

¿Redactando noticias… sin contrastar fuentes?

Efectivamente: en el blog de Magonia, el entrañable amigo Luis Alfonso Gámez realizaba una reseña de “Iker, el mago del misterio” ofreciendo una versión… que yo nunca le había dado por teléfono. Es más: ¡ni siquiera había tenido oportunidad de hablar con él! Pero no importaba. Luis Alfonso Gámez daba rienda a la rumorología y, sin contrastar fuentes, especulaba libremente sobre cómo y por qué se había escrito un libro… con lo fácil que hubiera sido despejar dudas telefoneando antes a su autor (que es lo mínimo que debe hacer cualquier periodista con un mínimo de ética si quiere ofrecer a sus lectores una información contrastada).

En el colmo de las descontextualizaciones, párrafos escritos con gruesa ironía  en la que yo afirmaba creer en los Reyes Magos, el ratoncito Pérez, los OVNIs y el monstruo del lago Ness eran interpretados de manera literal por Luis Alfonso Gámez (que parece no haber leído nunca a Martin Gardner o a James Randi) para describir al autor como “un crédulo de tomo y lomo” (sic).

Desde luego que resultaba extraño que un “colega” como Luis Alfonso Gámez, respetado como divulgador escéptico (prueba de ello es que en mi libro, cuyo contenido él critica, le mencionaba como fuente consultada nada menos que en ¡veinte ocasiones!) arremetiera en calificativos personales hacia mi persona… aunque fuera sin conocerme absolutamente de nada.

¿Tenían razón periodistas como David Cuevas o Manuel Carballal al considerar a Gámez un periodista cuya profesionalidad y ética a la hora de difundir informaciones era más que dudosa? Obviamente esa pregunta solo deben responderla los lectores; en este caso, y en referencia a la reseña que Gámez publicó en Magonia en referencia al libro “Iker, el mago del misterio”, solo puedo manifestar que:

  1. No es cierto que yo le manifestara en ningún momento a Luis Alfonso Gámez que había escrito dicho libro como “ajuste de cuentas”.
  1. En contra de lo que pudiera parecer, Luis Alfonso Gámez no habló nunca conmigo por teléfono antes (ni siquiera después) de publicar dicha noticia.

Pero, lamentablemente (y aunque sigo considerando que se trata de un blog necesario en la divulgación de aspectos críticos contra las pseudociencias), no era ésta la primera vez que una información publicada en Magonia por Luis Alfonso Gámez presentaba ciertos elementos que hacen dudar sobre su autenticidad… Uno de estos ejemplos lo encontramos en la noticia viral que en el año 2007 Gámez se encargó de difundir comunicando que el homenaje que Jiménez del Oso iba a realizar en la Universidad Carlos III… ¡no se iba a celebrar! Ésta es la crónica de los hechos…

  ¿Mintió Luis Alfonso Gámez al decir que el homenaje a Jiménez del Oso no iba a tener lugar?

El 16 de mayon796890901_8460 de 2007, Gámez anunciaba en su blog: “La Universidad Carlos III no acogerá un homenaje a Fernando Jiménez del Oso. El próximo 30 de mayo la Universidad Carlos III de Madrid acogerá un homenaje a Fernando Jiménez del Oso“, escribía Nacho Ares en el último número de Más Allá. El acto, adelantaba el director de Revista de Arqueología, iba a consistir en una mesa redonda con la participación de “rostros populares vinculados al mundo del misterio” como Juan José Benítez, Juan Antonio Cebrián y Javier Sierra. Hace un par de semanas (no concreta la fecha), me puse en contacto con la institución académica para comprobar si lo que decía Ares era cierto y, si así era, manifestar mi preocupación porque en una universidad española se haga un homenaje de un divulgador pseudocientífico. Por fortuna, no es así. Un portavoz de la Universidad Carlos III (más tarde Gámez cambiará su versión y el supuesto portavoz pasa a convertirse nada menos que en responsable) me ha asegurado que la institución no tenía conocimiento de nada parecido a lo anunciado en Más Allá hasta que recibieron mi llamada y que, además, no están dispuestos a ceder una de sus salas a un acto de esas características. ¡Menos mal! Ya veía titulares del estilo de “La Universidad Carlos III homenajea a Jiménez del Oso” y otros peores. Ustedes, ¿no?”

Citando fuentes anónimas, Gámez difundió el rumor de que el homenaje a Jiménez del Oso no iba a tener lugar. Luego, la “noticia” se convirtió en viral en numerosos foros de Internet, causando el lógico perjuicio para los organizadores del evento, que se veían obligados a realizar llamadas a quienes habían invitado para desmentir lo publicado originalmente en Magonia

informe1 - copia  Unos días después (el 23 de mayo), y probablemente apremiado al evidenciarse que la “noticia” de la suspensión del acto era tan falsa como un titular de la portada de La Razón, Gámez parecía “recular”… Y lo hacía, ésta vez sí, facilitando fuentes concretas (cosa que antes no hizo): “Jiménez del Oso tendrá su homenaje, pero la Universidad Carlos III se desmarca del acto. Fernando Jiménez del Oso recibirá el 30 de mayo en Madrid un homenaje en dependencias de la Universidad Carlos III, pero el acto no tendrá carácter oficial. Todo lo contrario. “La Universidad Carlos III no tiene absolutamente nada que ver. No lo organiza, no está implicada en él, no lo acoge, no lo promueve, no va a hacer publicidad entre los alumnos, ni va a haber carteles ni información en la web. Lo único que hace es ceder un espacio a una asociación como se hace con otras entidades”, me ha explicado hace unas horas Montserrat Iglesias (curiosamente, la fuente que confirma el evento ha dejado de ser anónima, a diferencia de la que, supuestamente, negaba que el evento tuviera lugar), vicerrectora de Comunicación de la institución. La cesión fue acordada por el anterior equipo de Gobierno y el actual, que tomó posesión en abril, se encontró con la patata caliente cuando, a finales de la semana pasada, comprobó que el homenaje aparecía incluido en la agenda de actos para el 30 de mayo. De ahí que cuando fueron consultados por mí hace dos semanas, los responsables (en la reseña anterior la fuente anónima era identificada simplemente como “un portavoz”) de la universidad madrileña aseguraran que no sabían de nada del acto y que, además, no estaban dispuestos a ceder una de sus salas para un homenaje de esas características. Sé que no sabían nada entonces porque no tenían ninguna razón para mentirme y se tomaron mi consulta muy en serio, y su actitud ha dejado claro que, si hubiera sido posible, habrían cancelado el encuentro pseudocientífico. Ahora sólo es de esperar que quienes organizan el sarao paranormal no lo publiciten como un respaldo de la Universidad Carlos III a Jiménez del Oso y lo que representa”.

Así pues, ¿en qué quedamos? ¿Mintieron los responsables (o los portavoces) de la Universidad Carlos III… o fue el propio Luis Alfonso Gámez el que “fabricó” un desmentido con objeto de circular el rumor de que el acto de homenaje a Jiménez del Oso había sido suspendido? Posiblemente algún lector de EOC considere que sobran motivos para pensar que esa supuesta llamada que Luis Alfonso Gámez realizó para “confirmar” que la Universidad Carlos III no estaba informada del homenaje a Jiménez del Oso… probablemente nunca tuvo lugar (tan auténtica como la llamada que, supuestamente, debiera haber realizado en su momento para confirmar cómo y por qué un autor escribe un libro determinado). En definitiva: seguramente más de un lector de EOC barajará la posibilidad de que el entrañable amigo Luis Alfonso Gámez “fabricara” un rumor que terminaría extendiéndose viralmente por la red con la pretensión de intentar “boicotear” el acto de homenaje a Jiménez del Oso. ¿Por qué lo hizo?

Es evidente que si el escepticismo pretende llegar a la sociedad sirviendo de punta de lanza contra el peligroso avance de las pseudociencias, debe hacerlo encauzándose en el ámbito desapasionado de la ciencia y no subordinado a las mundanas motivaciones personales de quienes han elegido la divulgación crítica de estos temas como un modo para ganarse la vida. Algo que está muy alejado del espíritu de autores como Martin Gardner, James Randi, Massimo Polidoro, Henri Broch, Michael Shermer, Damian Thompson, Carl Sagan, Richard Wiseman, Norman Baillargeon, R. H. Fritze, Huber Schleichert, o Wictor Stoczkowski. Porque solo así tendrá sentido la frase de H. L. Mencken: “una carcajada vale por diez mil silogismos”.

Antonio Luis Moyano

 

Displaying 16 Comments
Have Your Say
  1. Ramón dice:

    Los pseudoescépticos son “DESACREDITADORES” profesionales…, no desmontan sino que desacreditan, su función no es buscar la verdad o desenmascarar las patrañas o timos o errores, sino desacreditar simplemente y además viven de ello.

  2. Joan dice:

    El PSEUDOESCEPTICISMO es un movimiento sectario decadente, totalmente pasado y desprestigiado internacionalmente.

  3. Joan dice:

    Los PSEUDOESCÉPTICOS son DEBUNKERS …

  4. Rombo dice:

    En el programa 428, del Domingo noche, de “Cuarto Milenio” en la cadena “Cuatro”.

    Iker Jiménez se anima a hablar de pseudoescépticos y de desinformadores profesionales, quizás lo hace por que el programa cumple 10 años y le han dado dos premios a la vez, el ondas y el micrófono de oro.

    Lo hace en el apartado del programa de ovnis vistos por niños en España, en los años 70-80, también habla al final del programa en sus conclusiones de que tiene mucha información sobre “esta gente”.

    Según el esta gente ya se movía en los años 70-80, mintiendo y hablando en “nombre de la ciencia y la universidad”, además con mentiras trataban de hacerse amigos de los niños para luego desacreditarles.

    Dejo aquí el enlace del programa, por si alguien quiere verlo.

    http://www.mitele.es/programas-tv/cuarto-milenio/temporada-11/programa-428/

  5. Domingo dice:

    Una cosa importante de los “escépticos”

    Es como dentro de Internet, están “muy bien posicionados” dentro de la Wikipedia.

    Es “peligroso” que ellos controlen ciertas áreas de la enciclopedia interactiva mas importante de Internet a nivel mundial, ya que lo que lee la gente de todo el mundo cuando accede a la misma es lo que ahí pone y lo da por cierto, por lo que es algo a corregir en el futuro o traerá muchos problemas, además lo que aparece en este medio goza de bastante anonimato respecto a quien lo escribió, aunque por el estilo si se pueda deducir cuando nos encontramos ante un escéptico.

  6. hn dice:

    También sería muy interesante …

    Escribir un libro o un artículo sobre en manos de quien está la “divulgación científica” (tanto en el planeta tierra como en España), creo que nunca se ha hecho algo así.

    Hay que tener en cuenta que muchos de los divulgadores no son científicos (Mortadelo-Gámez) o si son licenciados en ciencias lo son solo en su carrera y ni siquiera especialmente sobresalientes en la misma (el caso del físico Armentia con las vacunas…).

    La divulgación es “un puente” entre la ciencia y la sociedad, los divulgadores pueden auto erigirse como los vocales de la ciencia y contar a la sociedad “lo que quieran de la ciencia”.

    A la sociedad solo le llega de la ciencia lo que los divulgadores le cuentan, nada más…, sin que la sociedad se de cuenta del poder que ello conlleva y sin que la sociedad someta a crítica lo que dicen estos divulgadores.

    Lo mismo que hay una diferencia entre ciencia y tecnología, debe de haber una diferencia entre ciencia y divulgación.

    Lo mas lógico es que de ciencia hablasen los científicos investigadores de su área concreta y que eso es lo que se transmitiese al gran público, pero no es así, al que se escucha es al divulgador que sabe de todo y no sabe de nada (a parte de otros posibles intereses menos confesables).

    Esto ya empeora cuando estos “divulgadores” están encima agrupados a nivel mundial en grupos sectarios que vete a saber sus fuentes e intereses y que piensan igual en todo a nivel mundial (pseudo escépticos).

    Es decir el divulgador escéptico no es un divulgador independiente, querríamos divulgadores independientes (lo mismo que científicos independientes), pero si pertenece a la secta mundial escéptica, ya no lo es, el escepticismo es una manera de tratar de controlar la divulgación científica a nivel mundial, siendo la divulgación el puente entre la sociedad y la ciencia.

    Hay que ver en manos de quien están hoy en día, los planetarios, museos de ciencias, programas de divulgación científica (Orbita Laika, Escépticos, etc.), revistas científicas (Quo, Muy Interesante, Scientific American, etc.), la divulgación científica en medios convencionales de prensa (de derechas o izquierdas, locales o estatales, públicos o privados).

    Estaría bien que los divulgadores (y no solo los científicos) empiecen a reivindicar su independencia frente a grupos ajenos no solo a la ciencia, sino a la divulgación, estaría bien que la sociedad esté informada de esto y haga una reflexión al respecto, había una frase que decía “traductor, traidor” (pues a veces no se traducía correctamente un libro de un idioma a otro), lo mismo se puede decir del divulgador que es el que traduce la ciencia a la sociedad (esta reflexión debería de hacerse plublicamente).

    • Don Pepe dice:

      ¿De qué hablas HN? Lo que relatas suena igual a como sonaban los presidentes de México cuando eran todopoderosos monarcas sexenales, nadie podía contradecirles, y en sus discursos -que eran muchos- se curaban en salud y siempre hablaban del “enemigo oculto”, “el enemigo agazapado” que siempre estaba al acecho para dar un zarpazo maligno a México.
      ¿Qué los “escépticos” son ateos? Pues por eso son escépticos.
      Y luego en los sitios españoles hablan de fulano o zutano como gran “ufólogo” o “ufólogo científico”.
      Ya lo expresé en otro comentario. ¿Qué estudia esa palabreja híbrida?
      La arqueología es el estudio de lo antiguo.
      La biología es el estudio de los seres vivos.
      Etc., etc., etc.
      Y se supondría que la ovnilogía estudiara a los…
      ¿A qué? ¿A espejismos que se ven en el cielo y no se sabe que son?
      Si estudia eso, entonces no estudia nada, porque no tiene nada tangible o concreto que estudiar. Los mal llamados “ufólogos (ovnílogos)” no estudian lo que no tienen, solo suponen. Y el suponer no es un logos, sino una creencia. Como hay gente que cree en los fantasmas, en Buda, en Alá, en el diablo; como los antiguos creían en el éter, en el Ave Fénix, en el homúnculo. Y hoy en día, en los SERES Y NAVES EXTRATERRESTRES, que un futuro serán sinónimo de éter, homúnculo, Ave Féniz, etc.

      • Javier dice:

        ” ¿Qué los “escépticos” son ateos? Pues por eso son escépticos.”

        Precisamente porque son ateos no pueden ser escépticos. Sólo lo pueden ser los agnósticos o bien creyentes o ateos realmente honrados intelectualmente.

  7. Artill dice:

    El otro día escuché a Mulet en la COPE en el programa de Jiménez Losantos hablando a favor de los transgénicos, Losantos no paraba de decirle que qué bueno que era su libro, que qué tontos que eran los ecologistas, etc., eso si, nada dijeron de que Mulet pertenece a un movimiento internacional sectario muy cuestionado llamado “ESCÉPTICOS”, y tampoco dijeron que este movimiento es profundamente anticlerical y ateo (esto lo digo por que estaban en la COPE, es una muestra de como el escepticismo se “cuela” en todos los sitios…, de divulgación, generalistas, públicos, privados, derechas, izquierdas, incluso creyentes…, da igual…, en la COPE hace unos años Armentia estuvo a punto de ser su “especialista en ciencia”, pero alguien les dio el “chivatazo de quien era” y no lo aceptaron, lo que cabreó bastante a Armentia pese a ser un activo militante ateo y anticlerical, lo cual es bastante contradictorio pero al parecer es que pagaban bien…, pero Mulet de forma puntual se les ha colado…).

    http://javarm.blogalia.com/historias/64253

    http://javarm.blogalia.com/historias/64380

    http://yamato1.blogspot.com.es/2009/09/javier-armentia-y-la-cope.html

  8. Ribell dice:

    En el caso de Mulet, tengo la sensación de que mas que ser un escéptico como Gámez (un tipo que vive de ello), es mas bien una persona que estaba interesada en difundir socialmente la benignidad de los transgénicos y se acercó al movimiento escéptico, pues pensó que tal y como es podía ayudarle en ese cometido.

    No podría asegurar al 100% que esto sea así, pero es la sensación que tengo, casos así hay unos cuantos y de diversos temas, no sería caso único el de Mulet, claro.

  9. chama dice:

    El sitio del escepticismo en nuestra sociedad …

    Una de las cosas quizás mas importantes a la hora de analizar nuestra sociedad en estos momentos, si se quiere analizar la misma como un todo, que es como creo que debiera hacerse.

    Sería ver la característica o características que definen a nuestra sociedad, por ejemplo en el pasado pudo haber una sociedad de cazadores- recolectores bastante integrados en el medio ambiente cuya finalidad era meramente sobrevivir y perpetuarse mediante la descendencia, luego pudieron venir versiones mas refinadas de sociedades que además de sobrevivir y perpetuarse querían transmitir su civilización, luego las diferentes sociedades quisieron transmitir los diferentes valores de sus distintas civilizaciones (lengua, religión, arte, etc.).

    Así llegamos hasta nuestros tiempos actuales, los tiempos de una sociedad globalizada que se dice mayoritariamente democrática y que está regida principalmente por un sistema capitalista con algunas correcciones sociales y también es una sociedad en la que el conocimiento y la tecnología derivada del mismo, ha avanzado mucho.

    Siendo estos los principales elementos que rigen nuestra sociedad actual, de los que pocas se pueden escapar, de todos ellos creo que el principal elemento es el capitalismo y lo que deriva del mismo, ya sea bueno o malo, la ambición de enriquecerse como principal motor social, luego están los que se enriquecen mucho, otros pocos y otros solo tratan de sobrevivir en el sistema.

    Siendo el dinero esa “gasolina” social que hace que el mundo funcione, comportándose de forma parecida a como se comporta la energía en las máquinas o la comida en un ser vivo.

    Si esto es así, el individuo, la sociedad, la naturaleza, la ciencia y la tecnología, serían elementos muy importantes en nuestra sociedad pero siempre en confrontación con el prácticamente valor máximo que es la riqueza personal y todo se valora monetariamente.

    De esta forma esos otros valores estarían sometidos de alguna forma a la riqueza e incluso dependerían de la misma y aunque en ocasiones fuesen valores muy importantes, invocados como tales o como valores principales, aunque incluso así lo fuesen de forma puntual, en general estarían subordinados y serían dependientes del valor principal que es el dinero.

    Por lo tanto la ciencia necesitaría de dinero para su investigación y luego dependería de “esos mecenas económicos” y sus intereses a la hora de continuar sus investigaciones y publicar sus resultados, esto ocurriría mas aún con la tecnología que es la ciencia aplicada, generalmente se hacen inventos con el interés principal de ganar dinero sobre otros.

    En este contexto, el movimiento escéptico, no estaría exento a funcionar con dinero y a verse sometido a los intereses de ese dinero, además sus miembros y dirigentes necesitarían también dinero, dinero que sacarían del propio movimiento y de que algunos mecenas económicos viesen de utilidad su actividad, como ocurre con casi todo en nuestra sociedad, por ejemplo divulgando y protegiendo sus nuevas tecnologías (farmacéuticas, eléctricas, telecomunicaciones, químicas y demás).

    En este sentido el movimiento escéptico, su red y su contacto directo con la divulgación, podrían servir para proteger y dar a conocer estas nuevas tecnologías, el movimiento escéptico sería “útil” al sistema y bajo ese punto de vista tendría “su espacio”, son un movimiento pro sistema y acrítico con el mismo en su prácticamente totalidad, además su concepto de progreso está prácticamente solo relacionado a los avances científicos y tecnológicos, algo que se da mucho en nuestra sociedad y que es parte importante del escepticismo también tratados estos temas de forma acrítica, pero cuyo fin principal realmente es ganar dinero con esos descubrimientos, como con casi todo en la sociedad.

    En esta misma línea, habría que ver si tanto la universidad, como la educación, como la ciencia, la tecnología y la divulgación (también el movimiento escéptico), estarían todos alineados con la idea de defender al sistema y a su principal valor, enriquecerse…, esto se podría ver bajo un planteamiento conspiranoico, es decir todo responde a una gran conspiración trazada para servir a estos valores sociales de los que el máximo es el dinero, o de otra forma menos planificada pensar que existen unos valores sociales de los que el máximo es el dinero a los que todos se acomodan, incluyendo el escepticismo.

  10. blanca dice:

    En estos momentos están hablando en ETB2 (la de habla castellana).

    En el programa “Sin Ir Mas Lejos”.

    Sobre ¿Medicina Tradicional O Terapias Alternativas?.

    Hay médicos defendiendo las terapias alternativas (entre ellas la homeopatía…).

    En frente está el físico y miembro del movimiento escéptico (ARP), Javier Armentia….

    Es muy habitual en esta cadena y este programa que “saquen a estos tipos”, ¿casualidad?.

  11. Formall dice:

    LOS PSEUDO ESCÉPTICOS TREMENDAMENTE ENFADADOS , RESPONDEN FURIOSAMENTE , POR UN ARTÍCULO QUE LES DESENMASCARA Y LES LLAMA SECTA ( ALGO QUE YA SE VIENE DICIENDO DESDE HACE MUCHO … ) :

    http://www.actasanitaria.com/secta-peligrosa-la-de-los-escepticos/

  12. zet1 dice:

    ¿A quién se le ocurre defender a un charlatán como Gámez?

    Double facepalm!

  13. elojocri dice:

    Una forma estupenda de evitar quedar en ridículo al comentar un artículo es leerlo antes de emitir la opinión.

Dejar un comentario

XHTML: Tu puedes usar estas etiquetas html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>