Published On: Vie, oct 5th, 2018

EL ENIGMA FULCANELLI. APUNTES DE INVESTIGACIÓN: JOBERT Y CANSELIET EN ESPAÑA

Share This
Tags

EOC 87 PortadaEn 2017 se cumplía “otro” 50º aniversario[1], el de la primera edición en español por Plaza & Janés de El misterio de las catedrales de Fulcanelli, obra legendaria que resultaba familiar para los aficionados a los misterios por las referencias, tanto al libro como a su autor, en El retorno de los brujos, de L. Pauwels y J. Bergier. Buena muestra del impacto de ésta última entre el público hispano fueron las sucesivas ediciones en los años 60, así que no es extraño que la editorial barcelonesa se decidiera a lanzar en 1967 una versión del libro que los seguidores del Realismo fantástico buscaban con avidez. Y tal vez no por casualidad, los dos primeros volúmenes con que arrancó la mítica colección Otros Mundos a finales de aquel año, fueron una reedición del Retorno y El misterio de las catedrales, ambos traducidos además por la misma persona, José Ferrer Aleu.

El libro había visto la luz por primera vez en Francia en 1926, editado por Jean Schemit con una tirada de 300 ejemplares primorosamente ilustrada por el pintor Jean Julien Champagne[2]. Firmaba el prólogo un joven de apenas 27 años llamado Eugène Canseliet, que se presentaba como discípulo del autor. Aquella primera edición pasó casi desapercibida en el París de entreguerras, salvo entre los entusiastas de la alquimia y el ocultismo que proliferaban en la capital francesa.Catedrales Fulcanelli

La tesis defendida por Fulcanelli era que las catedrales góticas constituían verdaderos “libros de piedra” que reflejaban los principios de la sabiduría hermética abiertamente, pero a través de símbolos incomprensibles para los no iniciados. Se afirmaba que el Arte Gótico derivaría del término argot, un lenguaje secreto sólo conocido por unos pocos (algunos hablaban de la “lengua de los pájaros”), y que la luz solar filtrada al interior de las catedrales poseería propiedades curativas debido a ciertas características especiales de las vidrieras.

Las reediciones de El misterio de las catedrales en Francia, España, etc. durante este medio siglo, corroboran el éxito de un libro que ha atraído a miles de lectores, pese a que la crítica historiográfica ha ido poniendo las cosas en su lugar: para José Luis Corral, catedrático de Historia Medieval en la Universidad de Zaragoza[3], Fulcanelli p. ej. confundió esculturas decimonónicas labradas durante las obras de restauración en Notre Dame de París, con “genuinas” tallas medievales, y lo mismo le ocurrió con las vidrieras que, excepto el rosetón de la cara norte, tampoco eran de la edad media. Al margen de su obra, la fascinación que aún hoy despierta Fulcanelli sería el misterio que le rodeó en todos los aspectos, desde su intrigante personalidad hasta su enigmática desaparición.

Mucho se ha especulado acerca de su verdadera identidad, postulándose un nutrido abanico de candidatos: se sospechó principalmente del prologuista (Canseliet) y del ilustrador (Champagne), así como del Doctor Jobert (de quien me ocuparé a continuación) y varios aficionados a la alquimia y el ocultismo del primer cuarto del siglo pasado como Pierre Dujols, Paul Decoeur, Camille Flammarion, René Schwaller de Lubicz, etc. También se pensó que tras el pseudónimo se hallaría un grupo de ocultistas y alquimistas que se hacía llamar “Los Hermanos de Heliópolis”, ya que Fulcanelli les dedicó su obra. El hecho de que en Sevilla exista un barrio del mismo nombre, y que E. Canseliet afirmara haberse encontrado años después con su maestro en la capital andaluza o sus alrededores, ha servido para proponer hasta un candidato nacional para ser Fulcanelli[4]: nada más y nada menos que el Infante Carlos de Borbón-Dos Sicilias, padre de la condesa de Barcelona y por tanto uno de los bisabuelos del rey Felipe VI.

Vamos a detenernos en los dos del título, que viajaron por España en épocas y por motivos diferentes, con todo tipo de comentarios y discusiones entre los estudiosos de Fulcanelli.

El Doctor Jobert: ¿alquimista o estafador?20180622_233419

Allá por 1905, el magazine francés Je sais tout publicó un extenso artículo de investigación sobre los alquimistas modernos[5], centrado en las experiencias desarrolladas por el doctor Alphonse Jobert, capaz de transmutar con un “polvo de proyección” de su invención el plomo en plata, y ésta en oro… O al menos así lo aseguraba al periodista que lo entrevistó, André Ibels, un joven escritor y cofundador de La Revue anarchiste.

Una década más tarde, el “doctor Jobert” (un simple alias) había caído en el descrédito, tras haber sido condenado por ejercicio ilegal de la medicina y estafa, para sumirse después, aparentemente, en el silencio más completo.

Siguiendo los pasos del investigador galo Christian Attard[6], autor de la más completa reconstrucción biográfica que yo conozca de este personaje, diremos que Jobert empezó a ser rescatado del olvido a partir de 1962, cuando en la revista Initiation et science, un colaborador escondido tras el apodo de Logos-Galaton (cuyo verdadero nombre sigue en entredicho) se preguntaba en un artículo titulado “Fulcanelli, hipótesis y reflexiones de un amigo de la Estrella Polar”, qué le sucedió al ciudadano Dousson, más conocido por el pseudónimo del ‘Doctor Jobert’, desaparecido una mañana cualquiera de su apartamento en la calle Rosalie hacia 1913. Retenga el lector este dato, pues queriendo o sin querer, el tal Logos-Galaton dijo algo importante.

Otros autores, como E. Canseliet, reiteraron la misteriosa desaparición de Jobert, pero retrasándola cinco años, a 1918[7].

Con el tiempo, la reivindicación de Jobert llegó al extremo de incluirle en la abultada lista de posibles candidatos a ser Fulcanelli[8] y entre los más famosos alquimistas del siglo XX[9].

A partir de aquí, algunos investigadores franceses, como C. Attard, comenzaron a desandar el camino y poner un poco de orden en la azarosa biografía de Alphonse Pierre Hippolyte Dousson, verdadero nombre del “doctor Jobert”.

Aparte de comprobar en los archivos del Registro Civil sus fechas de nacimiento y fallecimiento (1852-1921), que por cierto siguen sin ser corregidas en la entrada “Alphonse Jobert” de la Wikipedia[10] (¡que no siempre es una fuente fiable!), se pudo documentar mediante crónicas periodísticas de la época su caída en desgracia.

Ésta tuvo relación, por cierto, con una mina española… En 1907 Jobert entra en negociaciones con un inversor belga u holandés llamado Van den Hende, y le convence para adquirir una mina de plomo con propiedades argentíferas necesaria para proseguir  sus experimentos… La mina elegida sería una de la que alguien habló a Jobert en 1897, situada al otro lado de los Pirineos en una población llamada “Villalet”, en la provincia de Lérida.20180623_031136

No existe ninguna localidad en Lleida ni el resto de España con ese nombre así escrito, pero no se preocupe el lector que ni mucho menos estamos ante un enigma geográfico tipo Banjos-Banyoles-???? Estos será más sencillo, pues lo que sí hay es un municipio llamado VILALLER donde efectivamente había yacimientos mineros desde la época romana, y varias minas en explotación en fechas muy próximas a las dadas por Jobert. Todo apunta a un simple error de transcripción por la prensa francesa.

Ambos se asociaron, y ampliaron la sociedad a dos clérigos: un canónigo Fournier de París, y el P. Félix Grimaldi de Roma, quien poco antes había alcanzado cierta notoriedad[11].

No está claro si antes o después de adelantar a Jobert 14.000 francos (ó 20.000, según las versiones) para montar su nuevo laboratorio alquímico y comprar la mina leridana, el socio capitalista le exigió hacer una demostración de que era capaz de convertir el plomo en plata. En cualquiera de los dos casos, el alquimista habría hecho traer unas muestras minerales de la mina de “Villalet”, y una vez sometidas al “fermento” que había inventado, dijo que obtuvo unos lingotes con alto valor en plata.

Aunque Jobert insistía en disponer de un análisis efectuado por un laboratorio de Bruselas confirmando la pureza de esos lingotes, su socio capitalista no estuvo de acuerdo con los resultados, sus relaciones societarias quedaron rotas en 1909, y dos años después el señor Van den Hende denunció al alquimista por haberle estafado en la cantidad de la suma adelantada.

Por entonces había surgido el “escándalo Lemoine”, donde un pretendido ingeniero llamado Henri Lemoine había asegurado poder fabricar diamantes sintéticos mediante una sustancia sólo conocida por él (como siempre), y que a la postre resultó ser una mezcla de carbón y azúcar (¡!). El pícaro se las arregló para ganarse la confianza de Sir Julius Wernher (presidente de la compañía diamantera De Beers) por medio de unos experimentos amañados, y el objetivo del timo era que, con tal descubrimiento, las acciones de la compañía bajaran para así poder adquirirlas a bajo coste. Lemoine logró hacerse con una cifra importante (de 64.000 libras), dinero con el que debía poner en marcha una factoría para la fabricación de diamantes en serie que se hallaba en Arras-en-Lavedan, en el Pirineo francés, no muy lejos de la frontera española. 20180623_125551

Uno de los empleados de Wernher, Francis Oates, que había presenciado las demostraciones de Lemoine y sospechaba el montaje, convenció a su jefe para viajar a Francia y visitar la factoría, provistos de unas fotografías facilitadas por el inventor. Al no poder localizarla en las señas que les había dado, acudieron para informarse a la Gendarmería más cercana, donde no sólo les dieron la localización correcta sino que la supuesta factoría de las fotos  era una central eléctrica que suministraba a todos los pueblos de la zona… Sir Julius y Oates subieron al primer tren para París y en cuanto llegaron presentaron una denuncia en la Policía. Y todo terminó de venirse abajo cuando un joyero persa declaró que vendió al francés diamantes, los mismos que Lemoine anunció haber conseguido con el “carbón azucarado”.

Resulta que un escritor novel llamado Marcel Proust tenía algunas acciones de la compañía, y cuando el escándalo saltó a los titulares de la prensa internacional en 1908, decidió escribir unas crónicas sobre el asunto en Le Figaro, parodiando a diferentes autores franceses clásicos, al estilo de Balzac, Saint-Simon, Flaubert, Renan y otros. Pese a que todavía faltaban unos años para convertirse en el hombre que renovaría la novelística europea con el ciclo de En busca del tiempo perdido, el editor Gaston Gallimard vio el potencial literario del “affaire Lemoine”, recopilando todo el material de Proust publicado en Le Figaro en forma de libro[12].

Nuestro atribulado alquimista, temeroso de que le comparasen con Lemoine, y le cayese una condena similar (a seis años de prisión), se esforzó todo lo que pudo para marcar diferencias entre su propio caso y el del pretendido ingeniero, con magros resultados: p. ej., el diario Le Matin del 28/2/1911 titulaba “Un imitador de Lemoine” para referirse a las actividades de Jobert y las primeras pesquisas de la policía judicial de París a fin de comprobar los hechos denunciados.

A partir de las noticias de prensa, se puede recrear uno de los diálogos mantenidos entre Jobert-Dousson y el Juez instructor:

            Jobert.- Si el Estado quisiera…¡me encargaría de fabricarle treinta mil millones en oro en diez años!

            Juez Mr. Pradet-Balade.- ¿Cómo, treinta mil millones?

            Jobert.- Sí, treinta mil millones, y sin riesgo alguno para el Estado.

            Juez.- ¿Mediante cuál procedimiento?

            Jobert.- Mediante la “vía húmeda”… pues sepa usted que el “polvo de proyección”, que no es otra cosa que una especie de energías pulverizadas, no es mi único secreto.

            Juez.- ¿Y qué pide usted a cambio?

            Jobert.- Oh… simplemente un laboratorio donde me dedicaría a interesantes experimentos.

            Juez.- Bien, ya veo… ¡Agente, llévese al inculpado y devuélvalo a su celda!

Una vez finalizada la instrucción, el juez decidió remitir el expediente de Dousson-Jobert para enjuiciamiento al Tribunal Correccional (órgano judicial francés similar a nuestros Juzgados de lo Penal y Audiencias Provinciales), abriendo acusación contra él por los delitos de estafa y ejercicio ilegal de la medicina. Las crónicas señalan que Jobert no se presentó a la vista, celebrada por tanto en su ausencia, y con la intervención de un perito designado por el Tribunal, un ingeniero químico llamado Léon Masson, para responder varias preguntas sobre la alquimia y sus procedimientos. Veámoslas:

            Presidente del Tribunal Mr. Du Puy.- ¿Es posible la transmutación de los metales?IMG_2688

            Perito.- No, en el estado actual de la ciencia, Señoría.

            Presidente.- El hecho de que la transmutación de los metales sea imposible, en el estado actual de la ciencia, ¿excluye la buena fe del acusado?

            Perito.- Mire Señoría… los individuos dados a quimeras son a menudo muy sinceros. He tenido ocasión de tratar con gente que afirmaba haber descubierto el “movimiento perpetuo”, y no cabía dudar de su buena fe…

Finalmente, en Julio de 1912, fue dictada sentencia en ausencia (rebeldía) contra Alphonse Hippolyte Dousson, que fue condenado a dos años de prisión y al pago de una multa por importe de 50 francos[13].

 ¿Y qué sucedió después? C. Attard y otros investigadores sostenían que si Dousson cumplió la pena privativa de libertad que se le impuso, habría salido de prisión en 1914, y que aquel dato de Logos-Galaton sobre 1913 y la calle Rosalie sería muy endeble porque además dicha calle ni existe en el callejero parisino. Llegaron a sugerirse opciones alternativas, como que en vez de calle fuese otro tipo de vía con un nombre cambiado (la avenida Sainte Rosalie que sí existe), o bien parecido (se apuntó una calle Marie-Rose con el aliciente glamuroso de un famoso vecino que en la misma época vivía allí: el exiliado ruso Vladimir Ilich Ulianov, conocido como Lenin).IMG_2690

Sea como fuere, y cumplidas o extinguidas las penas impuestas, Jobert-Dousson habría decidido permanecer en el anonimato, hasta su fallecimiento en 1921.

¿O no fue así? Hay una referencia española sobre el “doctor Jobert” que no hemos visto reproducida ni mencionada en las fuentes consultadas de origen francés. Se trataría de la estancia en Madrid del alquimista durante 1913 y quizás parte de 1914, según la interesante aportación de José Rodríguez Guerrero[14]: <<(…) corría el año 1913 cuando José Xifré Hamel, acuciado por una notable crisis financiera, trajo desde París al alquimista Alphonse Jobert con la intención de que le demostrase si era posible transmutar la plata en oro. Sánchez Abril dice haber hablado con él en el Palacio Xifré de Madrid: “El doctor Jobert gusta llamarse Miguel Serveto. Habla un español excelente que aprendió trabajando en América para el señor Fernando de Lesseps. Tuvo muy a bien responder a mis cuestiones sobre las transmutaciones del ingeniero americano Rodolfo Hunter y del doctor Jollivet-Castellot“ (p. 67). Todo indica que Jobert no tuvo éxito en su empresa, pues Xifré acabó por vender su suntuoso palacio madrileño en 1914 y se marchó a vivir a Suiza>>.

IMG_2675

La fuente utilizada era una obrita titulada Diálogos de Alquimia escrita por Juan Sánchez Abril, publicada junto a un ensayo del alquimista alemán August Reichel sobre la “Transmutación a la Luz de la Ciencia Moderna”[15]. Sería una rareza bibliográfica absoluta, que Rodríguez Guerrero definía (lo mismo que de otras publicaciones citadas en su artículo) como una edición ausente de todos los catálogos consultados, sin copias en  la Biblioteca Nacional de España, ninguna en el Catálogo REBIUN (Red de Bibliotecas Universitarias Españolas), ni tampoco en el Catálogo Colectivo del Patrimonio Bibliográfico Español.

Tales Diálogos serían cinco, y de su autor parece no haber más información que la facilitada por el propio Rodríguez Guerrero: Sánchez Abril fue miembro de la logia masónica Verdad y Progreso de Málaga, así como promotor de su capítulo rosacruz; también perteneció a la Orden Teosófica de la Estrella de Oriente y participó en varios de los campamentos que el grupo celebraba anualmente en Ommen (Holanda). Otro miembro de la Orden de la Estrella fue José Xifré Hamel, con el cual Sánchez Abril mantuvo varias conversaciones y entre ellas la relativa a Jobert.

Bastante más se sabe del industrial José Xifré Hamel (1856-1920), tercera generación de una dinastía de indianos que había hecho fortuna en las Américas. Habiéndose quedado huérfano de padre en su minoría de edad, el duque de Sesto se encargó de su tutela, educándose en los más selectos ambientes de París, donde entró en contacto con círculos ocultistas y orientalistas. Fue amigo personal de otro famoso pupilo del duque, el futuro monarca Alfonso XII. Cuenta Méndez Bejarano la anécdota de que Alfonso XII, bajo influencia “eclesiástica”, le dijo a Xifré que sabía de su afición por el ocultismo y que debería elegir en el futuro entre visitar palacio y el ocultismo: Xifré no volvió jamás a visitar al Rey[16].

IMG_2680

Pero para lo que nos interesa, José Xifré también fue amigo personal de Helena Petrovna Blavatsky, fundadora de la Sociedad Teosófica en 1875 y a la que conoció en 1888, visitándola en París y Londres. Poco antes de fallecer en 1891, Mme. Blavatsky le puso en contacto con un abogado e ingeniero catalán llamado Francisco Montoliú Togores, encomendándoles la creación de una sección teosófica en España. Ambos se pusieron manos a la obra, siendo los fundadores de la revista Estudios teosóficos (1891-1892) editada en Barcelona y de corto recorrido debido a la prematura muerte de Montoliú con 31 años en Mayo de 1892. Xifré recogió el testigo para consolidar la obra iniciada con la fundación en Madrid de la revista Sophia en 1893, cuyo primer número salió en Enero de dicho año, hasta su última entrega en Marzo de 1914. Ambas publicaciones fueron financiadas por José Xifré, que junto a Montoliú llevaron a cabo también una ingente labor de publicistas, como traductores de textos fundamentales teosóficos y de las obras de H. P. Blavatsky, y otros como Henry S. Olcott.

José Xifré no sólo fue el sostén financiero de la revista Sophia durante más de veinte años, sino que también ayudó a la fundación en 1901 en Barcelona de la editorial Biblioteca Orientalista, de Ramon Maynadé y su mujer Carmen Mateos, que contribuyó a la difusión de la literatura teosófica en los países de habla hispana y que de hecho funcionó como editorial del grupo teosófico español. Y además de ejercer de mecenas del teosofismo y del orientalismo español y de dirigir el grupo teosófico español al menos hasta 1914, fue uno de los principales colaboradores, con artículos propios, de la revista Sophia.

Xifré Hamel

El año 1914 supuso un punto de inflexión para la teosofía española, con el cierre de la revista debido a la crisis económica sufrida por Xifré, situación que le obligó a vender y subastar la mayor parte de su patrimonio, como el desaparecido Palacio Xifré construido por su padre en el llamado Barrio de los banqueros, y considerado uno de los mejores ejemplos de la arquitectura neomudéjar madrileña. Desde luego, un marco incomparable para que el “doctor Jobert” siguiese sus pruebas de alquimia, según lo que contaba Juan Sánchez Abril en sus Diálogos.

Aparte del asunto de la mina leridana, había otro detalle que parecía conectar sutilmente a nuestro alquimista con España, como si su deseo de venir aquí fuera un viejo proyecto: en la entrevista de 1905 para Je sais tout, manifestó que si nadie le escuchaba en su propio país iría a cualquier otra parte donde el mercado del oro fuese libre, como por ejemplo España, de donde no le faltarían propuestas para ir a fabricarlo. En vista de lo que sucedió ocho años después, es lícito preguntarse si una de tales ofertas procedería tal vez del propio José Xifré. Decía también Sánchez Abril que a Jobert le gustaba llamarse “Miguel Serveto”, y curiosamente en 1906 había publicado un curso de alquimia por entregas con el pseudónimo de “Jean Servet” para la revista L’Echo du Monde Occulte.

Palacio XifréPor tanto, como afirmaba Logos-Galaton, es posible que la “desaparición” de Alphonse Jobert en 1913 de su apartamento en la calle parisina de nombre dudoso, fuera simplemente la concreción de una oferta para viajar a España a cuenta de un industrial teósofo y ocultista cuya ruina económica intentaba frenar acudiendo, se supone que a la desesperada, a un alquimista venido a menos para que le fabricase oro… Cabe hacerse unas cuantas preguntas: ¿es que Xifré ignoraba que Jobert había sido condenado por estafa un año antes? ¿O a lo mejor lo sabía, pero entre sus creencias y las excusas del otro acaso presentándose como “víctima” de una conspiración, resulta que le dio igual? ¿Sería el alquimista responsable de la ruina del industrial? ¿Qué fue de A. Dousson tras la bancarrota de su protector, le acompañaría a Suiza o bien separaron sus caminos?

Lo que sí sabemos es que José Xifré Hamel murió en 1920 en París con sólo trescientos francos en los bolsillos[17], y que su antiguo protegido dejó el mundo de los vivos en la capital francesa sólo un año después y posiblemente en similar penuria económica. Triste destino para uno de los candidatos a Fulcanelli (o fulcanellizables), aunque sería muy interesante profundizar la investigación sobre los últimos años, ciertamente “perdidos”, de ambos personajes. Por nuestra parte no quedará.

Viajes con Canseliet20180621_153603

 El prologuista de Fulcanelli aseguró haberse encontrado con su maestro pasado un cuarto de siglo desde su presunta desaparición hace 1925, en vísperas de publicarse El misterio de las catedrales.

Lo curioso es que aquel reencuentro no habría acontecido en París o cualquier otro escenario de la geografía francesa… sino más alla de las fronteras: en España, y más concretamente en Sevilla o sus alrededores.

La controversia entre los estudiosos del tema y “fulcanellianos” en general sobre las fechas de aquel viaje, la localización del lugar donde ambos se encontraron, y otras circunstancias de tan espinosa cuestión no ha cesado. Y sin descartar que todo hubiera sido una fantasía más o menos elaborada por Canseliet.

Desde luego ha ayudado muy poco para la credibilidad de esta historia, las versiones contradictorias que el protagonista fue dando a lo largo de los años. Antes de exponer mi modesta aportación a dicha controversia, convendrá explicar en qué consiste.

Empezando por la cursiva del segundo párrafo, una expresión cuyo original en francés sería par delà les frontières. En 1964, Eugène Canseliet publicaba esto: “Poco después del experimento en la fábrica de gas (en 1922), exactamente la magistral demostración realizada delante de tres testigos, Fulcanelli nos hizo la siguiente confidencia sin que nosotros la hubiésemos solicitado ni tampoco la comprendiéramos (…) para justificarle por el transcurso de unos treinta años: Hijo mío, llegará una época en que usted ya no podrá operar en alquimia, en que le será necesario buscar otra región rara y benigna, sin duda privilegiada y situada hacia el sur, más allá de las fronteras…”[18]

ABEn 1981 Canseliet publicó unas “Memorias alquímicas” por capítulos en el número 14 de la revista La Tourbe des Philosophes, donde aclararía el sentido de la expresión de marras: “(…) a mi regreso de España, donde había podido esclarecer… gracias a los limpios y propicios cielos de Andalucía (…) Sin duda alguna, yo había recibido allí abajo, más allá de las fronteras…”

La primera versión conocida del viaje tampoco ayuda demasiado, puesto que aparece en forma de relato publicado por el escritor Claude Seignolle, amigo de Canseliet y que pretendía publicar esta extraña historia en una recopilación de testimonios más o menos fantásticos pero con la condición de que no apareciera el nombre del protagonista.

Lo que se contaba era que, tras recibir la misteriosa llamada, Canseliet hizo sus maletas y emprendió el viaje a España. Su lugar de destino era Sevilla, donde alguien se reuniría con él.

Efectivamente, alguien salió a su encuentro —no se sabe exactamente quién— y Canseliet fue llevado a un gran palacio o castillo en la montaña. Allí fue recibido por su viejo maestro, Fulcanelli, el cual tenía aún el aspecto de un hombre de unos cincuenta años, y Canseliet tendría entonces cincuenta y cuatro.

Canseliet fue conducido a sus habitaciones, en un piso alto de una de las torres del palacio, y su ventana daba a un patio grande y rectangular. Durante su estancia, Canseliet tuvo la clara impresión de que el lugar era el refugio de toda una colonia de distinguidos alquimistas (o incluso adeptos, como su propio maestro), y que era propiedad de Fulcanelli. Poco después de su llegada, le mostraron un pequeño laboratorio y le dijeron que allí podría trabajar y hacer sus experimentos.

Al volver a sus habitaciones, Canseliet se asomó a la ventana para respirar el aire fresco y observó el patio inferior. Allá abajo, vio un grupo de niños (probablemente hijos de otros invitados en el palacio) que estaban jugando. Pero había algo extraño en ellos. Al fijar más la atención, comprendió que eran las ropas que llevaban. Parecían trajes del siglo XVI. Los niños estaban entregados a alguna clase de juego, y Canseliet pensó que se habrían vestido de aquel modo para alguna mascarada o fiesta de disfraces. Aquella noche se acostó y no volvió a pensar en el incidente.

Al día siguiente, volvió a sus experimentos en el laboratorio que le habían asignado. De vez en cuando, se presentaba su maestro, le hablaba brevemente y comprobaba sus progresos.

Una mañana, Canseliet bajó la escalera de la torre donde se alojaba, encontrándose a sí mismo bajo una puerta abovedada que daba al patio. De repente oyó voces y, cruzando el patio, se acercó a un grupo de tres mujeres que iban charlando animadamente.

Canseliet se sorprendió al ver que llevaban vestidos largos y holgados al estilo del siglo XVI, como los niños que había visto un par de días antes, ¿Sería otra mascarada? Las mujeres seguían acercándose.20180621_153613

Canseliet se debatió entre la sorpresa por lo que veía y la incomodidad de verse sorprendido a medio vestir. Iba a dar media vuelta y volver a sus habitaciones, cuando, al pasar las mujeres por delante de él, una de ellas se volvió bruscamente, le miró y sonrió. Fue cuestión de un breve instante. La mujer se volvió de nuevo a sus compañeras y juntas siguieron su camino, fuera de su campo visual. Canseliet se quedó pasmado. Jura que la cara de la “mujer” que le había sonreído era la de Fulcanelli[19].

El anonimato duró poco, pues Canseliet decidió dos años más tarde, o sea en 1971, hablar del asunto y abrirse con respecto al extraño viaje que lo habría llevado a Andalucía y Sevilla. Esto fue lo que contó al periodista Henri Rode lo entrevistó a este respecto en el primer número de la revista Le Grand Albert:

“En lo que que concierne a Fulcanelli vivo, lo está realmente… El tiempo no cuenta… Tuve la oportunidad de volverlo a ver en 1951 y descubrir el lugar secreto donde se encontraba. Yo viajaba por España, no lejos de Sevilla, donde me hospedaba con unos amigos que poseían una bella mansión con terraza y escalera doble hacia el parque. Sentí de pronto a Fulcanelli en el ambiente. Sobre todo cuando descubrí bajo mi ventana –añadiendo al encanto de la escena– la presencia de un niño de unos diez años y una niña pequeña que parecían salidos de un cuadro de Velázquez. Les acompañaban un pony y dos galgos. Pero, tras una de aquellas largas noches de trabajo que acostumbro a tener, el descubrimiento que hice me pareció más persuasivo si cabe: en un largo paseo con densa vegetación, una joven dama, una reina, caminaba, portando el collar del Toisón de oro y seguida de una dueña. Todo esto muy vivo, muy luminoso. La joven dama me hizo un cálido gesto con la cabeza, y estuve seguro de que Fulcanelli me susurraba “¿me reconoces?”, a lo que le respondí “Sí”. Pero no sabría cómo traducir esta certeza…”

Vemos que Canseliet señalaba 1951 como año de su viaje a España, mientras que otros como el ocultista británico Gerard Heym, que conoció a Canseliet por ser amigo de su hija, vio su pasaporte y ahí figuraba un visado de entrada a España fechado en 1954. En cuanto a la forma que Canseliet recibió el mensaje, o la llamada, para ir a España, es cosa menos sabida; pero Heym tenía la impresión de que el mensaje le fue transmitido de alguna manera paranormal, posiblemente por clarividencia.

Lo cierto, y sin perjuicio de que el discípulo de Fulcanelli viajase varias veces a España durante los años ’50, es que existe una postal enviada por Canseliet a su amigo Philéas Lebesgue, escrita el jueves 14 de mayo de 1953 y con un sobre matasellado en Madrid. Dada la relevancia del documento y su brevedad, ahí va su traducción:

            “Madrid este jueves, Mi muy querido amigo,

            Habiéndose presentado la ocasión, la he cogido al vuelo y héme aquí en España desde hace diez días. De Salamanca he llegado esta mañana a Madrid en plena fiesta, la San Icidro, al parecer. Le presidente Salazar será recibido aquí mañana. En cuanto a mí, pobre filósofo adelantado de este siglo, me ‘embarcaré’ el sábado, con mucho menos ruido, para Córdoba y Sevilla. No quería que usted permaneciese más tiempo sin noticias mías. En cuanto regrese a finales de mes, mi primera visita será para usted. Mi mejor recuerdo a todos, y, para usted, mis pensamientos afectuosamente fieles.                                                                 

E. Canseliet “

 Algunos investigadores han dudado de que fuese en 1953 porque faltaban los sellos del sobre, y porque Canseliet decía que había llegado a la capital “en plena fiesta, la San Icidro (sic), al parecer”, con lo cual no podría haber sido aquel año al caer el 15 de mayo, fiesta del santo, en viernes y no en jueves… El motivo de estas discusiones es que en otras declaraciones Canseliet afirmaba que cuando volvió a ver a Fulcanelli éste tendría 113 años, y dependiendo de los años de nacimiento del “fulcanellizable” de turno, no daba lo mismo 1951, que 1952, 1953 ó 1954.

Pero lo cierto es que aparte de ser visible el año 1953 en el matasellos del sobre, hay un elemento indirecto que lo confirmaría: la visita del presidente de Portugal que Canseliet comentaba como de pasada a su amigo Lebesgue, un notable lusófilo que se había escrito con ex-presidentes portugueses como Teófilo Braga, Bernardino Machado o Manuel Teixeira Gomes. Pero Canseliet no debía estar al corriente de las interioridades de la política portuguesa, pues confundió al presidente del Consejo de Gobierno, Oliveira Salazar, con el militar que el aquel momento ostentaba la jefatura del estado, despiste explicable por los veinticinco años que llevaba Salazar ocupando su cargo.

En la portada del diario ABC del día siguiente a la carta de Canseliet, 15 de mayo de 1953, se puede ver una foto oficial del general Higinio Craveiro Lopes, con el pie de “que llegará en la mañana de hoy para permanecer unos días como huésped de honor de S.E. (el general Franco) … Madrid se dispone a tributar al ilustre visitante un cálido recibimiento”. Y por si no fuera suficiente, el mismo rotativo informaba unos dias antes, el 28 de abril, de los festejos celebrados en el país vecino con motivo del citado 25º aniversario, anunciando la próxima visita a Madrid del presidente de la República, general Craveiro Lopes.

No sé si Canseliet viajó a España una, dos, tres… o las veces que fueran. Pero es indudable que en 1953 estuvo en España y que su intención era viajar a Andalucía, incluida Sevilla, en la segunda quincena de Mayo de dicho año.

José Juan Montejo



[1]Ver en EOC nº 85-86 (Diciembre 2017), mi artículo “UMMO: 50 años del caso perfecto”.Frontispice_du_Mystère_des_cathédrales-e1462128317707-1024x711

[2] Mi amigo el bibliófilo italiano Marco Mucci es uno de los afortunados en disponer de uno de esos 300 ejemplares, comprado hace años a un anticuario de Turín quien lo consiguió de un alquimista local.

[3]Autor de la novela Fulcanelli. El dueño del secreto, Ed. Marlow, Barcelona, 2008.

[4]Hipótesis desarrollada por Javier Corzo Sánchez en La identidad de Fulcanelli (Ed. Círculo Rojo, Almería, 2016).

[5]Artículo titulado “Les faiseurs d’or”, en Je sais tout, Vol. VIII, 15 Septembre 1905.

[6]Ver en su blog Reinedumidi, las entradas sobre Alphonse Jobert e Hippolyte Dousson, ésta última fechada en Diciembre de 2012.

[7]Canseliet, Eugène: Deux Logis alquimiques, Jean-Jacques Pauvert Ed., París, 1979.

[8]Khaitzine, Richard: Fulcanelli et le cabaret du Chat Noir: Histoire artistique, politique et secrète de Montmartre, Ed. Ramuel, París, 1997.

[9]Dubois, Genevieve (coord.): Los alquimistas del siglo XX, Eds. Obelisco, Barcelona, 2002.

[10]Consulta de la entrada “Alphonse Jobert” en la Wikipedia el 18/6/2018.

[11]Félix Grimaldi había sido secretario particular del cardenal Jean Baptiste Pitra, y autor de Les Congrégations romaines. Guide historique et pratique (Sienne, 1890), donde criticaba en tono irónico algunos hábitos y vestimentas del clero romano, razón por la cual su obra fue incluida en el Índice de libros prohibidos en 1891.

[12]Editado en 1919 con el título de Pastiches et Mélanges. Hay también versión española (El escándalo Lemoine), publicada en las editoriales Ático de los Libros (2010) y Funambulista (2012).

[13]Información y detalles extraídos de varios periódicos franceses, principalmente Le Figaro y Le Petit Parisien del 24/7/1912, y de La Lanterne del 26/7/1912. Conviene precisar que el diálogo entre el instructor y el inculpado se parece demasiado a uno de los que mantuvo Jobert con Ibels en Je sais tout.

[14]Rodríguez Guerrero, José: La Alquimia en España durante el Período Modernista a través de sus Libros, artículo publicado en la “Revista Azogue”, 5, 2007.

[15]Editada por Librería General de Victoriano Suárez, Madrid, 1929.

[16]Méndez Bejarano, Mario: Historia de la filosofía en España hasta el siglo XX – Ensayo, Ed. Renacimiento, Madrid, 1929.

[17]Así lo aseguraba César González Ruano en un extenso artículo de acerada pluma dedicado al “extraño y estupendo caballero D. José Xifré y Hamel”, publicado en La Libertad el 1/2/1929.

[18]Canseliet, Eugène: Alchimie – Études diverses de Symbolisme hermétique et de pratique Philosophale, Jean-Jacques Pauvert Ed., París, 1964.

[19]Seignolle, Claude: Invitation au château de l’étrange, Ed. Maisonneuve et Larose, París, 1969.

Dejar un comentario

XHTML: Tu puedes usar estas etiquetas html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>