Published On: Jue, oct 4th, 2018

DISTRIBUCIÓN GEOGRÁFICA DE LOS “ENCUENTROS CERCANOS” OVNI EN ESPAÑA

Share This
Tags

Publicado en EOC nº 87

EOC 87 PortadaEn este artículo se realiza un análisis de la distribución geográfica de la localización de los informes de presuntos avistamientos OVNI en España desde el año 1900 hasta el año 2012. La muestra es de 975 casos de “aterrizaje” procedentes de tres catálogos construidos por V.J. Ballester Olmos. Con este trabajo se pretende determinar de qué provincias españolas proceden los informes de dicho fenómeno y su relación con la demografía.

Palabras clave: OVNI, provincia, análisis, población, territorio, encuentro cercano

Abstract

This paper presents an analysis of the geographical distribution of the site location of reports of alleged UFO sightings in Spain from 1900 to 2012. The sample used gathers 975 “close encounter” cases collected from three catalogs developed by V.J. Ballester Olmos. The purpose of this work is to determine which Spanish provinces contribute reports and the relationship between their geographical distribution and population.

Keywords: UFO, analysis, province, population, territory, close encounter

 ————————————————————————————————————————–

Introducción

La ufología no se considera una disciplina científica a causa de la inexistencia de un objeto de estudio que se haya verificado por la vía de evidencia empírica incontestable. Por la falta de repetición sistemática, regular o controlada del fenómeno es imposible establecer las variables cíclicas que permitan contrastarlos datos y su posterior cuantificación. Después de más de medio siglo de estudio de  los fenómenos OVNI, no sólo seguimos sin tener pruebas que  demuestren su procedencia extraterrestre sino que muchos investigadores se plantean su propia inexistencia. Que sean naves espaciales de civilizaciones extraterrestres no es más que una creencia ampliamente extendida, pero que no está sustentada en pruebas genuinas o científicamente legítimas.

En realidad, los defensores del fenómeno OVNI sólo pueden basarse en testimonios de personas que aseguran ser testigos, siendo esta la única prueba de la que disponen. Por consiguiente, en la actualidad, las únicas ramas de la ciencia que pueden realizar un estudio fidedigno son la Antropología, la Sociología y la Psicología.

Por esta razón, en este artículo se realizará una investigación antropológica de la distribución geográfica del fenómeno OVNI en España.

Lamentablemente, tras siete décadas de “platillos volantes” y OVNIS (el fenómeno se popularizó en 1947), lo único que tenemos son miríadas de confusiones bienintencionadas con fenómenos astronómicos, meteorológicos y aeronáuticos, fraudes, y una apabullante ausencia de pruebas físicas definitivas.  La ufología española es una de las pocas que, fundamentalmente con algunos trabajos realizados en los años 70 y 80, ha aportado algo significativo al estudio científico del fenómeno. Sin embargo, por la mala literatura y peor televisión, actualmente se parece, y mucho, a una religión, con sus fervientes creyentes sosteniendo la más dura de las creencias.

Avistamientos OVNI en España

Para realizar un estudio sobre la distribución espacial de los avistamientos OVNI, es necesario primero situar la casuística sobre el mapa de España. En nuestro país, la investigación estadística se debe principalmente a ocho autores: Vicente-Juan Ballester Olmos, Miguel Guasp, José-Tomás Ramírez y Barbero, Félix Ares de Blas, David G. López, José Ruesga, Juan A. Fernández Peris y, más recientemente, Julio Plaza del Olmo. Gracias a la gran labor que han realizado estos investigadores hoy podemos dar con una imagen visual y conocer la prospección cuantitativa que refleja el fenómeno.

Mapa 1. Avistamientos OVNI 1950-1977, “El fenómeno OVNI. Análisis estadístico de 28 años de observaciones en España” (David G. López, Félix Ares de Blas y Ángel Salaverría Garnacho) 

Mapa 1

Un examen de los casos OVNI de todo tipo ocurridos en España entre 1950 y 1977, extraído  de un ensayo de David G. López et al[1], muestra las provincias más frías y más calientes en cuanto a generar informes OVNI. La muestra usada en este trabajo es de 1.746 casos de observaciones OVNI  de cualquier tipo y categoría ocurridos entre 1950 y 1977. Tras analizar el mapa se observa que la mayoría de los casos se concentran en la zona pirenaica, en una franja que ocupa el País Vasco, Navarra, Huesca, Lérida y Barcelona, Cáceres y Sevilla, y en menor medida otras provincias gallegas y andaluzas.  El centro de la península carece de grandes aglomeraciones de informes OVNI, muy escaso o casi inexistente en ambas Castillas.

Análisis demográfico.

En los años 70-80, los investigadores han estudiado la correlación de la distribución geográfica de casuística OVNI con la población.  Sus estudios han demostrado que la cantidad de casos en cada provincia no guardaba una relación clara con la densidad de población. V.J. Ballester Olmos en la conferencia científica del Center for UFO Studies que se celebró en el año 1976[2]en Chicago afirmaba que la distribución de observaciones aéreas era aleatoria, mientras que la de los encuentros cercanos era selectiva y evitaba las áreas pobladas. En uno de sus estudios, F. Ares de Blas aducía que la distribución total de los casos de la oleada 1968 – 1969, se ha mostrado aleatoria, y que este resultado debía ser extensivo a toda casuística.[3] Ares creó un modelo donde se separaba la casuística OVNI en grupos por densidades de población provinciales y, aplicando las ecuaciones estadísticas, llegó a la conclusión de que la cantidad de casos por millón de habitantes en cada provincia no guardaba una relación clara con la densidad de población. Según este estudio, la distribución OVNI resultaba aleatoria.

López, Ares y Salaverría en su trabajo “Bases para una modelación teórica del fenómeno OVNI” dividieron la muestra de 1.746 casos de los avistamientos desde 1950 hasta 1977 en:

Casos Tipo 1: aterrizajes o evoluciones a baja altura.

Casos Tipo 2: portadores (de un objeto parecen salir o entrar otros).

Casos Tipo 3: Fenómenos que efectúan a gran altura, no factibles para aparatos convencionales.

Casos Tipo 4: Fenómenos que efectúan evoluciones a gran altura, si factibles para aparatos convencionales.

Casos Tipo 5: Fenómenos de luminosidad instantánea.

Centrándose sobre todo en los casos Tipo 1, los autores manejaron una gran cantidad de variables para poder crear un modelo teórico del fenómeno OVNI. En uno de los apartados de su trabajo analizaron  los coeficientes de correlación de Pearson entre las distribuciones teóricas y reales, y hallaron la siguiente tabla:

Tabla 1

Número de casos por periodo y correlación de Pearson

Hallada  entre las distribuciones teóricas y reales.

PERIODO Nº CASOS COR RELACIÓN
50-60

266

0, 4 6

6 1 -7 0

620

0,57

71-77

860

0,54

50-77

1746

0,66

Al observar la tabla, se ve que ambas distribuciones (teórica y real) mantienen un gran sincronismo entre sí, acentuándose más a medida que aumenta número de casos considerado por los investigadores. Lo que les lleva a la conclusión de que la distribución real mantiene todas las características de un fenómeno aleatorio y de que no parece existir ninguna causa extrínseca o intrínseca que condicione la distribución geográfica de los avistamientos OVNI.

El coeficiente va creciendo a medida que aumentan  los casos de la muestra: 0,46, para 266 casos; 0,57,  para 620 casos, etc. Aunque en el período de los años 71–77 hubo un descenso del valor de correlación, el número total de casos analizados obtuvo un coeficiente de correlación de Pearson de 0,66 con respecto a la distribución del modelo elaborado por ellos.

De esta manera se deduce que cuando en España se hayan registrado 4.800 casos, el coeficiente de correlación habrá alcanzado la unidad, que significaría que la correlación seria completa. Es decir, con una muestra de esta cuantía, quedaría plenamente demostrado que el modelo teórico diseñado por los autores se ajusta totalmente a la distribución de los casos realmente producidos. Aunque se sigue observando que a nivel global los coeficientes de correlación reflejan una casi total sintonía entre las distribuciones reales y teóricas, no por ello dejan de existir provincias en las que el número de avistamientos es superior al esperable por azar y otras en las que ocurre todo lo contrario.

En el mismo trabajo[4], los autores citados, analizaron las influencias sociológicas en el desarrollo de las oleadas y elaboraron la hipótesis de que los máximos u oleadas son provocados por  factores sociológicos inherentes al observador, llegando a la conclusión de que:

  1. El incremento gradual de observaciones está motivado por la creciente difusión en los medios de comunicación.
  2. Los máximos y los mínimos que se presentan en la distribución dependen de las motivaciones sociológicas sobre los observadores y aumentan con la irrupción  en el espacio aéreo de nuevos prototipos aeronáuticos.

En uno de los apartados de este análisis, los autores citados crearon un modelo que analizaba la correlación entre casuística OVNI y densidad de población por provincias. Tras una serie de ecuaciones demostraron que la cantidad de casos por millón de habitantes en cada provincia no guardaba una relación clara con la densidad de población, o sea, era aleatoria y se reducía considerablemente en las regiones montañosas. Además, el número de casos guardaba una relación con la climatología, pudiendo esta cuantificarse.

J. Ruesga[5] analizó una recopilación de 177 casos andaluces. El resultado de su análisis demostraba que la casuística OVNI tenía una relación directa: a más población, más informes. En uno de sus trabajos, el capitán de Infantería J.T., Ramírez y Barberó[6],al investigar la muestra de 195 casos producidos en la Península Ibérica durante el año 1975, deducía que la muestra obedece a la ley según la cual en los avistamientos Tipo I (aterrizajes) se produce una correlación directamente proporcional a la densidad de población, aunque en todos los casos de tipología diferente esta correlación es inversamente proporcional a la densidad de población.

En su trabajo “Una revisión sobre la relación entre la densidad de población y avistamientos OVNI”, J. Plaza del Olmo[7]asocia todos los trabajos realizados anteriormente y comprueba que cada investigador comparaba cosas distintas: unos comparaban número de avistamientos frente a población, otros frente a densidad de población y otros casos por habitante frente a densidad de población.

Lo que hizo este investigador fue tomar los datos en bruto de los trabajos originales y calcular las mismas relaciones para cada uno. Resultó que todos los trabajos eran coherentes entre sí y reafirmaban que cuanta más gente habita un lugar, mayor probabilidad de recepción de informes de avistamientos OVNI, sin embargo, ambas magnitudes no crecen a la misma velocidad. Al aumentar la población al doble, el número de avistamientos OVNI no aumenta de la misma manera, es menor. El crecimiento sub-lineal de las observaciones puede estar relacionado, con la mayor cantidad de luz artificial en lugares con mayor población (ciudades).Plaza del Olmo concluye su investigación afirmando que aparece un claro patrón que puede ser explicado simplemente con factores sociales, y que no requiere apelar a fenómenos extraños o desconocidos.

Tras analizar las investigaciones de estos autores se hace evidente que existe una necesidad de revisión de la distribución geográfica de las observaciones producidas en España para encontrar otros posibles factores que influyen en la casuística OVNI.

Análisis de la distribución geográfica

La muestra escogida para el presente trabajo es de 975 casos, correspondientes al sumatorio de tres precisos catálogos preparados por V.J. Ballester Olmos[8]y sus colaboradores J.A. Fernández Peris y J. A. Cezón Alonso. A efectos de este estudio, no se discriminará entre casos explicados e inexplicados.

La muestra se divide en 975casos entre 1900 y 2012[9]. La distribución de estos 975 “encuentros cercanos” entre las 50 provincias españolases es la siguiente:

Tabla 2

Catálogo NEWCAT, NELIB, LANIB. V.J. Ballester Olmos, J. A. Fernández Peris, J. A. Cezón Alonso. Relación provincias/recepción informes OVNI 1900-2012

 Tabla2

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

La tabla expresada en el mapa se quedaría reflejada de esta manera:

 Mapa 2. Mercedes Pullman. Número de casos de “Encuentros cercanos” en provincias de España. 1900-2012 (NEWCAT, NELIB, LANIB)

 Mapa 2

 

 

 

 

 

 

 

Que tabulada gráficamente muestra la siguiente distribución:

tabla

 

Vemos claramente que las provincias con mayores índices de informes de presuntos aterrizajes OVNI son: Sevilla  y Cádiz (Andalucía) y Santa Cruz de Tenerife (Canarias) con más de 60 casos cada una, seguidas de Málaga y Córdoba (Andalucía),Cáceres y Badajoz (Extremadura), Lugo y A Coruña (Galicia), Barcelona (Cataluña), Madrid,  Murcia, Valencia y Zaragoza, que tienen más de 20 casos cada una.  Pero este análisis no sería completo si no se realiza un estudio de los umbrales temporales de la casuística. A continuación se presentan los mapas divididos en 3 períodos temporales de recepción de los informes de aterrizajes OVNI recogidos de los catálogos de aterrizajes de Ballester Olmos, España 1900 – 2012. Los tres períodos establecidos son: 1900 – 1939 (hasta final de la Guerra Civil Española), 1940 – 1979 (dictadura de Franco y transición), 1980 – 2012 (democracia).

 Mapa 3. Recepción informes OVNI de 1900 a 1939. Mercedes Pullman (NEWCAT, NELIB, LANIB) 

Mapa 3

 

 

 

 

 

.

Mapa 4. Recepción informes OVNI de 1940 a 1979. Mercedes Pullman (NEWCAT, NELIB, LANIB)

 Mapa 4

 

 

 

 

 

Mapa 5. Recepción informes OVNI de 1980 a 2012. Mercedes Pullman (NEWCAT, NELIB, LANIB)

 Mapa 5

 

 

 

 

.

Mapa 6. Recepción informes OVNI de 1900 a 2012. Mercedes Pullman (NEWCAT, NELIB, LANIB)

 Mapa 6

 

 

 

 

 

 

Tras el análisis de los mapas se constata que:

 -        En España se han registrado informes de avistamientos OVNI antes del año 1947 (famoso caso de Kenneth Arnold).Hay que consignar, sin embargo, que todos fueron post-datados (informados con posterioridad a ese año paradigmático).

-        La cantidad de recepción de informes aumenta considerablemente con el cambio de régimen político, y sobre todo en la época de democracia.

-        Durante la dictadura de Franco y el principio de la transición a la democracia aumentan los informes de observación OVNI, sobre todo en las provincias de Vizcaya, Guipúzcoa, Sevilla, Cádiz, Málaga, Santa Cruz de Tenerife y Baleares.

-        Desde el año 1980, los informes de avistamientos aumentan considerablemente en varias provincias centrándose sobre todo en el Sur, Noreste y Noroeste y costa mediterránea del país.

Analizando los mapas, se observa que la aglomeración de casuística OVNI se concentra en pocas provincias dejando al resto con escasez evidente, lo que demuestra que las observaciones OVNI llevan un patrón específico territorial. Este hecho nos lleva a considerar que en el futuro, es  necesario investigar cuáles son los factores que influyen en la recepción de informes en las provincias con mayor número de avistamientos. Siguiendo la línea de investigación procedemos a averiguar  la correlación de recepción de informes por provincias y las superficies de la mismas utilizando los datos del Instituto Geográfico Nacional.

Mapa 7. Relación informes OVNI/superficie  km 2provincias. Mercedes Pullman. (España en cifras 2014 INE. Datos Instituto Geográfico Nacional)

 Mapa 7

 

 

 

 

 

 

Tras analizar la correlación de las provincias y recepción de informes de avistamientos OVNI se aprecian dos anomalías:

  1. Las provincias con superficies grandes poseen  un número bastante reducido de observaciones comparado con su territorio.

Tabla 3

Relación provincias de gran superficie/pocos informes. Mercedes Pullman

PROVINCIA

KM2

Ciudad Real

19.813

7

Cuenca

17.141

8

Toledo

16.370

4

Teruel

14.810

6

  1. Las provincias con superficies  reducidas alcanzan mayor aglomeración de los informes de avistamiento OVNI.

Tabla 4

Relación provincias superficie reducida/más  informes

PROVINCIA

KM2

 

Vizcaya

2.217

17

S.C. de Tenerife

3.381

69

Barcelona

7.728

34

Cádiz

7.436

64

A Coruña

7.950

23

Madrid

8.028

26

Esto nos lleva a la conclusión de que la superficie de las provincias no tiene correlación alguna que pueda corroborar la hipótesis de que a mayor territorio más informes de avistamientos.

Para poder globalizar el estudio, se ha elaborado un mapa  para poder analizar dicha correlación dividida por las Comunidades Autónomas. Para realizar el análisis cuantitativo satisfactorio es imprescindible establecer la correlación de informes recibidos por Comunidades Autónomas con la superficie de las mismas.

Mapa 8. Recepción informes OVNI 1900 – 2012 por CC.AA. Mercedes Pullman  (NEWCAT, NELIB, LANIB, España en cifras 2014 INE. Datos Instituto Geográfico Nacional)

 Mapa 8

 

 

 

 

 

 

 

Al inspeccionar el mapa se hace destacar la falta de equidad entre el tamaño del territorio y el número de avistamientos OVNI. Algunas Comunidades  presentan mayor aglomeración de informes de avistamiento OVNI independientemente de su superficie. Especial atención se merece la recepción de informes en Galicia y Castilla León. Con una sensible diferencia de 62.649 km2entre ellas, tienen la misma cantidad de avistamientos. En la siguiente tabla se puede comprobar, igual que en el análisis de provincias, que las observaciones no mantienen correlación directa con la superficie de las Comunidades Autónomas.

Tabla 5

Correlación Comunidades Autónomas  de España km 2 /recepción informes OVNI.  Mercedes Pullman. (INE, Anuario estadístico de España, NEWCAT, NELIB, LANIB)

 Tabla5

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 La siguiente tabla demuestra que no existe correlación entre la cantidad de casos y la superficie de cada Comunidad Autónoma.

Tabla 6

Mayor aglomeración avistamientos OVNI por Comunidades Autónomas de España (INE, Anuario estadístico de España, NEWCAT, NELIB, LANIB)

CC.AA

Km2

Nº Informes

Andalucía 

 87.268                 

303

Canarias  

7.493

91

Cataluña    

32.108                  

82

Galicia

29.574                  

68

Extremadura     

41.634

56

Valencia

23.255

47

Murcia

881.9

32

Madrid

605.8                    

26

País Vasco

7.234                    

25

 Aunque la superficie de Andalucía se asemeja a las superficies de las comunidades de Castilla León y Castilla La Mancha, resulta que la primera muestra un número mucho más elevado de avistamientos que las otras dos comunidades citadas. Las Comunidades de superficie reducida como Madrid, Murcia, Canarias y País Vasco presentan mayor aglomeración de informes en comparación con las comunidades colindantes.

 Suponiendo que Madrid y Murcia tienen más población del área metropolitana, Canarias y País Vasco no se ajustan a este criterio. Extremadura merece una mención especial ya que teniendo la mitad de la superficie que sus comunidades vecinas, casi les iguala en número de avistamientos. El análisis de los mapas de provincias y de Comunidades Autónomas de España demuestra que la cantidad de las observaciones OVNI no tiene correlación directa con las superficies de los territorios. Posiblemente depende de otras variables a tener en cuenta como por ejemplo el número de habitantes en la zona, creencias y relaciones culturales con lo mágico, nivel educativo y socio-económico. Al ver el resultado del estudio de correlación de recepción de informes OVNI con las superficies y no obtener una demostración de la hipótesis de que a mayor superficie mayor cantidad de recepción de informes, procedemos al análisis demográfico que nos ayudará establecer variables de correlación entre la población y los avistamientos. Para empezar, analizaremos la migración de la población española desde 1900 hasta 2011 que quedará reflejada en las tablas 7 y 8.

 La tabla 7 representará la migración de la población dividida por décadas,que nos ayudará a analizar la cantidad y el porcentaje del crecimiento/decrecimiento poblacional a lo largo del siglo. La tabla 8 representara la agrupación de las variables de la migración adherida a las Comunidades Autónomas de España que a su vez nos facilitará el enfoque global de la migración poblacional española. Adquiriendo los resultados, se establecerá la correlación entre la recepción de informes de avistamientos OVNI y la migración de la población en España.

 tabla 7 - copia

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  tabla 7 - copia (2)

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

Valencia (806556 habs.), Madrid (775034 habs.), A Coruña (653556 habs.) y Asturias (653556 habs.). En cambio, las que tenían menos habitantes eran Álava (96385 habs.), Soria (150462 habs.), Las Palmas (156696 habs.), Segovia (159243 habs.) y La Rioja (189376 habs.). En el período 1900-1950 en términos absolutos, las cifras de aumento mayores se dieron en Barcelona (+1177578 habs.), Madrid (+1151277 habs.), Sevilla (+544118 habs.), Valencia (+541356 habs.) y Córdoba (+326049 habs.).

Las peores corresponden a Teruel (-9999 habs.), Huesca (-8635 habs.), Almería (-1612 habs.), Guadalajara (+3092 habs.) y Soria (+10720 habs.). En cifras relativas, los mayores incrementos tuvieron lugar en Melilla (+691’34%), Ceuta (+351’70%), Madrid (+148’55%), Las Palmas (+139’46%) y Barcelona (+111’67%). Los porcentajes menores correspondieron a Teruel (-4’06%), Huesca (-3’53%), Almería (-0’45%), Guadalajara (+1’54%) y Castelló/Castellón (+4’59%). En el período 1950-2001 en términos absolutos, los mayores incrementos correspondieron a Madrid (+3497073 habs.), Barcelona (+2573808 habs.), Valencia (+868373 habs.), Alacant/Alicante (+827860 habs.) y Sevilla (+628229 habs.). Y las menores cifras correspondieron a Badajoz (-160898 habs.), Lugo (-151268 habs.), Cáceres (-145456 habs.), Cuenca (-135373 habs.) y Ourense (-129457 habs.). 21 provincias perdieron habitantes en el periodo.

 Tabla 8

 tabla 8

En términos relativos, los mayores aumentos se produjeron en Madrid (+181’54%), Álava (+142’68%), Las Palmas (+136’57%), Alacant/Alicante (+130’56%) y Barcelona (+115’31%). En el otro extremo, las evoluciones más negativas ocurrieron en Soria (-43’72%), Teruel (-42’43%), Cuenca (-40’32%), Zamora (-36’97%) y Ávila (-34’89%). En el período 1950-2001 en términos absolutos, los mayores incrementos correspondieron a Madrid (+3497073 habs.), Barcelona (+2573808 habs.), Valencia (+868373 habs.), Alicante (+827860 habs.) y Sevilla (+628229 habs.). Y las peores cifras correspondieron a Badajoz (-160898 habs.), Lugo (-151268 habs.), Cáceres (-145456 habs.), Cuenca (-135373 habs.) y Ourense (-129457 habs.). 21 provincias perdieron habitantes en el periodo.

tabla 8b

En términos relativos, los mayores aumentos se produjeron en Madrid (+181’54%), Álava (+142’68%), Las Palmas (+136’57%), Alacant/Alicante (+130’56%) y Barcelona (+115’31%).

En el otro extremo, las evoluciones más negativas ocurrieron en Soria (-43’72%), Teruel (-42’43%), Cuenca (-40’32%), Zamora (-36’97%) y Ávila (-34’89%). En el último censo, realizado en 2001 las provincias más pobladas eran Madrid (5423384 habs.), Barcelona (4805927 habs.), València/Valencia (2216285 habs.), Sevilla (1727603 habs.) y Alacant/Alicante (1461925 habs.). Por contra, las menos pobladas eran Soria (90717 habs.), Teruel (135858 habs.), Segovia (147694 habs.), Ávila (163442 habs.) y Palencia (174143 habs.).

 En la tabla 9 queda reflejada la relación de la población global por provincia con la recepción de avistamientos OVNI.

 Tabla 9

Relación población /recepción informes OVNI. Mercedes Pullman. (INE, NEWCAT, LANIB, NELIB)

 Tabla9

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 En la tabla 10 se refleja el decrecimiento de la población en las provincias españolas agrupado por las Comunidades Autónomas de España. En la tabla 11 se reflejan las provincias cuya población ha aumentado más del 100%.

 Tabla 10                                                                                       

Decrecimiento de población por provincia   más de  100% 1900-2011.  Mercedes Pullman (INE)                                                           

 tablas 10 y 11 - copia

Tabla 11                                                                                                    

Crecimiento de población por provincia 1900-2011. Mercedes Pullman. (INE)                                                                                                                                                                 tablas 10 y 11                     

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Representando las tablas 10 y 11 en el mapa de España dividido por provincias podemos observar que a mayor población mayor es la recepción de informes de avistamientos OVNI,  exceptuando Lugo (- 30.92%), Ourense (-28.77%) de Galicia, Huesca (-3.31%) de Aragón, Badajoz (-14.93%) y Cáceres (-24.33%) de Extremadura.

Mapa 9. Representación de correlación crecimiento/decrecimiento de población y recepción de informes de avistamientos OVNI 1900-2011. Mercedes Pullman (INE, NEWCAT, LANIB, LENIB)

 Mapa 9

 

 

 

 

 

 

 

 No existe correlación proporcional de población/recepción de informes que puede confirmar la hipótesis sobre el aumento de avistamientos OVNI a mayor población. Pero hay indicios de que en algunas provincias han aumentado los avistamientos con el crecimiento de la población y en otras con el decrecimiento por razones de momento desconocidas.  Esto nos lleva a la conclusión de que no podemos confirmar que con el aumento de la población crece la recepción de informes de avistamientos OVNI y que existe proporción lineal entre la población y avistamientos OVNI. 

Conclusión

Tras el exhaustivo estudio de las investigaciones realizadasen los años 70 y 80 es evidente que la distribución de casuística OVNI mantiene todas las características de un fenómeno aleatorio y que no existe causa extrínseca o intrínseca que condicione su distribución geográfica. La influencia sociológica es un factor importante que afecta considerablemente a los máximos y los mínimos que se presentan en la distribución geográfica.

Comprobada la correlación de casuística OVNI y densidad de población se deduce que la cantidad de casos por millón de habitantes en cada provincia no guarda una relación clara con la densidad de población, por consiguiente es aleatoria. Sin embargo la probabilidad de observación y narración de un suceso OVNI se amplifica en función del aumento de la densidad de población.Cuanta más gente habita un lugar, mayor es la probabilidad de informar sobre avistamientosOVNI, un patrón que se puede explicar con factores sociales o simplemente numéricos, a más población, mayor probabilidad, sin necesidad de apelar a fenómenos extraños o desconocidos.

Examinando los umbrales temporales de la casuística OVNI entre los años 1900 – 2012 se concluye que los avistamientos Tipo I (“aterrizajes”) tienen un claro patrón sociopolítico demostrandoque con el aumento de libertad de expresión, medio masivo de información y comunicación y la disminución de influencia católica, la recepción de informes de observación asciende considerablemente.

Al finalizar el meta-análisis de los mapas realizados para encontrar una correlación entre la recepción de informes y superficie de  provincias/comunidades se puede afirmar que las observaciones no guardan una relación directa con los espacios territoriales, pero tampoco se puede aseverar que son aleatorias ya que se destacan varias regiones con gran afluencia de casos, lo que nos lleva a la conclusión de que existen otros posibles factores que pueden explicar la divergencia de las superficies y los informes de los avistamientos. Los datos obtenidos instigan a las futuras reflexiones de casos y factores a tener en cuenta dependiendo de la provincia o CC.AA. y la cantidad de los informes recibidos.

 Mercedes Pullman / Incea.net (mpulman2@gmail.com)

Notas:

[1] David G. López, Félix Ares de Blas y Ángel Salaverría Garnacho, “El fenómeno OVNI. Análisis estadístico de 28 años de observaciones en España”, Parte III de “Bases para una modelación teórica del Fenómeno OVNI”, en Actas del Primer Congreso Nacional de Ufología. Ponencias Técnicas, STENDEK-CEI (Barcelona), 1978, páginas 75-106

[2]Vicente-Juan Ballester Olmos, “Are UFO Sightings Related to Population?” Proceedings of the 1976 CUFOS Conference, Nancy Dornbos (editor), CUFOS (Northfield, Illinois), 1976, páginas 15-24.         

[3] Félix Ares de Blas. “Los aterrizajes tienden a producirse en zonas poco densamente pobladas”. Stendek, nº 29. Septiembre, 1977, páginas 32 – 39

[4]D. G. López, F. Ares de Blas y A. Salaverría. “Bases para una modelación teórica del fenómeno OVNI.” Actas del primer congreso nacional de ufología. CEI (Barcelona, 1978).

[5]José Ruesga Montiel”. A propósito de la distribución de las observaciones OVNI”. Stendek, nº 30. Diciembre 1977, páginas 43–47.

[6]José-Tomás Ramírez y Barberó, “Notas estadísticas de la actividad OVNI de 1975 en la Península Ibérica”, Stendek, Nº33, septiembre 1978, páginas 41-45.

[7]Julio Plaza delOlmo, “A Review on the Relation between Population Density and UFO Sightings”, Journal of Scientific Exploration, Vol. 29, Nº. 3, 2015, páginas425–448.

[8]Vicente-Juan Ballester Olmos y Juan Antonio Fernández Peris, Enciclopedia de los encuentros cercanos con OVNIS, Plaza &Janés (Barcelona), 1987.

[9]Vicente-Juan Ballester Olmos 14y José Antonio Cezón Alonso, “NEWCAT: Inventario de informes de aterrizaje OVNI en la Península Ibérica recopilados desde 1985”, Valencia, 2016 (Inédito).

 

Agradecimientos: A Vicente-Juan Ballester Olmos por apoyarme siempre y ofrecerme su ayuda y conocimiento en todo lo que necesito, y a David G. López por aportar la información y sabias correcciones.

Dejar un comentario

XHTML: Tu puedes usar estas etiquetas html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>