PERIODISMO DEL MISTERIO… ¿HEROES O CHARLATANES?

Share This
Tags

Publicado en EOC nº 80/81

EOC 80 portada“Solo tienes derecho a hacer cosas geniales…”. Esto me dijo, en una noche inolvidable, André Malby, amigo personal de mi admirado Andreas Faber Kaiser hasta el día de su muerte. Y siempre supuse que esa frase estaba dirigida, genéricamente, a quienes se autodenominan investigadores o divulgadores del mundo de las anomalías. Pero lo cierto es que rara vez hacemos cosas geniales.

A diferencia de lo que ocurre en otros ámbitos del periodismo, en el llamado “periodismo del misterio”, pasan los años sin que se produzcan titulares realmente relevantes. En otros ámbitos del periodismo nos encontramos con grandes temas que han sacudido los cimientos de toda la sociedad: de los GAL de El Mundo a los “Papeles de Panamá” del CIPI, pasando por el caso NOS, los “niños robados” o el escándalo del Metro de Valencia destapado por Jordi Évole…

Sin embargo, desde los 12 primeros expedientes OVNI del Ejército del Aire español filtrados a J.J. Benítez, no existen “Watergates” del misterio.periodismo del misterio

A pesar de que la divulgación en el ámbito de las anomalías pretende enfrentarse a las cuestiones más trascendentes e importantes del ser humano, somos incapaces de generar información realmente relevante más allá de la entrevista a un testigo, la crónica de una noche de psicofonías en una casa abandonada o el viaje a un lugar lejano y exótico cargado de supuestos misterios… ¿Qué estamos haciendo mal? ¿Por qué algunos divulgadores de anomalías se autodenominan “periodistas de investigación” cuando no investigan realmente nada?

thenewyorktimesNo se trata de un problema de cualificación. Al contrario. Probablemente no existe mejor escuela periodística que la investigación de las anomalías. Ejemplos como Carlos G. Fernández lo demuestran sin lugar a dudas. Desde su entrada en el Diario de Pontevedra no ha cesado de demostrar su profesionalidad, ascendiendo en el periódico y firmando reportajes o noticias que sus compañeros (unos redactores, otros fotógrafos) no podían ejecutar solos. Carlos se curtió como reportero en el contexto ufológico, y esa fue su mejor facultad. Hoy puede cubrir mejor que ninguno de sus compañeros, licenciados en Ciencias de la Información, cualquier evento político, social o deportivo, realizar el reportaje fotográfico, o escribir un guion televisivo…

Los periodistas que llegaron del misterio, parafraseando a Malby, pueden hacer cosas genialeS. Solo hay que vigilar las listas de los libros más vendidos para encontrarse con que ensayos o novelas de autores como José Lesta, Bruno Cardeñosa o Javier Sierra han encabezado dichas listas hace algunos años. Y no fue por sus “padrinos” en los medios, sino por su valía. Sobraban ganas, ilusión y buenas intenciones, pero el verdadero periodismo de investigación precisa de mucho más.

El campo de las anomalías pretende enfrentarse a las preguntas existenciales más importantes de la historia de la humanidad: ¿existe vida después de la muerte? ¿Hemos sido visitados por inteligencias no humanas? ¿Posee el cerebro humano formas de percepción no sensoriales?, etc… Pero pasan los años y los divulgadores no terminan de aportar ninguna información relevante en ninguno de esos supuestos. Por el contrario. EOC es un buen ejemplo de cómo cada día descubrimos que supuestos misterios, divulgados recurrentemente en libros, programas o revistas, en realidad no son tales… Quizás ha llegado el momento de que nos detengamos un instante para hacer una autocrítica sobre el sector más influyente del mundo del misterio: sus divulgadores. De hecho, el último gran engaño “paranormal” colectivo, el caso del Yeti de Formigal, al que dedicamos un completo informe en este número, es el ejemplo más reciente de la mala praxis de los periodistas. Incluidos los autodenominados “periodistas del misterio”. Porque el problema no está en los especialistas en el misterio… sino en el periodismo.Spotlight (1)

Si no está muy claro que es un periodista, ni eso que llamamos genéricamente “misterio”, menos aún que es un “periodista del misterio”.

Según el DRAE un periodista “es una persona legalmente autorizada para ejercer el periodismo, y/o persona profesionalmente dedicada en un periódico o en un medio audiovisual a tareas literarias o gráficas de información o de creación de opinión”. Entendiendo por periodismo: “Nombre masculino. 1: Profesión que comprende el conjunto de actividades relacionadas con la recogida, elaboración y difusión de información actual o de interés para transmitirla al público a través de la prensa, la radio o la televisión. 2: Conjunto de estudios o conocimientos necesarios para conseguir el título de periodista”.

En cuanto al termino “misterio” la Real Academia es mucho más ambigua, sugiriendo una docena de definiciones distintas (http://dle.rae.es/?id=PPVzcmY). La número 1, más cercana a este contexto dice: “1. m. Cosa arcana o muy recóndita, que no se puede comprender o explicar”. Así pues, desde el punto de vista exclusivamente lingüístico, entenderíamos por “periodista del misterio” a “una persona legalmente autorizada para la recogida, elaboración y difusión de información, para transmitirla al público a través de la prensa, radio o televisión, sobre cosas arcanas o recónditas que no se pueden comprender o explicar…”.

cartel1

En realidad son los investigadores, y no los periodistas, los que recogen y elaboran la información relevante sobre misterios… solo que no lo hacen con la motivación de “trasmitirla al público a través de la prensa”. Y salvo casos excepcionales, los autodenominados “periodistas del misterio” no son personas “legalmente autorizadas” (licenciados en Ciencias de la Información), para ejercer el periodismo.

La mayoría nunca cursó esa carrera universitaria, o de cursarla, no llegaron a terminarla. Sin embargo, en España, el periodismo es una de esas titulaciones inútiles que, a diferencia de lo que ocurre con la medicina, derecho, ingeniería, etc, no implica riesgos de intrusismo. De hecho algunos de los periodistas más reconocidos del país no estudiaron la carrera o nunca la terminaron: Angels Barceló, Carlos Herrera, Matias Prats, Sara Carbonero, Margarita Landi, Carles Francino, Ana Blanco, Lucía Riaño, etc. Sin embargo estos periodistas contaron con la ventaja de especializarse en ámbitos reconocidos socialmente: periodismo político, sucesos, crónica social, periodismo deportivo… Pero ¿qué es el “periodismo del misterio”?

iker2

Si introducimos ese concepto en Google, el oráculo del siglo XXI, en seguida nos encontramos, entre los primeros 4.490 resultados listados, con nombres familiares, aunque de reputación y credibilidad muy diferente: Javier Pérez Campos, Miguel Ángel Segura, Javier Sierra, Álvaro Anula Pulido, José Alvarenga, Cristina Candela, Francisco Contreras, Fran Recio… Son los primeros nombres propios asociados a ese término que encontramos en el buscador. Y aún siendo todos nombres familiares para los aficionados a las anomalías, lo único que parecen tener en común es que se autodenominan “periodistas del misterio”.

Investigadores contra divulgadores

andreasfaberkaiseryjjbenitez

El uso popular de este término, impulsado por las redes sociales, se ha extendido en los últimos años. Antes los conocíamos simplemente como divulgadores. Y aunque todavía hoy muchas personas confunden ambos términos, intentando convertirlos en sinónimos, lo cierto es que durante décadas, y en lo referente a las anomalías, investigadores y divulgadores han sido términos casi antónimos. Sin embargo, por razones obvias, la inmensa mayoría de los aficionados solo han conocido el trabajo de los divulgadores.

joan_crexell_45

Personas que, en la mayoría de los casos sin pretender ejercer el periodismo, escribían libros, hacían programas de radio o TV, o redactaban artículos sobre OVNIs, parapsicología, astroarqueología, etc, destinados no a publicaciones técnicas, sino al gran público. 

Fernando Sesma, Antonio José Alés, el Dr. Fernando Jiménez del Oso, el “Profesor” D´Arbo, Enrique de Vicente, Andreas Faber Kaiser, Antonio Ribera o J. J. Benítez (el único licenciado en Ciencias de la Información)… son algunos de esos divulgadores que durante los años 60, 70 y 80 dibujaron en el imaginario popular, a través de sus reportajes, nuestra forma de entender los misterios.

LAMICH

Mi generación y las posteriores construyeron su primera percepción sobre las anomalías en base a sus libros, programas o artículos. Y como ocurría antes, lo único que tienen en común esos nombres, todos familiares aunque de diferente credibilidad y prestigio, es que eran “divulgadores” de lo paranormal.

Por contra, existían otros personajes, a los que tardamos mucho más en conocer, que no estaban interesados en la divulgación, sino en la investigación. No dirigían revistas comerciales, ni programas de radio o TV. De hecho rara vez participaban como entrevistados.

Hipergea

Algunos de ellos incluso abominaban específicamente del “periodismo del misterio”, y aunque han sido puntales en los que se han apoyado generaciones posteriores, hoy muy pocos aficionados sabrían reconocer los nombres de Manuel Osuna, el Dr. Alfredo Bonavida, Eduardo Buelta, José Antonio Lamich, Ramón Navia, Oscar Rey Brea, Sinesio Darnell, Joan Crexells, etc.

No, en el ámbito de las anomalías no es recomendable confundir los términos “divulgador” (o “periodista del misterio”) e investigador. Aunque la mayoría de los aficionados, y/o autodenominados “periodistas del misterio”, se definan como “investigadores”.

Y mientras en otros ámbitos periodísticos está muy clara la diferencia entre un periodista deportivo y un jugador o un entrenador de futbol; entre un periodista rosa y un miembro de una Casa Real, un cantante o un actor, o entre un periodista político y un diputado, un concejal o un alcalde; en el ámbito del “misterio” todo es más confuso.

Hasta el punto de que todos los autores que hemos colaborado con algún medio, o que hemos publicado libros, somos considerados “periodistas del misterio”, sin tener en cuenta que para algunos dicha clasificación podría resultar despectiva.

Probablemente personajes tan diferentes como el padre Pilón, Vicente Juan Ballester Olmos, Germán de Argumosa, Pepe Ruesga, Ramos Perera, Ignacio Cabria, etc, se sentirían ofendidos si alguien los considerase “periodistas del misterio”.

Google Maussan

De la misma forma, resultaría incorrecto considerar a publicaciones técnicas y especializadas, como Psi Comunicación, Hipergéa, Cuadernos de Ufología, o incluso El Ojo Crítico, publicaciones periodísticas. Eran y son otra cosa.

Sin embargo, y como ocurría en los 70, 80 o 90 del siglo pasado, hoy los nombres realmente conocidos por el gran público son los de los autodenominados “periodistas del misterio”. Ellos crean la opinión y la imagen que tiene la sociedad sobre el mundo de las anomalías. Solo hay que hacer un sencillo experimento para comprobarlo.

Google Bonavida

Si ponemos en Google el nombre de Jaime Maussán, sin duda el “periodista del misterio” más conocido del mundo actualmente, aparecen casi un cuarto de millón de entradas.

Pero si ponemos el nombre del Dr. Alfredo Bonavida, profesor de física y participante en la investigación de grandes clásicos como “el OVNI de Zurbaran”, “Daro” o “Mónica Nieto”, apenas aparecen medio millar…

Google IkerSi escribimos en Google el nombre de Iker Jiménez, sin duda el mayor exponente del “periodismo del misterio” en España, aparecen más de 400.000 entradas.

Si escribimos el nombre de José Antonio Lamich, autor de los trabajos más audaces (y pendientes de estricta revisión) de la parapsicología de laboratorio en España, solo encontramos 700 tristes referencias… ¿Qué significa esto?

Es obvio. La imagen que tiene el gran público sobre el mundo de las anomalías es, en gran (o total) medida, obra de los “periodistas del misterio”. Ellos y no nosotros, los investigadores, son quienes crean opinión. Quienes dibujan en el imaginario popular la percepción que tiene la sociedad sobre “el misterio”. ¿Y qué opinión tiene la sociedad sobre estos temas…?Google Lamich

Mientras algunos nos interesamos por buscar la verdad objetiva sobre los hechos, la mayoría de los “periodistas del misterio”, y esta es una discusión que yo mismo he tenido en muchas ocasiones con referentes del sector, no consideran esa su responsabilidad. “Nosotros nos limitamos a recoger lo que nos cuentan y a contarlo. Esa es la labor del periodista…“. Están en su derecho. Aunque lo que cuentan los testigos no siempre refleja hechos objetivos, sino, en el mejor de los casos, la interpretación que ha hecho el testigo de los supuestos sucesos.

Álvaro Anula Pulido, jovencísimo autor de una de las primeras seis entradas que encontramos en Google al buscar este término, definió perfectamente, aunque de forma un poco contradictoria, ese planteamiento: “En realidad, el periodismo de misterio no busca dar explicaciones ni pronunciar soluciones acerca de fenómenos anómalos, sino que se limita a informar sobre un suceso acontecido, donde el periodista de lo insólito acude al lugar de los hechos para hacerse eco de una noticia y para cerciorarse de la veracidad o no de ese suceso acontecido”. (1)

El misterio como “terrores nocturnos”

La pregunta es: ¿Qué buscas en el misterio? Si lo que buscas es disfrutar del miedo o soñar con “realidades” fantásticas, es un divertimento más recomendable y saludable que el tuning, el botellón o los selfies extremos. Pero si lo que buscas es la verdad a las grandes preguntas existenciales, parece que el periodismo del misterio no es el mejor lugar para encontrarla. Al menos no es suficiente.

Si revisamos las conferencias, artículos, programas, webs y demás producciones del “periodismo del misterio” nos encontramos con dos palabras que se repiten con mucha frecuencia para identificar el interés del autor: soñar y miedo. Y la suma de soñar y pasar miedo nos da como resultado “terrores nocturnos”.¿En eso pretendemos convertir el mundo de las anomalías?

No todos, pero si la mayoría de los autodenominados “periodistas del misterio” insisten en “invitarnos a soñar” o a disfrutar del miedo. Convirtiendo ambos conceptos en un producto comercial. Y espero que no se me malinterprete. El futbol es un deporte, y el periodismo deportivo una especialidad periodística, pero también un producto comercial. Como la música, la medicina o los sucesos. Y nadie duda de su existencia.

benitez

Por ejemplo: los periodistas de sucesos resaltan los aspectos más dramáticos y luctuosos del mundo del crimen, porque si no venden ejemplares o mantienen la audiencia sus medios cerrarán, pero son los policías los que detienen a los delincuentes, y los criminólogos quienes analizan los aspectos teóricos del delito. Eso no significa que los crímenes no existan. Simplemente delimita los intereses y objetivos de cada profesional en el campo penal: periodistas de sucesos, policías, criminólogos, abogados, jueces, procuradores, etc.

Cuando un policía, un juez, un abogado o incluso un criminólogo escribe un libro relatando sus experiencias, opiniones o vivencias en el mundo del delito, a nadie se le ocurre llamarle “periodista de sucesos”. ¿Por qué no ocurre lo mismo con el “periodismo del misterio”?

No es nada nuevo. Ya autores tan veteranos como J.J. Benítez o Antonio José Alés nos invitaron a soñar y a temer en el siglo pasado.

La primera pantalla de acceso a la web de J.J. Benítez se inicia con la leyenda: “Vive más el que sueña”. Aunque el requisito inexcusable para soñar es estar dormido… por tanto ¿Prefieres la pastilla azul o la pastilla roja? ¿Es mejor vivir más años dormido o vivir menos pero despierto?

En nuestra adolescencia casi todos escogíamos soñar con civilizaciones extraterrestres, espectros y fantasmas, milagros sobrenaturales… Pero a medida que evolucionamos en la investigación de las anomalías nos damos cuenta de que la mayoría de los casos en que sustentábamos esos sueños eran falsos. Y la sensación de perder años de tu vida sustentando tus creencias en fantasías irreales es frustrante.

Antonio José Alés: el gestor del miedoAles2

Antonio José Biosca Díaz, por su parte, más conocido con el nombre artístico de Antonio José Alés, fue el primer “periodista del misterio” que supo explotar comercialmente el miedo.

Iker Jiménez ha sido el digno sucesor de esa escuela, creando a su vez una tendencia muy popularizada por otros “investigadores” actuales, especializados en buscar fantasmas en casas abandonadas…

Mi generación, y otras anteriores y posteriores a la mía, crecimos en el mundo de las anomalías escuchando los programas de Antonio José Alés, y disfrutando del miedo agazapados bajo las sábanas.

A pesar de que, tras sus 17 años como “periodista del misterio”, y a diferencia de otros periodistas como Benítez, no haya aportado nada a nuestro conocimiento sobre las anomalías.  pesar de que a Antonio José Ales nunca le interesó lo paranormal o el misterio (en eso se diferencia de Iker Jiménez), los buenos réditos de audiencia de sus relatos de terror y paranormales le obligaron a especializarse en esa temática. En la que quedó definitivamente atrapado el 15 de agosto de 1979 cuando su “Alerta OVNI”, emitida por la Cadena SER congregó a 12 millones de oyentes.

ales3Ese año, para aprovechar el tirón comercial, saca su propia revista a los kioskos: Mas Allá de Medianoche. Deja la Cadena SER y su programa pasa a emitirse por Radio España, Radio Miramar y Cadena España respectivamente, hasta 1983, que pasa a Onda Cero.ntonio José Alés comenzó en la radio. El 1 de agosto de 1977 empezó la emisión de Agosto Noche en la Cadena SER, que después pasaría a llamarse Verano Noche y por fin, ante las buenas cifras de audiencia, Medianoche. A pesar de que a Antonio José Ales nunca le interesó lo paranormal o el misterio (en eso se diferencia de Iker Jiménez), los buenos réditos de audiencia de sus relatos de terror y paranormales le obligaron a especializarse en esa temática. En la que quedó definitivamente atrapado el 15 de agosto de 1979 cuando su “Alerta OVNI”, emitida por la Cadena SER congregó a 12 millones de oyentes.

Una época en la que nuevos éxitos, como la Antena de Oro que obtiene en 1989, terminan de encasillarlo en una temática que nunca le gustó. Después de Medianoche realzó otros programas, como Enigmas, de los que mi generación todavía conserva algunos grabados en cintas de cassette.

Para nosotros Alés era un ícono del misterio. Como lo es Iker Jiménez para las generaciones actuales… Hasta que tuvimos la oportunidad de conocerlo personalmente.Ales

En 1994, justo antes de vender toda su biblioteca y desaparecer de la escena pública hasta 1999, por una historia personal muy turbia e incómoda de tratar -a pesar de estar indirectamente relacionada con el mundo de las mánticas y el misterio-, Alés volvió a intentar recuperar la rentabilidad de su nombre en los kioskos sacando una nueva publicación comercial: El Mago, Señor de los Secretos. Y se involucró activamente en fraudes, estafas y engaños varios, como El Palacio de Linares (Ver EOC nº 0).

Sin embargo para muchos incautos, yo lo fui hasta que lo conocí personalmente, continua siendo un referente del “periodismo paranormal”.

darboComo el “Profesor” D´arbó, otro personaje que ha generado miles de contenidos en prensa escrita, libros, programas de televisión y radio; y que jamás ha sentido el menor interés, y lo que es peor, el menor respeto, por el mundo de las anomalías. Y sorprendentemente todavía hoy, muchos jóvenes aficionados al misterio continúan considerando al Teacher, un referente del “periodismo del misterio”, rescatado para el gran público por el programa Cuarto Milenio… Quizás lo sea.

Alés y D´arbó son dos de los protagonistas del artículo “La prostitución del periodismo paranormal” que en 1998 me valió el veto en todos los medios nacionales especializados en anomalías. Hoy, veinte años después, cambian los nombres y los medios, pero poco más. Y lo que es peor, la filosofía comercial de personajes como ellos ha infectado a nuevas generaciones… (ver http://elojocritico.info/la-prostitucion-del-periodismo-paranormal-i/ )

cartel3

Historia del Periodismo de Misterio en España

En un brillante intento por dignificar el “periodismo del misterio”, en octubre de 2009, y como conferencia inaugural de las Iªs Jornadas de Periodismo del Misterio celebradas en la Universidad de Sevilla, Javier Sierra pronunció una magnífica conferencia titulada “Cuatro décadas de periodismo del misterio”. Lo mejor que yo he escuchado hasta ahora sobre el tema. (2)

Sierra intenta dibujar la historia de esta forma de periodismo datando su inicio en los años 60 con la revista Planete, fundada por Louis Pawwels y Jacques Bergier, que intentaron rentabilizar el éxito de su libro “El retorno de los brujos” sacando su propia revista especializada en lo que denominaron “Realismo Fantástico”.planete01

Planete se publicó originalmente en Francia, pero en 1968 aparece su edición española: Horizonte, editada por Plaza y Janés y con una tirada de 10.000 ejemplares. Se editaron 16 números.

Después llegarían Karma7, cuyo número 1 se publica en 1972, y toda una larga lista de revistas similares, que intentaron dar una salida profesional al “periodismo del misterio”. Pero fracasaron.

Salvo los contados puestos fijos en la redacción, para los colaboradores que intentasen pagar una hipoteca, el colegio de sus hjos o simplemente subsistir de lo que cobraban por cada artículo, estaban condenados a vivir debajo de un puente. Hoy es todavía peor.

Revista-Horizonte.-Nº-1.-1-de-noviembre-de-1968Karma7 fue durante décadas el referente del “periodismo del misterio”… pero desapareció. Como desaparecieron Paraciencia, Nuevos Horizontes, Xanadú, Nueva Dimensión, Supermente, Mundo Misterioso, Mágica, Revista de Parapsicología, Próximo Milenio… o la mejor de todas Mundo Desconocido. Aquellas cabeceras, todas revistas comerciales de venta en kioskos, dieron durante un tiempo esperanzas a los jóvenes que aspiraban a vivir de la divulgación… pero no era posible. No exclusivamente a través de esos ingresos.

Vivir del periodismo de misterio en España

Si para realizar un reportaje tenías que viajar a otro país (o incluso ciudad), y costearte el avión, hotel, comida, etc, era imposible amortizar la inversión cobrando 60, 70 o 80.000 pesetas por artículo. Pero ahora es peor. Con la crisis económica la valoración de los artículos en toda la prensa escrita descendió a menos de un tercio. Como muestra un botón. Un artículo de portada publicado en una revista del sector, el pasado febrero recibió una valoración de 180 €. Lo sé porque soy el autor…

k7

Para la elaboración de dicho artículo se realizaron numerosas entrevistas personales a testigos en diferentes partes de España, se busco en archivos históricos, hospitales, etc, la contrastación a sus relatos, se consultó una amplia bibliografía (y no hablo de libros descargados gratis de la red), etc. ¿Puede considerarse por tanto el lucro como un móvil para publicar artículos como argumentan los pseudo-escépticos? Es más, ¿es posible plantearse vivir de dichos artículos?

Si un artículo de portada recibe esa valoración, suponemos que artículos no destacados recibirán una gratificación económica menor. De hecho podemos deducir que para alcanzar el sueldo mínimo interprofesional en España (655 euros), un periodista del misterio debería publicar, todos los meses, al menos cuatro artículos de portada en cuatro revistas comerciales especializadas. Es decir, viajar, investigar, invertir mucho dinero para obtener cuatro reportajes competitivos que mereciesen dichas portadas… Improbable.

Además, no existen tantas revistas comerciales, ni es posible invertir el tiempo y dinero necesarios para generar tales contenidos, sabiendo además que nunca te compensará económicamente. Seamos realistas. Vivir del “periodismo del misterio” en España es realmente difícil. Salvo los casos de Iker Jiménez, Sierra y Benítez, nadie podrá decir que se ha hecho rico escribiendo sobre misterios. Pero es que incluso malvivir del “periodismo del misterio” es prácticamente imposible. Digan lo que digan los pseudo-escépticos.

Salvo la escasa decena de periodistas contratados por una redacción, el 99% de los jóvenes apasionados por lo paranormal que intentan malvivir dedicándose a la profesión que aman, a duras penas llegan a fin de mes con lo que pagan las revistas por un artículo o una colaboración radiofónica o televisiva. Y quienes aún así lo intentan saben que tienen que generar contenidos, sin disponer de mucho tiempo ni recursos para investigarlos a fondo, o incluso plagiándolos de otros autores. El resultado es que la mayoría de los trabajos no pasarían un mínimo control crítico. Y una vez más todos los aficionados salimos perjudicados.

En el mejor de los casos el “periodismo del misterio” colecciona testimonios. Reúne relatos. Pero, en el 99% de los casos, y a diferencia de lo que hace el periodismo de investigación, no los contrasta. No existe el “periodismo de investigación del misterio”. Porque el periodismo de investigación implica tiempo y dinero, y todavía no hay suficiente mercado como para que ningún medio se interese en invertir en ello. Así que, por ahora, nos quedamos en el coleccionismo de relatos.

Miguel EeBOtros soportes para el periodismo especializado son la radio y la TV. En radio, y tras la desaparición de Milenio 3, solo queda un programa en una emisora nacional, especializado en misterios: Espacio en Blanco (ya que la mayoría de contenidos de La Rosa de los Vientos no tienen relación con el misterio), y en Espacio en Blanco ninguno de los colaboradores de dicho programa recibe ninguna remuneración económica por su trabajo (lógicamente el equipo contratado por RNE sí).

Los colaboradores de los podcasts y programas locales tampoco suelen cobrar. Salvo los patrocinados con anuncios de videntes y curanderos… De nuevo el lucro, en general, no es un móvil.

En cuanto a TV, el medio más lucrativo, efectivamente es otra expectativa profesional para los aspirantes a periodistas especializados. Sin embargo en estos momentos solo existe un programa especializado en la televisión nacional: Cuarto Milenio. Y los redactores especializados de su plantilla, afortunados por recibir un sueldo digno por su trabajo, se cuentan con los dedos de las manos.cuarto-milenio_gallery_a

Excepcionalmente, y desde hace solo algunas temporadas, los invitados a plató (que no los entrevistados en los reportajes) cobran unos 300€ por intervención. Pero salvo un par de excepciones, ninguno repite todas las semanas. Tampoco parece un sueldo que se aproxime al salario mínimo interprofesional…

En cuanto a los libros, el panorama es más desolador. La piratería y la crisis han hecho descender las cifras de venta a porcentajes catastróficos. Los sellos más prestigiosos, en editoriales como Planeta, han ido recortando la valoración de los adelantos hasta cifras menores de lo que se cobraba hace años por un reportaje en Más Allá. Con la diferencia de que escribir un libro equivale al trabajo de 15 o 20 reportajes…

La mayoría de editoriales ya ni siquiera pagan adelanto, y los derechos de autor oscilan entre el 3 y 10% de las ventas del libro.

De hecho, ante un panorama tan apocalíptico, han comenzado a proliferar las empresas de autoedición, en las que el autor no solo no cobra, sino que paga porque editen su libro. Por tanto, afirmar que los escritores de libros de misterio se lucran, solo puede ser tildado de estupidez.

Ante tan escasas perspectivas profesionales, podemos comprender que muchos “periodistas del misterio” se vean en la obligación de publicar refritos, cuando no absolutas invenciones, ante la imposibilidad económica de realizar periodismo de investigación en el ámbito de las anomalías. O eso, o renunciar a vivir del “periodismo del misterio”, teniendo una actividad profesional que sufrague los gastos y buscando en la publicación otras gratificaciones no pecuniarias…

Solo hay que echar un vistazo a las publicaciones especializadas. Además de las ventas (que no han hecho más que descender desde que empezó la crisis), su otra fuente de financiación es la publicidad. ¿Y quién paga por anunciarse en una revista de misterios? ¿Pueden condicionar esos anunciantes el tipo de contenidos? ¿Tendría relación ese supuesto condicionamiento con la escasez de artículos críticos?

Quizás es solo que los lectores, oyentes, televidentes, prefieren entrar en el juego de “soñar” o “disfrutar del miedo”. Y ante esa demanda se crea la oferta.

mas allaEn marzo de 1989, cuando salía a la luz el primer número de la revista Más Allá, con 116 páginas a todo color y una tirada inicial de 170.000 ejemplares, muchos jóvenes aspirantes a “periodistas del misterio” creyeron que sería posible vivir de su pasión. Pero solo unos pocos tenían acceso a un puesto fijo en la redacción. Un sueldo normal, en unas condiciones normales sometido, eso sí, al criterio editorial de la empresa.

Pero el fenómeno social que fue Más Allá no duró mucho. Como recuerda Javier Sierra: “En 1995 las cifran habían caído a los 64.000 ejemplares, mientras que las de Año Cero rara vez superaban los 35.000 de venta en España”.

Un producto comercial llamado misterio

Ese año ocurrió algo que, sin duda, supuso el primer paso de mi particular viaje al desencanto que culminaría, tres años después, con “La prostitución del periodismo paranormal”. Javier Sierra había dejado temporalmente Más Allá para unirse a Año Cero (aunque regresaría años después), y tras el repunte comercial que supuso para ambas revistas el asunto de la autopsia de Roswell (Año Cero vendió 55.641 ejemplares de su portada con el supuesto humanoide alienígena y Más Allá 70.908 ese mismo mes), el entonces director, José Antonio Campoy, me pidió que viajase a Madrid para proponerme una colaboración.

La revista había llegado a un acuerdo con el programa “En directo contigo” de Telecinco, presentado por Belén Rueda, para tratar temas de misterio con uno de sus colaboradores regularmente, potenciando así las ventas de la revista. Y yo había sido el escogido por el director y los editores.

El editor viajó desde Barcelona para acompañarme al primer programa. Íbamos en el coche, junto con Campoy, para grabar la primera colaboración que trataría sobre el tema de Roswell, y por primera vez en mi vida (me ha ocurrido pocas veces), se creó un conflicto de intereses.

Discutimos. Los editores de Más Allá pretendían que yo defendiese, en el programa de Belén Rueda, la línea editorial de la cabecera. Pero yo siempre supuse que el caso Roswell (no solo la autopsia) era un fraude… Y en fragor de la discusión, mientras el coche estaba llegando ya a las instalaciones de Telecinco, concluí con un ultimátum: “Yo puedo decir que, para Más Allá tal o cual tema es auténtico… pero que yo, personalmente, creo que no. Es lo más que puedo hacer”. Y aceptaron. Supongo que porque no había nadie más a mano para cumplir el compromiso con Belén Rueda…

autopsia-roswell-ano-cero-1Debo agradecer a la dirección y edición de Más Allá que no volvieran a intentar presionarme. Pero, como veteranos profesionales del sector, sabían lo que se hacían. Cuando Más Allá decidió cambiar la línea editorial y denunciar el fraude de Roswell, en oposición a la línea de Año Cero, las cifras cayeron a los 49.808 ejemplares vendidos… Los lectores querían “soñar” y “pasar miedo” con los aliens de Roswell, no la realidad. Y a los editores tampoco les preocupa la realidad, sino vender ejemplares. Esa es su función. Y no es nada personal.

La editorial de Más Allá, MC Ediciones, publicaba al mismo tiempo revistas sobre yates, música, animales… El misterio era solo uno más de sus productos. Como dije antes, el futbol es un deporte, pero también una industria comercial. Lo mismo ocurre con el misterio. Prueba de ello es que conocidos divulgadores, como Alfonso Trinidad, Pablo Moreira, Manuel Delgado, Sebastián D´arbó, etc, son al mismo tempo emprendedores empresariales que ofertan todo tipo de servicios relacionados con el misterio en sus respectivas empresas: rutas mágicas, teléfonos de Tarot, ferias esotéricas, etc. Tan lícito o ilícito, en principio, como todas las ofertas de productos de todo tipo con que nos bombardea diariamente la publicidad.

ricardo salas

Pero mientras algunos estafadores han conseguido hacerse ricos vendiendo talismanes, viajes “mágicos”, fetiches y soluciones sobrenaturales, presentándolos como remedios infalibles a todos los problemas, otros, tan ricos ya que no temen decir la verdad, como el ateo confeso Ricardo Salas (dueño de las tiendas Santería La Milagrosa), reconocen con desparpajo que sus productos no tienen ningún poder más allá del de la sugestión del cliente. Ojalá todos los empresarios del misterio fuesen tan honestos… (3)

Viajes iniciáticos, ferias esotéricas, “Universidades” de parapsicología, rutas del misterio, plataformas multimedia, teléfonos astrológicos, editoriales, periódicos, revistas, programas de TV, podcasts… hacen falta muchos contenidos y miles de “sueños” y “miedos” para alimentar la industria del misterio.

Desde ese punto de vista podemos, y debemos, equiparar el mercado del misterio a otras industrias, la mayoría bastante más lucrativas, como el futbol, la prensa rosa, la política…

Sabemos que, estadísticamente, la inmensa mayoría de las cosas que se publican no son reales. Obedecen a intereses económicos, electorales, comerciales… Solo alguien muy ingenuo, o muy ignorante, se cree todos los supuestos fichajes inminentes de primera división, los exclusivas de los famosos del Sálvame, o las promesas del próximo aspirante a presidente. Quizás deberíamos aplicar el mismo sentido crítico al “periodismo del misterio”.

Cazadores de duendes

Abelardo fernandez

Pero aunque Javier Sierra date el inicio de la historia del “periodismo del misterio” en la revista Horizonte, existen precedentes muy anteriores a los años sesenta. Son los “cazadores de duendes”. Ya en los primeros años del siglo XX, como muy bien ha documentado nuestro compañero Juan José Sánchez-Oro, y a rebufo de incipientes movimientos como el espiritismo, recién llegados a España, algunos periodistas comenzaron a especializarse en fenómenos extraños, redactando las primeras crónicas sobre sucesos paranormales recogidas en la prensa española.

Fueron pioneros de ese “periodismo del misterio” personajes tan particulares como Adelardo Fernández Arias, alias “el Duende de la Colegiata”, redactor del Heraldo de Madrid o Federico Morena que llegó a ser director de dicho diario. O Pedro de Répida, novelista, escritor y periodista del diario La Libertad, donde llegó a publicar una serie de diez crónicas sobre sucesos misteriosos tituladas “el misterio en Madrid”. O el más conocido Emilio Carrere, que además de poeta, novelista y cronista también fue periodista del diario Madrid.duende2

Aquellos pioneros cometieron errores. Como todos los pioneros. No contaban con la inmensa bibliografía, gigantescos archivos digitalizados y la experiencia de varias generaciones de investigadores con que cuentan los actuales. Entonces, ¿por qué continúan publicándose mentiras o medias verdades?

Durante los últimos 20 años, El Ojo Crítico ha tenido la oportunidad de revisar cientos de casos supuestamente paranormales que han supuesto miles de artículos, libros, programas de TV, etc. Y la inmensa mayoría, lamento decirlo, han resultado ser falsos. En ocasiones fraudes premeditados.

En otros, errores debidos al nulo criterio de los “periodistas del misterio” que los redactaron. (ver http://elojocritico.info/25-falsos-misterios-que-te-continuan-vendiendo-como-autenticos/)

¿Qué estarías dispuesto a hacer por un titular?

Algunas de esas cagadas, como el histórico reportaje de Juan Jesús Vallejo “Lorca, el dos veces muerto”, terminaron en los tribunales. Vallejo había utilizado como fuente un reportaje de ficción basado en un libro de Fernando MarÌas y Juan Bas, donde fantaseaban con lo que habría pasado si el poeta Federico García Lorca no hubiese sido fusilado por el franquismo. Pero Vallejo tomó por real la historia y la convirtió en artículo. Es el reportaje más caro de la historia de las revistas sobre misterios. Enigmas fue condenada por plagio a pagar una multa de 700.000 pesetas de la época, más las costas… (4)

ivan-joanNo sería la primera ni la última vez que una historia de ficción es tomada por real por los “periodistas del misterio”, y convertida en un llamativo titular. Todos recordamos el error de Cuarto Milenio al presentar la historia del cosmonauta ruso Ivan Istochnikov, una de las ficciones perpetradas por el fotoartista Joan Fontcubierta, y que Iker Jiménez avaló y divulgó como si fue real .

En estos casos puede achacarse la perpetración del error a la necesidad de rellenar contenidos, y al poco tiempo que dedican los periodistas a contrastar sus informaciones. Pero cada vez que ocurre eso, y son incontables, todos los aficionados al misterio son estigmatizados como crédulos o farsantes por la irresponsabilidad de los “periodistas del misterio”, que divulgan esas fantasías pretendiendo hacerlas pasar por hechos reales. Pero errar es de humanos, y los periodistas son más humanos que nadie.per 119018092_dbebe7dc56

Sin embargo lo verdaderamente inexcusable es la divulgación de fraudes intencionados. Y casos como el de las niñas-fantasma del Camposanto de Navalperal de Pinares, o la manipulación de los bigotes del Guardia Civil Miguel Chamorro, para hacerlo pasar por la fuente paranormal que creó la más famosa de las Caras de Bélmez, también divulgados por Iker Jiménez y Luis Mariano Fernández, no tienen excusa. Aunque todavía hoy unos y otros se pasen la patata caliente de quien realzó el trucaje, lo cierto es que fueron “periodistas del misterio”, los que lo divulgaron, lucrándose con ello. Y enfangando aún más, cada vez que se les pilla, la ya denigrante imagen social de estos temas. Todos perdemos con ello.

per caras-de-belmez-guardia-civil“El gnomo de Girona”, “El astronauta de Fergana”, “El ataúd maldito”, “El cronovisor del Padre Ernetti”, “Los aviones de Abydos”, UMMO, los “platillos volantes” del III Reich, las Piedras de Ica… la lista de engaños, fraudes y mentiras que una y otra vez vuelven a resucitar en alguna revista o programa de TV especializado es interminable.

Los pseudo-escépticos pretenden satanizar a toda la comunidad por esos engaños en los que han caído algunos y/o han hecho caer a millones de seguidores. ¿Es eso justo? ¿Es justo que todos seamos acusados por el delito cometido por unos cuantos? Y lo que es peor, ¿cuántos de sus trabajos serán desvelados como engaños similares en el futuro?

anula 001Más recientemente, el pasado enero, el joven Álvaro Anula estuvo a punto de colocar a la revista Enigmas de nuevo en una situación muy comprometida al repetir los pasos de Juan José Vallejo, obligando a la dirección de la revista a publicar una rectificación…

Anula, que es muy joven, se ha dejado llevar por los malos consejos de esa corriente de sinvergüenzas que abundan entre los “periodistas del misterio”, dignos sucesores de los planteamientos de Sebastián D´arbó o Antonio José Alés, y que creen, sinceramente, que todos los divulgadores falsean sus artículos y reportajes por intereses económicos. “Y si todos lo hacen, ¿porque yo no?”.

IMG-20160215-WA0006 - copia

“Pablo, si hay que denunciar a todos los que venden humo por dinero, aún sabiendo que es mentira no queda nadie en pie”, sentenciaba Anula hace pocos días. Y añadía. “…el que no se haya visto beneficiado en alguna ocasión gracias a prácticas no ortodoxas que tire la primera piedra…”.

No es una conjetura. Para entender a que me refiero solo hay que escuchar, por ejemplo, las vergonzosas intervenciones telefónicas de José Manuel García Bautista, desde supuestos poltergeist como Tomares (la “Capilla Sixtina del misterio” según él), Biandas, etc, en Boira Radio o en Milenio3 y el uso cruel y sensacionalista que hicieron de una tragedia familiar.

Niñas “muertas tras practicar la OUIJA”, que mandan SMS desde el móvil del investigador; velas que se mueven solas ante sus ojos, respiraciones espectrales que susurran al lado del teléfono… y todo durante la conexión telefónica en directo con un programa de “periodismo del misterio”. Vergonzoso, escandaloso, intolerable…

Imagina, lector, que has perdido a un hijo, hermano, padre o amigo, y que un programa de radio sobre misterios dedica varias horas de emisión, salpicada con publicidad de videntes o teléfonos de tarot, a afirmar que tu hija ha vuelto como espíritu y se está manifestando a través del reportero que cubre la noticia… ¿Qué sentirías? (5)

Es posible que un aficionado sin experiencia, uno de esos consumidores del producto “misterio” que se cree cualquier estupidez solo porque la dice un “periodista” famoso, se trague que basta ir a un poltergeist para presenciar todo tipo de fenómenos paranormales simultáneos y “en directo”… Pero eso solo ocurre si son fraudulentos.

Quien esto escribe no es un teórico ni un “investigador de salón”. Se ha pasado cientos de noches enteras (muchas veces solo) en cientos de supuestos poltergeist, y jamás ha presenciado ningún fenómeno paranormal en ellos… Por eso me resulta tan poco creíble que un mismo periodista del misterio presencie todo tipo de fenómenos sobrenaturales, radiándolos en directo a sus oyentes, cada vez que visita uno…

¿Todo por la audiencia?

No sería el primer “periodista del misterio” famoso que reconoce explícitamente que estaría dispuesto a hacer fraudes por mantener la audiencia. En EOC nº 70 publicamos la evidencia. (6)

Rutas-misteriosas-por-Sevilla

Sin embargo, y pese a su implicación directa en el fraude de los “análisis policiales” a las caras de Bélmez partiendo de fotos manipuladas, como la del Guardia Civil Miguel Chamorro, algunos seguíamos defendiendo la buena intención de García Bautista.

Que, según García Bautista, Sevilla sea la ciudad española con más poltergeists y casas encantadas no es una simple cuestión de exageraciones tendenciosas más o menos bienintencionadas.En el trato cercano y personal, resulta entrañable, pero finalmente debimos rendirnos a la evidencia: en el caso de García Bautista la hipótesis más razonable parece otra diferente a la simple “exclusiva periodística”: esta vez sí, el lucro.

garcia bautista

Desde hace años el “periodista del misterio”, que da a conocer los poltergeists sevillanos que descubre, casi a diario, en revistas y programas de radio especializados, se dedica a amortizar económicamente dichos poltergeists organizando “rutas del misterio” a los mismos.

En el minuto 23:53 del reportaje “Entre fantasmas” del programa Comando Actualidad, emitido el pasado 4 de mayo, encontramos una respuesta razonable. Durante un extenso fragmento del programa, un reportero de TVE acompaña a José Manuel García Bautista durante una de sus “Rutas del Misterio”, grabando como el conocido “periodista del misterio” cobra personalmente a los asistentes a sus rutas. 10 euros por persona. (7)

Cuando el reportero de TVE le pregunta “¿Cuanta gente ha llegado a venir?”, García-Bautista responde sin titubeos: “300 personas”. Y 300 personas a 10 euros por cabeza suponen 3000 euros de beneficios en una sola noche, y por hacer de guía a un grupo de aficionados a lo paranormal en un edificio en ruinas…

Luismariano

José Manuel García Bautista no es el primer “periodista del misterio” famoso que decide amortizar económicamente los poltergeists. Otros “materializan” monedas ante las cámaras en Bélmez para luego fletar autobuses de “turistas del misterio” para visitar la casa de las caras… Profundamente lamentable.Tras la emisión de “Entre fantasmas”, las críticas al negocio de las “rutas del misterio” a falsos poltergesists se multiplicaron en la red, incluso entre los mismos “experimentadores” aficionados a las psicofonías en casas abandonadas…

Lamentable no solo porque estos “periodistas” puedan auto justificar sus fraudes convenciéndose a sí mismos de que “todos hacen lo mismo”… sino por las implicaciones que pueden tener sus mentiras en las vidas de los aficionados sinceros.

Los fraudes del periodismo

A pesar de todo esto, y como decía al inicio de esta reflexión, el problema no es el periodismo del misterio… sino el periodismo en sí.

Cartel2

El pasado mes de abril, y durante el II Encuentro Periodismo del Misterio celebrado en la Universidad Complutense de Madrid, Lorenzo Fernández defendía la honorabilidad del periodismo especializado en anomalías frente a otros tipos de periodismo. En opinión del director de Año Cero y Enigmas, a pesar de que la crisis ha llevado a bajar considerablemente las valoraciones de los artículos en las revistas especializadas, al menos continúa existiendo esa valoración, mientras que en otro tipo de diarios o revistas ha desaparecido totalmente.

Y pese a los errores que puedan cometer, añadía Fernández, los medios de misterio, al menos no existe el condicionante político o ideológico que lleva a manipular la información hasta límites inimaginables, a medios considerados mucho más serios e influyentes”. En mi opinión Lorenzo Fernández se queda corto.

Solo hay que echar un vistazo a la hemeroteca para descubrir infinidad de ejemplos de noticas tendenciosas, manipuladas o directamente falsas, publicadas en las portadas y cabeceras de los informativos más prestigiosos durante los últimos años. Resulta realmente vergonzoso.

La lista de falsas noticias, abaladas con frecuencia por periodistas prestigiosos y afamados en sus respectivas redes sociales es abrumadora. Pero, como bien decía Lorenzo Fernández, en estos casos, más allá del móvil económico, prima la propaganda y el interés político, algo que, por ahora, no sufrimos en el mundo del misterio.

noticias falsas

Desde un punto de vista global, las “cagadas”, errores o fraudes publicados por los “periodistas del misterio” parecen irrelevantes en comparación con las manipulaciones, gazapos y tergiversaciones interesadas de medios tan reputados como El País, ABC, La Razón, la CNN, etc. Pero, ¿que medios más influyentes difundan desinformación, justifica que los divulgadores de anomalías también lo hagan?

La responsabilidad de la información

El-gnomo-de-GeronaHay quienes viven del misterio, y quienes vivimos para el misterio. Los periodistas que “materializan” monedas en Bélmez, que falsean casos poltergeist en Sevilla, o que cazan “pitufos” en Gerona hoy dirigen programas de TV, escriben libros y organizan exposiciones, congresos y “rutas del misterio”.

Gestionan su presencia en el mundo de las anomalías como un negocio que intentan sea lo más lucrativo posible, y eso es lícito… si no mintiesen. Y lo terrible es que creen que “vender humo por dinero, aún sabiendo que es mentira”, es lo que hacen todos los divulgadores de anomalías.

Son tan necios y pusilánimes que realmente piensan que “el que no se haya visto beneficiado en alguna ocasión gracias a prácticas no ortodoxas que tire la primera piedra…”. Pero se equivocan. Y lo que es peor, imprimen en las nuevas generaciones esa peligrosa idea.

No es verdad. Existen personas sinceramente apasionadas por las anomalías que invierten su tiempo y su dinero en intentar averiguar la verdad.

Algunos tratan de compartir esa pasión a través de los medios especializados, o intentan recuperar una pequeña parte de su inversión publicando artículos, libros, podcasts… Pero creen en lo que hacen.

Es cierto que con frecuencia cometen errores. Divulgan casos falsos. Malinterpretan las causas del fenómeno. Trasmiten el testimonio de un embaucador… Pero todo ello lo han hecho de buena fe, inconscientes de que el origen del “sueño” o del “miedo” tenía una explicación convencional a poco que se hubiesen molestado en buscarla. Eso es lo que diferencia a un investigador de un divulgador.

tarrasaPero lo peor no es eso. Lo realmente grave es que los “suicidas de Tarrasa” o los de Lleida; los mártires de “Heaven´s Gate” o de La Orden del Templo Solar; los seguidores de Heide Fittkau-Garthe o de Jim Jones, etc, todos ellos eran lectores, oyentes y televidentes que construyeron su imagen del más allá, el fenómeno OVNI, o el mundo espiritual, en base a lo que les contaron los “divulgadores” y “periodistas del misterio”. Y no es una exageración.

Más aún. Morir por unas ideas estúpidas, fomentadas por la incompetencia de quienes hacen mal su trabajo como divulgadores, es imperdonable. Pero matar por esas mismas fantasías, debería convertir a quienes las fomentan en cómplices imputados como inductores necesarios.

También utilizaron nuestros artículos, programas o libros, para crear un mundo esotérico que justificase sus crímenes, asesinos y asesinas como Iria y Raquel, “las brujas de San Fernando” (ver EOC nº 79), Richard Ramírez “el merodeador nocturno” o Álvaro Bustos, oyente que llegó a escribir a Espacio en Blanco antes de atravesar el corazón de su padre con una estaca de madera, convencido de que era un vampiro.

Muchos colegas consideran que nosotros no somos responsables de cómo utiliza el público lo que escribimos. Yo sin embargo si me siento responsable… No hablo de oídas.

Yo miré a los ojos a la madre de Joan Turú Valles (uno de los suicidas de Tarrasa) y escuché como se le quebraba la voz al hablarme de los libros de OVNIs que leía su hijo, o las conferencias de ufólogos a que asistía. Como a la madre de Rosa Fernández Gonzálvez (exorcismo de Almansa), una niña de 11 años a la que le arrancaron los intestinos por la vagina por culpa de las creencias espiritistas de su madre y tías, reforzada por sus lecturas esotéricas.

Yo heredé la nota original que escribió Francisco Javier Fernández, oyente de programas sobre misterios y practicante de la Ouija, antes de colgarse del tejado de su casa, y vi las lágrimas de su abuela al recordar a su nieto y su afición a lo paranormal. Y las de la familia de Carmen Baña, cuyo vecino le encajó un hachazo en la cara y media docena de puñaladas, influenciado por las mismas creencias absurdas en máncias y brujería, impulsadas por autores irresponsables…

Construimos nuestro mapa del mundo en base a la información que recibimos de los medios.

Todos opinamos sobre la guerra en Siria, la crisis económica en Grecia o la política de Venezuela con argumentos prestados de la prensa. No hemos estado allí, no somos economistas, geopolíticos ni expertos, pero todos tenemos una opinión. Cuestionamos al entrenador y los jugadores de tal o cual equipo, a tal o cual político, a tal o cual actor, como si lo conociésemos de toda la vida o como si nosotros pudiésemos hacerlo mejor. Y todo porque nuestra percepción de la realidad se basa en lo que nos dicen los medios.

Con el misterio ocurre lo mismo. Creamos nuestra opinión sobre el fenómeno OVNI, lo paranormal o la vida más allá de la muerte en base a lo que nos dicen los divulgadores, y algunas personas, especialmente vulnerables, llegan algo más que su tiempo o su dinero por esas informaciones. Mueren o matan por haberse construido una idea errónea del misterio en base a esos divulgadores. Por eso es tan importante exigirles responsabilidad.vignati2

Y no nos engañemos, nadie está a salvo. Hasta veteranos investigadores pusieron en peligro su vida por seguir la pista de un falso misterio difundido por divulgadores irresponsables… ¿Y si Ujvari y González, o el Grupo U3 hubiesen tenido un accidente de montaña al escalar La Javie en busca del lugar donde habían aterrizado los ummitas…? ¿Y si Andreas Faber Kaiser no sale vivo de la selva de Ecuador en su búsqueda del mundo subterráneo en Los Tayos? Además de Janice Emery, ¿cuántos otros seguidores de Castaneda perdieron la vida influenciados por la leyenda del Nahual, fomentada por miles de autores…?

Hoy llega una nueva generación. La mejor preparada de la historia. Algunos de ellos, como Jesús Ortega, Lourdes Gómez, David Cuevas o David Mulé, son ya o serán licenciados en Ciencias de la Información, y pretenden enfocar su carrera profesional en el sector misterio. Ojalá nunca pierdan la fe en su oficio y no cometan los errores de sus predecesores.

Que un buen titular nunca te estropee la verdad

En el “periodismo del misterio” se influye en las creencias, emociones y sentimientos de tu público, y con eso no se juega.

Hasta los divulgadores más crédulos reconocen que si pusiésemos un montoncito los casos OVNI o paranormales y en otro los casos que tendrían una explicación por causas naturales, el segundo sería mucho mayor.

Los casos que no tienen (por ahora) una explicación convencional lógicamente son la anomalía, una minoría, coño, por eso los llamamos paranormales. Y si entonces la mayoría de los casos que nos llegan tienen una explicación, ¿cómo es posible un “periodista del misterio” o incluso un “investigador” no explique ni un puto caso, y que los considere sobrenaturales a todos? Solo se me ocurren dos explicaciones: que sea un incompetente o un estafador. O que tan solo le interese fomentar las creencias en lo sobrenaturales de su público, y no trasmitir una imagen veraz y completa de lo que es el mundo de las anomalías. Aquí la excepción no hace la regla. Sólo es una excepción.

Castaneda suicidio Janice-Emery-1973-Carl-Brablec-High-School-Roseville-MI

Manuel Carballal

CUANDO LOS LIBROS DE MISTERIO MATANcastaneda suicid

El 12 de febrero de 2006 la joven Janice Emery se despidió de sus amigos en Santa Fe (Nuevo México). Después subió a lo alto de un puente en Taos y saltó al vacío… Creía que así pasaría a la “segunda atención”, como había leído en la obra de Carlos Castaneda.

Fue solo una de los seguidores de Castaneda que perdieron la vida por tomarse su obra literaria como real…

COMO DIFERENCIAR A UN INVESTIGADOR DE UN DIVULGADOR

psi

La mayoría de divulgadores de lo paranormal se autodefinen al mismo tiempo como investigadores, creando una desagradable confusión de términos. Según la Real Academia Española investigar es: “Realizar actividades intelectuales y experimentales de modo sistemático con el propósito de aumentar los conocimientos sobre una determinada materia”. Si a esta aséptica definición académica unimos que la hasta los divulgadores más crédulos coinciden en que la mayoría de los supuestos casos paranormales públicos en la red, tienen una explicación convencional, es fácil diferenciar a un investigador de un divulgador.

Un divulgador puede recoger testimonios, compilar relatos, etc, y puede escudarse en una justificación periodística para no asumir la responsabilidad de si tales relatos son veraces, erróneos o falsos. Pero si asumimos que la mayoría de los testimonios sobre anomalías o fenómenos paranormales son confusiones bienintencionadas o fraudes, una investigación “intelectual o experimental de modo sistemático”, tiene que haber resuelto la mayoría de casos recogidos por el investigador… Si no ha resuelto ningún caso, o no “ha aumentado nuestro conocimiento sobre una determinada materia”, es que no ha investigado nada.

APORTACIONES DEL PERIODISMO AL MUNDO DE LAS ANOMALIAS

perResulta paradójico, pero las mayores aportaciones del “periodismo del misterio” al mundo de las anomalías se produjeron en el siglo XX.

En el siglo XXI el sector parece haber evolucionado en el ámbito comercial explorando nuevos sectores empresariales, pero echamos de menos titulares originales y refrescantes como los de los años setenta u ochenta del siglo pasado. Cuando personajes como Alejandro Vignati, Juan José Benítez, Andreas Faber Kaiser, etc, llegaban a jugarse objetivamente su integridad física para obtener documentos, fotos o testimonios. Vignati de hecho probablemente perdió la vida en una de esas investigaciones. Según algunos Faber Kaiser también…

En el siglo XXI contemplamos como en las portadas de todas las cabeceras de la prensa especializada proliferan los titulares relacionados con lugares “embrujados”, casas “encantadas” y casuística, mucha casuística… pero poco más. La reflexión es obvia: ¿que hemos aprendido sobre el mundo de las anomalías en base a todas esas psicofonías realizadas en edificios abandonados? ¿Todas esas emocionantes veladas en lugares luctuosos nos han acercado en algo a averiguar si existe vida tras la muerte, si hay otras formas de vida inteligente en el universo, o si el cerebro humano tienes capacidades extrasensoriales?

Desgraciadamente el “periodismo del misterio” solo ha evolucionado en su dimensión social. A pesar de fraudes, engaños y errores tan lamentables como las niñas-fantasma del Camposanto de Navalperal de Pinares, la manipulación de los bigotes del Guardia Civil Miguel Chamorro, el falso cosmonauta ruso Ivan Istochnikov, etc, sería injusto no reconocer a Iker Jiménez que ha conseguido popularizar el mundo del misterio.

Hoy un espectro mayor de la población está más familiarizado con conceptos como ectoplasma, encuentro cercano, o ECM. Y no sería justo olvidar que antes de Cuarto Milenio, la presencia de estos temas en la TV de los noventa se limitaba a acalorados pero inútiles debates, o al vergonzante tratamiento que hacía Javier Sardá de estos asuntos en su “Crónicas Marcianas”.iker-jimenez--575x323

Probablemente Iker Jiménez, y antes Javier Sierra, consiguieron colocar el mundo de las anomalías en un nivel de dignidad que no se vivía en la televisión española desde los tiempos de Fernando Jiménez del Oso. Aunque llenar de contenidos un programa semanal implique, como en los ejemplos expuestos, cruzar la línea de lo veraz en muchas ocasiones…

Lorenzo Fernández, director de Enigmas y Año Cero dice, y dice bien, que tras la crisis económica docenas de revistas especializadas en deportes, música, decoración, política, etc, desaparecieron de los kioskos o se pasaron al formato digital. Y las que se mantienen han dejado de pagar a sus colaboradores o han menguado las valoraciones hasta lo ridículo. Pero “nosotros al menos aún pagamos, menos de lo que quisiéramos, pero pagamos”.

Desgraciadamente esas remuneraciones hacen imposible el periodismo de investigación aplicado a las anomalías. Las verdaderas aportaciones originales del periodismo especializado se remontan muy atrás. Cuando J. J. Benítez, nos guste o no, consiguió por ejemplo “desclasificar” los primeros expedientes OVNI del Ejército del Aire español.page_1_thumb_large

Andreas Faber Kaiser es, sin duda, la excepción que confirma la regla. Aunque tampoco era periodista (estudió Filosofía y Letras), probablemente nos ofreció el único ejemplo de “periodismo de investigación” orientado a la campo de las anomalías. Entre junio de 1976 y finales de 1982, autores como Robert Amadou, Rémy Chauvin, Jerome Clark, Michel Coquet, Erich von Däniken, William Dick, Raymond Drake, Yvonne Duplessis, René Fouéré, Henry Gris, Jimmy Guieu, J. Allen Hynek, Friedrich Jürgenson, Dileep Kumar Kanjilal, Nikolai Kardashev, Peter Kolosimo, Peter Krassa, Frédéric Lionel, Duncan Lunan, George Marx, Khris Méron, Aimé Michel, G. Monod-Herzen, Hans Naegeli, Luis E. Navia, Louis Pawels, Roberto Pinotti, Scott Rogo, Harry O. Ruppe, G. T. Sasoon, Josif Shklowsky, Zecharia Sitchin, Andrew Tomas, Iván Trilha, Jacques Vallée, C. S. VonKeviczky, Colin Wilson, Juan G. Atienza, V.-J. Ballester Olmos, J. J. Benítez, J. M. Casas-Huguet, Salvador Freixedo, Fernando Jiménez del Oso, Manuel Osuna, Domingo Pastor Petit, Antonio Ribera, J. M. Rodríguez Delgado y Enrique de Vicente, entre otros muchos, colaboraron con Mundo Desconocido.

Una redacción encabezada por Andreas Faber-Kaiser y Mercedes Castellanos, galardonada en 1980 con el premio Secinter a la mejor revista especializada.

Faber Kaiser ya había recibido en 1972 el Premio Nacional de Astronaútica «Julio Marial» por su estudio Repercusión de la astronáutica en la vida del hombre. Desde entonces, hasta ahora, el “periodismo del misterio” se ha decantado por planteamientos cada vez más emocionales, que es lo que pide el público que lo consume. Y al que la realidad sobre los hechos parece interesarle menos que disfrutar del miedo, o soñar con sus propias creencias y prejuicios.

Programas como Dimensión Límite o La Sombra del Espejo, desenmascarando a médiums como Anne Germain, o libros tan extraordinarios como “El milagro del cojo de Calanda”, una investigación sin precedentes sobre un supuesto hecho paranormal… falso, son las excepciones en el panorama actual.

NOTAS

1: http://www.mundoparapsicologico.com/area-esceptica/de-que-se-trata-el-periodismo-del-misterio/)

2. Puede escucharse en: http://www.ivoox.com/conferencia-javier-sierra-jornadas-periodismo-misterio-audios-mp3_rf_297068_1.html

3. http://www.tutele.net/2012/02/16/17-febrero-equipo-de-investigacion-el-gran-negocio-de-videntes-y-curanderos-en-tiempos-de-crisis/

4. “Lorca, el dos veces muerto”. Enigmas, (Madrid), Año V – Nº8. (agosto), 60-6.

5. Puede escucharse en: http://www.ivoox.com/investigacion-campo-repaso-del-caso-tomares-audios-mp3_rf_355904_1.html)

6. http://elojocritico.info/mysterymous-estarias-dispuesto-a-hacer-fraude-para-ser-famoso/

7. Puedes verlo en: http://www.rtve.es/alacarta/videos/comando-actualidad/noche-24-horas-03-05-16-ver-ahora/3596995/

 

 

Displaying 9 Comments
Have Your Say
  1. Alfonso dice:

    Todavía no pude leer el libro “El milagro del cojo de Calanda”,; pero la recensión que publicasteis en El Ojo Crítico, a mi juicio, no daba un sólo dato objetivo para ensar que el supuesto milagro fue falso.

  2. Merlim dice:

    1º Quería comentar respecto a los pseudoescépticos, que ellos al principio se dedicaron mucho a atacar temas como los paranormales o sobrenaturales o parapsicológicos u ocultistas o conspiranoicos (estos últimos mas tarde…).

    Así lo hicieron con temas como ovnis, fantasmas, brujería, e incluso poco a poco fueron entrando en temas de ateísmo e incluso anticlericales (quizás este último tema sea fácil de explicar, ya que como los pseudoescépticos son una secta internacional cientificista, materialista, racionalista, no admiten otras religiones mas allá de la suya, es decir nos encontramos de nuevo en una “guerra” de religiones o creencias, como tantas otras veces en el pasado o incluso presente), también como filosofía e ideología el pseudoescepticismo está peleado con otras filosofías e ideologías, con las que se pelea o a las que trata de “influir”.

    2º Luego se fueron acercando a la ciencia oficial (lo que es un gran peligro para la misma…), desde la divulgación científica principalmente, periodismo relacionado con avances científicos, museos de ciencia, acercarse a las universidades, acercarse a los científicos de las empresas, acercarse a la tecnología de las empresas.

    Así lo hicieron con temas como transgénicos, campos electromagnéticos, químicos, vacunas, farmacia-medicina-biología, etc..

    3º Pero en este segundo punto anterior, también demuestran uno de sus límites… y por lo tanto de sus debilidades a explorar y a explotar, contra ellos mismos.

    Ellos andan cerca del mundo de la divulgación, pero por un lado de ciencia, siempre o casi siempre divulgan aquellas cosas que les interesan, casi nunca hablan de otros temas dentro de esa ciencia, lo que deja un vacío a la divulgación que se puede ocupar.

    Y por otro lado mucho mas importante…, ellos son MUY CONSERVADORES EN CIENCIA, aunque luego ellos mismos nieguen que esto pueda existir, es así, ellos están siempre con lo que siempre se cree, con la ortodoxia, nunca con nuevas teorías, con nuevos investigadores, con los mas innovadores, con los heterodoxos e incluso con los herejes.

    Por eso creo que ahí hay un gigantesco campo a desarrollar y a divulgar…, tampoco muchas veces es necesario ir a los investigadores mas frikis que no sabes hasta que punto ya pueden desvariar, sino con tener contacto con un montón de investigadores que con los resultados de sus investigaciones (muchos publicados en revistas científicas) ya cuestionan la ciencia oficial, solo con dar a conocer a esta gente y sus estudios…, se hace un gran servicio a la sociedad, a la ciencia y se les fastidia a estos pseudoescépticos.

    - HAY QUE HACER COMO HAN HECHO LOS PSEUDOESCÉPTICOS, SIN DEJAR LOS TEMAS DE OVNIS Y FANTASMAS, ACERCARSE A LA DIVULGACIÓN, A LA UNIVERSIDAD, A LOS CIENTÍFICOS (A LOS INDEPENDIENTES), PERO ACERCARSE A ESTE MUNDO, DESDE UN LADO QUE ELLOS NO SE HAN ACERCADO, DESDE OTRA VISIÓN, MOSTRAR OTRAS COSAS, OTROS TEMAS DE LA CIENCIA, OTROS CIENTÍFICOS, OTROS TEÓRICOS CON NUEVAS TEORÍAS, OTROS INVESTIGADORES (Y NO SOLO LOS DE LAS EMPRESAS O INCLUSO DIVULGADORES QUE NO SON NI DE CIENCIAS HABLANDO DE LA MISMA) CUYAS INVESTIGACIONES DAN DATOS Y CONCLUSIONES DIFERENTES A LAS HABITUALES.

    Hablar de la ciencia del futuro (que hoy son teorías o incipientes datos) y no de la del pasado, en ocasiones ocurrirá que algunas cosas que parecerán de futuro se demostrarán inciertas (y los pseudoescépticos dirán que eran tonterías…), pero en otros casos algunas de estas teorías o datos, se demostrarán como ciertos y serán ciencia en un futuro, ahí se le habrá ganado la partida a los pseudoescépticos y siempre se les podrá restregar por la cara…, cuantas mas partidas ganadas, mas dudas habrá hacia ellos y mas dudas tendrán ellos mismos, al fin y al cabo la ciencia no es dogmática y ellos lo son, pese a que lo nieguen, pero aunque lo nieguen aquí tienen uno de sus puntos débiles, y no lo van a cambiar pues es intrínseco en ellos y siempre se puede/debe explotar.

  3. toke dice:

    ESCRITO POR UN PSEUDOESCÉPTICO:

    NAVIDAD…, maldita mala época para ser escéptico y coherente, nada que celebrar, ni regalos, ni reyes, ni papá Noel, ni comidas especiales (no hay nada que celebrar), mis hijos 2 y 4 años ya saben que no hay reyes, ni papá Noel, ni regalos, que cuando se les murió la tortuga esta no va mas que a pudrirse en una esquina (como los abuelitos y como todos…), encima es invierno y no para de llover, nevar, granizar, frío, niebla y oscuridad, además todo el mundo celebrándolo y nosotros (los mas listos entre los inteligentes), como casi siempre pero ahora peor, todo tristes y amargados, JODIÉNDONOS….

    Podía ser al menos no se…, budista…, pero no, escéptico escéptico…, mierda…, a ver cuando celebramos internacionalmente el cumpleaños o muerte de Carl Sagan, mira que se lo tengo dicho, pero no cala, no cala.

    A ver como les digo ahora a mis hijos que no hay ratón Pérez, ya tienen problemas en el colegio por negar los reyes, ahora a perder dientes y encima gratis.

    ¡PUTO ESCEPTICISMO DE MIERDA…!

  4. Richman dice:

    Esto me recuerda al chiste del científico escéptico y la araña, sobre cómo es el pensamiento escéptico (pseudo-escéptico).

    Están dos científicos y uno escéptico le pregunta a otro, ¿qué pasará si a una araña le quitas una pata?.

    Pues ya sabemos que eso afectará en su movilidad, le responde el otro.

    Bueno puede ser, pero hay que probarlo, entonces coge el escéptico y le quita una pata y llama a la araña la cual va donde el, pero mas lenta.

    Luego le arranca la segunda, y llama a la araña la cual va donde el, pero mas lenta aún.

    Y así sigue y sigue hasta que le quita todas las patas, llama a la araña y esta no se mueve.

    Después repite el experimento varias veces con idénticos resultados y otros par de científicos escépticos que no se conocen entre ellos, replican el mismo experimento con idéntico resultado, de doble ciego y por pares, publicando el mismo en dos revistas científicas de reconocido prestigio (Science y Nature).

    Ante tal reacción mundial, el científico escéptico, dice, ¡Gran descubrimiento, con estas pruebas hemos llegado a unas conclusiones científicas irrebatibles y el que no se las crea es un Puto Magufo!.

    Las conclusiones son: Las arañas tienen las orejas en las patas y a medida que le quitas patas esto influye en su audición, cuando le has quitado todas está completamente sorda y no te escucha como le llamas y por eso no va…. Es la única explicación.

    Pensamiento escéptico… JAJAJAJAJAJAJAJAAAAAAAA…………………………. ;·))

    O como dice uno que yo conozco, Pensamiento y Escéptico, ya es una contradicción.

  5. achilipun dice:

    “Probablemente Iker Jiménez, y antes Javier Sierra, consiguieron colocar el mundo de las anomalías en un nivel de dignidad que no se vivía en la televisión española desde los tiempos de Fernando Jiménez del Oso. Aunque llenar de contenidos un programa semanal implique, como en los ejemplos expuestos, cruzar la línea de lo veraz en muchas ocasiones…”

    http://misteriosdelaire.blogspot.com.es/2016/11/el-extrano-visitante-de-alencon-1790.html

    Ajijijiiiii….

  6. “A pesar de fraudes, engaños y errores tan lamentables como las niñas-fantasma del Camposanto de Navalperal de Pinares, la manipulación de los bigotes del Guardia Civil Miguel Chamorro, el falso cosmonauta ruso Ivan Istochnikov, etc, sería injusto no reconocer a Iker Jiménez que ha conseguido popularizar el mundo del misterio.”

    https://misteriosdelaire.blogspot.com.es/2017/01/el-ovni-de-demston-suecia-1958.html

    juijuijuiiiii….

  7. A Gamez dice:

    Guardando las diferencias con tu “exposición maestra” sobre el tema escribí un artículo “locos y charlatanes” y creo que lo que falta es la exposición de lo fácil que es engañar en éste mundo de la divulgación y la malentendida,muchas veces, investigación.
    En éstos temas desde un punto de vista comercial es muy fácil el engaño, porque desgraciadamente los clientes (lectores, fans, seguidores…) no buscan la verdad, se conforman con migajas, sin importar si están siendo engañados. Es una verdadera pena que gente con valía haya muerto a causa de investigaciones “con riesgo” cuando los destinatarios de las mismas no son/somos merecedores de estas verdades.

  8. Juanma dice:

    Sinceramente, pocas veces he leído un artículo más hipócrita y falaz. Por no decir contradictorio. Firma el despropósito M. Carballal -famoso principalmente porque el padre Apeles le pegó una colleja en TV, en directo o en diferido, no sé-. Critica, entre otros, al gran Antonio José Alés: yo escuché mucho a Alés y, creo, pocos divulgadores del misterio hubo más críticos con temas como los Ovnis y temas afines (muy crítico también con las psicofonías del Palacio de Linares: pero aquí se le acusa de estar metido en ése fraude: creo que no hay más sordo que quien no quiere oír): de hecho, oyendo los programas antiguos de Alés descubres, con asombro, que todo lo que ésta revista online de El Ojo Crítico escribe, ya lo había dicho antes Alés, pero con más poesía. Pues Alés era por encima de todo un artista: sus cuentos narrados en la radio están sólo a la altura del propio Alés.
    Es lo que tiene criticar posturas paranormales y luego colaborar en las revistas que las difunden (Carballal).

  9. neftali dice:

    Que interntar saber quien somos de donde venimos y a donde vamos sea entretenimiento segun la opinion oficial, los periodistas sin etica vendidos y serviles que publican noticias falsas,que hacen fotoshop en las portadas carecen de objetividad y hacen propaganda del Sistema LAS PERSONAS CON CRITERIO PROPIO SABEN QUIEN ES QUIEN Y que digan MAGUFOS,SOLO ME OFENDE QUIEN PUEDE.Ellos ai son intrascendentes e inutiles

Dejar un comentario

XHTML: Tu puedes usar estas etiquetas html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>