Published On: Sab, ene 21st, 2023

HOY HA FALLECIDO, QUIZÁS, LA MEJOR INVESTIGADORA DEL MISTERIO DE ESPAÑA

Share This
Tags

Publicado en EOC nº 96

luisa alba  gonzalez perezCuando esta mañana el amigo Daniel me dio la noticia, no quería creerlo:

“Buenos días Manuel. Quería informarte de que acaba de fallecer Marisa Alba, la periodista investigadora del curandero de Campanillas, entre otras cosas…”.

Según me comenta Daniel, un cáncer fulminante se la ha llevado, siendo una mujer aún joven.

Y como no quería creerlo acabo de telefonear a la funeraria, donde me han confirmado la noticia. El cuerpo inerte de la que probablemente fue la mejor investigadora de anomalías de España, yace en la sala 5 del tanatorio Parque Cementerio de Málaga.

A las 17:00 se celebrará el funeral y mañana, 22 de enero de 2023 se procederá a la cremación. De esta forma tan elegante, terminará de borrarse la memoria de una investigadora excepcional.

luisa alba  gonzalez perez tanatorio

Yo quiero escribir en caliente. Con la emoción a flor de piel. Se que después me arrepentiré de la sinceridad. Pero si alguien lo merece es ella. Que no se llamaba Luisa Alba, sino María Luisa González Pérez.

luisa alba 4c

Probablemente  ni con su nombre artístico ni con el real tienes ni puta idea de quien te hablo. Eso es lo más triste de todo.

Licenciada en Historia y periodista, Luisa fue redactora en Diario 16, Diario Costa del Sol y Canarias 7 días. Dirigió y presentó diversos programas radiofónicos en Radio Litoral de Lanzarote. Colaboradora de diferentes medios, entre ellos Psicología Práctica, Prevenir, Interviú, Discovery Salud, El Correo, Más Allá, Enigmas, Año Cero, etc. 51miwwuq8yL._AC_SY780_

Es autora de varios libros, como “La diosa destronada” (Corona Borealis, 2007) [1] o “Sanadores: Mensajeros de la conciencia”, con 5 ediciones en dos editoriales distintas. Y probablemente el libro más sincero y audaz sobre el mundo de los curanderos que podrás encontrar.

Creo poder afirmar que conocí bien a Luisa. Una mujer con más cojones que la mayoría de los hombres que conozco.

Aquella que se atrevió a impregnar de alcohol un algodón para borrarle los estigmas a la vidente de la Apariciones de la Virgen en el Higuerón. Mucho antes de que Pitita Ridruejo se sintiese una elegida porque un libro suyo lloraba kétchup, o los de “Al descubierto” grabasen a la travestida Virgen de la bola. A Luisa casi la linchan por aquella osadía…[2]

Aquella que se pagó un viaje a Filipinas, para seguir la pista de Alex Orbito después de que saliese de España con bolsas llenas de billetes, tras metérsela doblada hasta al mismísimo Jiménez del Oso. También tuvo que salir corriendo tras girarle la mano a Orbito en plan operación de cirugía psíquica…

la-diosa-destronada_458496

Aquella que tuvo la inmensa honestidad y valentía de reconocer que se había equivocado, al darnos a todos a conocer el caso del curandero Andrés Ballesteros como auténtico, hasta que descubrió que era un fraude. Y con la misma honestidad y valentía, puso su empeño en demostrar que había sido engañada.[3]

Ahí es donde yo la conocí. Relato esa trepidante aventura, de la mano de Luisa Alba, en “Traficantes de ilusiones”, el Cuaderno de Campo nº 5.

En el mundo del misterio no es habitual que nadie entone el mea culpa. Que nadie reconozca sus errores. Luisa, que iba muchas millas por delante de todos nosotros, no se conformó con reconocer su error. Intentó subsanarlo. Algo que los gilipollas, tanto del MEO como de la comunidad de “investigadores” nunca le perdonaron. Puta pandilla de miserables. Los unos y los otros.

eoc 41

Luisa era una máquina de investigar. Con una erudición comparable a Débora Goldstern o José Juan Montejo. Con una honestidad periodística comparable a Margarita Landi o David Cuevas. Con una audacia y temeridad comparable a Nellie Bly o Andreas Faber Kaiser. Con un espíritu pionero comparable a Hilde Menzel u Oscar Rey Brea.

El peor error de su vida, me confió, fue hipotecarse para comprarle a Jesús Callejo la emblemática editorial Corona Borealis. Siempre se arrepintió de aquella decisión. Ya, ya sé que estas cosas no se deben decir en público, pero en este momento me la suda.

Andres Ballesteros (1)

Luisa pasó de “terminator de la investigación” a editora de los trabajos de otros, que no estaban a su altura. Y la responsabilidad de pagar créditos la anuló. Y aquel perro de presa que cuando mordía un tema lo seguía hasta el final, terminó convertida en mascota apaleada por el mundillo, demasiado preocupada en pagar deudas y aguantar insultos, como para seguir ningún rastro. Y todos perdimos con ello.

Yo mismo soy un miserable ejemplo.

Luisa desapareció del panorama del misterio. Como si la mejor investigadora de la historia nunca hubiese existido.

No la verás en los archivos de Cuarto Milenio, ni en los de Espacio en Blanco, ni en El Centinela del Misterio, ni siquiera en La Rosa de los Vientos. Por supuesto, mucho menos en La Escóbula de la Bruja.

luisa alba2b

No por censura sino por triste desconocimiento. Aunque el ninguneo es la herramienta de los mediocres para evitar problemas.

Yo no soy mejor. También sentí temor a enfrentarme a los grandes del misterio reivindicando la impagable obra de Alba. Pero al menos hoy, mi único consuelo es haber vencido ese temor publicando aquella entrevista a Luisa Alba, cuando todos la consideraban una apestada, en El Ojo Crítico nº 41. [4]

Tampoco me consuela haber incluido la obra de Luisa en aquel artículo pionero sobre las mujeres en la investigación paranormal. [5]

luisa alba 41

Porque ser mujer, como ser hombre, no es garantía de nada. Ojalá lo fuese. Existen “investigadoras” tan negligentes, superficiales, fraudulentas  e incompetentes, como sus homónimos masculinos. Ni más ni menos. Solo que ellas en menor proporción.

No por que sean más inteligentes, que en mi opinión lo son, sino porque se les asignó el papel de psíquicas, médiums, sensitivas o dotadas…igual que el de madres, esposas o concubinas.

Da igual. Cualquier comentario ahora es irrelevante ante el hecho incuestionable de que hemos perdido a, probablemente, la mejor investigadora de fenómenos anómalos de la historia de España.

luisa alba 4a

Me siento tan avergonzado por mi ineptitud. Debería haber hecho más. Parecemos condenados a homenajear a los grandes solo cuando ya han muerto. Solo puedo pedir disculpas a su familia.

No se si vale de algo a alguien, pero al menos a mi Luisa me enseñó mucho. Sobre todo algo muy inhabitual en los periodistas que, como ella, publicaron en medios “de verdad” como Cambio 16,  Interviú, etc.: “Que un buen titular no te empañe la verdad”.

Hoy el reconocimiento de moda a las mujeres investigadoras le llega tarde. Ni re, ni conocimiento.  Luisa no se adaptó al mundo digital y por esa razón tan efímera prácticamente nadie conoce su ejemplar trabajo. Si no estas en Internet no existes.

img969Pero Luisa existió. Y aunque nadie pronuncie su nombre, nosotros desde aquí lo gritaremos a los cuatro vientos. Para que su memoria y ejemplo se perpetúe en el tiempo.

Todos pasamos por el mundo (del misterio u otro cualquiera) rellenando tiempo y espacio. Sin aportar nada reseñable que pueda resultar útil a los que vienen detrás. Pero ese no fue el caso de Luisa Alba González. Ella dejó huella.

Si esta tarde, a las 17:00 estás en Málaga, por favor, transmítele a Luisa mi más profundo respeto y admiración. Luisa Alba nos ha obsequiado un legado del que podemos aprender hombres y mujeres….

Manuel Carballal


descarga[1] Aquí te dejo la crítica de Anika entre libros: https://anikaentrelibros.com/la-diosa-destronada
[2] Ángel Arroyo subió en su día a Youtube el histórico reportaje sobre este alucinante caso: https://www.youtube.com/watch?v=TDjsm5xbz_Q
[3] Ángel Arroyo también subió a Youtube el alucinante reportaje sobre el caso que todos debemos agradecer a Luisa Alba: https://www.youtube.com/watch?v=Hiob7WH5bGQ
Displaying 2 Comments
Have Your Say
  1. Daniel dice:

    Querido Manuel:

    Muchas gracias por este magnífico obituario sobre Luisa. Tenía muchos defectos, como todos tenemos, pero una gran pasión por encontrar la verdad, como los grandes investigadores (tú también incluido, por supuesto).

  2. Patricia dice:

    De corazón, muchas gracias por estas palabras hacia mi madre.

Dejar un comentario

XHTML: Tu puedes usar estas etiquetas html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>