Published On: Sab, ago 27th, 2016

EL PODER PSIQUICO DEL AMOR

Share This
Tags

13766espfindings_innerLa sesión de experimentación E.S.P. estaba resultando tan monótona y tediosa como cientos de sesiones similares que habíamos realizado anteriormente. Varias parejas de individuos enfrentados asumían el rol de emisor-receptor respectivamente, intentando trasmitir telepáticamente a los familiares símbolos de las cartas zener.

Habíamos realizado infinidad de pruebas similares, tanto en nuestros propios laboratorios, como en experiencias efectuadas en colegios públicos intentando localizar niños con habilidades extrasensoriales especiales, como fue el caso de Mónica Nieto.img233

Horas después de haber efectuado los test de E.S.P., y mientras nos enfrentábamos a no menos tedioso, monótono y aburrido trabajo de analizar los resultados de las pruebas, descubrimos un elemento interesante en los resultados. Parecía haber un incremento de aciertos en las pruebas telepáticas efectuadas con emisores-receptores entre los que existía un vínculo emocional/afectivo. Principalmente parejas de novios, matrimonios, padres-hijos… ¿Significaba aquellos resultados en los test Zener que la relación emocional puede potenciar las capacidades extrasensoriales? Probablemente sí

FOTOGRAFIANDO EL AMOR

moss3Años antes de nuestras pruebas telepáticas, la Dra. Moss concentró todos sus esfuerzos, dentro del campo de la investigación paranormal, en la fotografía Kirlian. Esta técnica fotográfica, descubierta por el matrimonio soviético del mismo nombre, pretende registrar en la emulsión fotográfica las irradiaciones eléctricas del cuerpo humano, o de cualquier otro objeto, identificadas con el “aura” descrita por los místicos de todos los tiempos. Pues bien, en el Departamento de Neuropsiquiatría de la Universidad de Los Angeles (California), la Doctora en Psicología Thelma Moss realizó durante años miles de experimentos con la fotografía Kirlian. Tal y como describe la Dra. Moss en su libro “Las probabilidades de lo imposible” (Caralt, 1976), “con los años, tal investigación se había ido extendiendo al cine, video-tapes y fotografías realizadas a través de microscopios electrónicos, sin excluir, de ningún modo, la observación en vivo de ciertos objetos…”.

Como indica la Dra. Moss, sus experimentos pasaron de la foto fija al video, y entre ellos destacan las experiencias “Kirlian” realizadas a parejas de enamorados, por ejemplo, mientras se estaban besando.moss4

EOC ha tenido acceso a algunos de esos videos realizados por la Dra. Thelma Moss en el laboratorio parapsíquico del Departamento de Neuropsiquiatría de la Universidad de Los Angeles, y en las imágenes “Kirlian” podemos apreciar como cuando los jóvenes amantes se besan, las auras de sus dedos, antes de un color blanquiazul, se hacen más intensas, y comienzan a desplazarse sutilmente hasta casi juntarse, produciéndose en ese momento una especie de “explosión energética”, que en la imagen “Kirlian” aparece de un color rojo intenso.

mossComo era previsible los medios de comunicación, casi por definición sensacionalistas, publicaron en todo el país primero, y en Europa después, que se había “fotografiado el amor”. Naturalmente, esta afirmación resulta extremadamente audaz, sin embargo los trabajos de la Dra. Moss resultan sumamente interesantes, ya que pretendía confirmar a través de experiencias científicas, las ideas trasmitidas durante generaciones, en las tradiciones esotéricas y ocultistas.

Según estas creencias, entre los amantes (y entendemos por amantes a dos o más personas con una relación afectiva intensa, incluyendo familiares, matrimonios, amigos o parejas), independientemente de cuál sea su tipo de amor, se crearían una especie de vínculos energéticos, cuya fuerza es directamente proporcional a la intensidad de su amor, que unirían psíquicamente a esas personas a través del espacio y el tiempo.

FANTASMAS FAMILIARES

La verdad es que tanto la tradición esotérica como los experimentos de Thelma Moss con la pseudo-foto Kirlian, o nuestros propios experimentos con las pruebas de E.S.P. en laboratorio, resultan extraordinariamente románticos y sugerentes. Pero, desde un punto de vista menos teórico, ¿existe realmente esa pretendida conexión telepática entre dos personas que se aman?

713a4a7d4bfb25c99ef43f99d7330e17

Estoy seguro de que la mayoría de los lectores estarán asintiendo con la cabeza mientras leen esta líneas. Yo lo estoy haciendo. Porque sin duda casi todos los que han amado, han sentido la presencia cercana del ser querido, aun encontrándose a miles de kilómetros de distancia. Han podido “notar” si se encontraba bien o tenía algún problema. Han podido llegar a percibir su olor, o el tacto de su piel, aun hallándose en la otra punta de la ciudad, del país o del planeta. ¿Quién no ha sentido ese dolor físico en el pecho ante un amor intenso, aun sabiendo que las emociones se producen en el cerebro y no en el órgano cardíaco? ¿Y quién no ha vivido la recurrente experiencia de pensar repentinamente en el ser amado, un instante antes de que nos llamase por teléfono?

Naturalmente todas estas experiencias, tan abundantes como subjetivas, no suponen un universo estadístico fiable. Sin embargo, poco después de su nacimiento, instituciones científicas dedicadas a la investigación de los fenómenos paranormales, como la SPR británica, realizaron interesantes encuestas aleatorias, tanto en Londres como en otras ciudades europeas.

society-psychical-research-report-on-spirit-photography-xlLas encuestas, remitidas a miles de ciudadanos sin ninguna relación con los fenómenos psíquicos, pretendían evaluar que porcentaje de la población había experimentado algún tipo de vivencia psíquica espontánea, y para su sorpresa el número de testigos era enorme. Lo más curioso es que algunas de las experiencias relatadas por los encuestados eran muy interesantes desde el punto de vista que nos ocupa; el amor. Y es que entre los encuestados, recordemos que esta encuesta se hizo en torno a la Primera Guerra Mundial, abundaban los casos de apariciones y fantasmas que surgían espontáneamente en los dormitorios de mujeres de edad madura.

Esas mujeres, que en el estado de intensa relajación que precede al sueño habían percibido la imagen, tan intensa como nítida, de un joven soldado cayendo abatido en las trincheras del frente, tardarían aun muchos días en recibir el comunicado oficial del Ministerio de Defensa, notificándoles que esa noche, y a esa hora, su hijo había fallecido heroicamente en acto de servicio…

mo

Aparentemente el vínculo amoroso entre madre e hijo, sin duda uno de los más fuertes que puede darse en la naturaleza, había proyectado telepáticamente el intenso instante de la muerte del ser amado, a través de miles de kilómetros, desde una mugrienta trinchera en el frente hasta un pulcro dormitorio londinense.

Esta intensa relación “telepática” entre madres e hijos ha sido objeto de innumerables estudios parapsicológicos. En España, sin ir más lejos, Javier Akermán, director del Centro de Investigaciones Psicobiofísicas de Vigo, y autor de “Psicología prenatal” (Alonso Rebollo, 1985), pasó años realizando estudios con mujeres embarazadas, tanto en las técnicas de parto sin dolor, como en relación a las comunicaciones entre madre y feto. En el Centro de Formación Maternal de Vigo, Akermán ha podido recopilar infinidad de testimonios sobre comunicaciones telepáticas entre el hijo aun no nacido y su madre, e incluso ha desarrollado posibles sistemas de influencia pre-natal para facilitar esa comunicación. Y de igual forma que ese pretendido vínculo afectivo se gestaría antes de la vida, algunos autores afirman que se prolongaría después de la muerte.

rafael gonzalez molinaPara D. Rafael González Molina, presidente durante lustros de la Federación Espírita Española, los fenómenos vividos en los gabinetes espiritistas de todo el mundo durante el último siglo y medio, así como los recientes experimentos en el campo de la Trans-Comunicación Instrumental (TCI) sugerirían que tras la muerte de un ser amado, podrían continuar manteniéndose el vínculo afectivo que facilitaría la comunicación telepática en vida. Para esta audaz afirmación, González Molina se basa en la abundante casuística que hemos recogido los investigadores psíquicos, sobre supuestas comunicaciones post-morten entre un vivo, y un ser amado recientemente fallecido, sean estas del tipo psicográfico, psicofonías, psicoimágenes, o apariciones. Sin embargo, y deseo subrayar este punto, tanto Rafael González Molina como toda la comunidad espiritista mundial insisten enérgicamente en que no se deben producir dependencias emocionales entre el vivo y el espíritu de quien ya se ha ido a otro plano, a pesar de que el dolor y el desconsuelo de quien se queda en este mundo sea inconmensurable. Ya que, según afirma el espiritismo, ese vínculo frenaría la evolución espiritual de quien ha dejado este mundo, y debe proseguir su camino en el más allá.

Además, desde un punto de vista agnóstico, las prácticas de contacto, sobre todo si van alentadas por la angustia incontenible de la esperanza en volver a comunicarnos con el ser amado, pueden producir en si mismas adicciones y psicosis altamente peligrosas.

UNA ENERGIA UNIVERSAL

Pero la supuesta habilidad paranormal, potenciada por factores emocionales, no se limita al género humano. Durante el último siglo hemos sido muchos los investigadores que hemos experimentado los fenómenos PSI en “irracionales” y vegetales. Y aunque necesitaría muchas páginas para enunciar brevemente la inmensa casuística descrita sobre fenómenos paranormales recogidos, y hasta provocados, en mascotas domésticas u otros animales, debo apuntar que algunos de los experimentos realizados por parapsicólogos de todo el mundo pretendían estudiar precisamente si el incremento telepático entre humanos amantes, podía darse también entre los animales.Publicity-photo-of-Joseph-B-Rhine-testing-a-dog-for-ESP

Son muy conocidos los experimentos soviéticos y norteamericanos consistentes en conectar a una hembra de conejo u otros animales, a unos electrodos, mientras en una habitación distante son sacrificadas algunas de sus crías. Según los investigadores la madre presentaba impulsos eléctricos en el cerebro más notables en el instante en que su cría, y no otro conejo cualquiera, era sacrificada. Lo mismo ocurría en los experimento con camarones arrojados a agua hirviendo, etc.

Sin llegar a prácticas tan cruentas, los experimentos de E.S.P. realizados con mascotas domésticas parecen sugerir también mejores resultados cuando el humano emitía los símbolos zener a su mascota, que cuando lo hacía a un animal de control con el que no mantuviese ese vínculo emocional.

Si aceptamos que las emociones son (o se expresan) como reacciones electroquímicas en las neuronas del cerebro, y la composición electroquímica entre humanos y animales es básicamente similar, ¿por qué no habrían de darse entre los “irracionales” vínculos afectivo/telepáticos similares a los del hombre? Sin duda los amantes de los toros, la caza o la pesca preferirían, por el bien de sus conciencias, ni plantearse este punto…

10Pero hay más. Ya que, sorprendentemente, se han realizado muchos más estudios entorno al potencial parapsíquico del amor en vegetales que en animales. Esto sin duda, se debe a que resulta mucho menos costoso y complejo.

Sin duda todos los aficionados a lo paranormal han leído en alguna ocasión sobre los trabajos de C. Baxter, inventor del “detector de mentiras” (polígrafo) y colaborador del FBI. Este ingeniero electrónico aplicó su “detector” a las plantas y creyó descubrir toda una “Vida secreta de las plantas” (título de su libro).

Según Baxter, aplicando un simple polímetro a algunos vegetales, pueden detectarse sus cambios “anímicos” ante estímulos agradables, como el ser regadas, o crueles, como el ser quemadas. Siguiendo la línea argumental iniciada por el ingeniero del FBI, otros investigadores aplicamos esa teoría que pretende una sensibilidad emocional en los vegetales, a otros experimentos.51GVWN40CNL._SX258_BO1,204,203,200_

El más conocido, sin duda, consiste en plantar tres grupos de semillas en condiciones de luz, riego, abono, y medioambiente idénticas, utilizando el grupo número 2 como control, y proyectando sobre el grupo número 1 pensamientos negativos, mientras que sobre el grupo número 3 se proyectan pensamientos de amor, ternura y cariño. Lo sorprendente es que el tercer grupo de semillas crece con más rapidez, fuerza y vigor, que los otros dos grupos. ¿Significa esto que la proyección de amor puede incluso producir fenómenos físicos, como multiplicar el crecimiento de los vegetales? Los defensores del esoterismo dicen que sí… Los jardines de la comunidad de Feindhor, son un excelente ejemplo.

EL QUINTO ELEMENTO

En la superproducción cinematográfica “El Quinto Elemento”, el amor se convierte en la fuerza desencadenante de los cuatro elementos tradicionales; tierra, agua, fuego y aire, para salvar al planeta de una destrucción inminente. Pero dejando al margen los efectos especiales y el fantástico guión del film, son muchas las escuelas esotéricas que han visto en el amor un quinto elemento de las fuerzas de la naturaleza, capaz de activar los cuatro restantes. Y los místicos de todas las tradiciones han apuntado en esa dirección.

La bibliografía médica ha documentado casos en los que una madre angustiada es capaz de producir fenómenos de hiperdinamismo o sansonismo, levantando un coche que acababa de atropellar a su hijo, para poder rescatarlo de entre sus ruedas; o casos de curaciones espontáneas o “salidas” de un coma, debidas a la intensa emoción que vive en enfermo al ser visitado por alguien a quien amaba o admiraba intensamente, pero hay más…

maxresdefaultUn análisis detallado de la poesía mística de los grandes contemplativos cristianos, musulmanes, judíos, etc, nos ofrecería enormes paralelismos, pero sobretodo la componente amorosa, y casi pasional, de la relación de dichos místicos con Dios y el universo. La literatura de Santa Teresa de Jesús, o del sufí Rumi (que en toda su obra se refiere a Alah como “el Amado”) ha sido objeto de numerosas críticas por el apasionamiento amoroso, casi rayando lo sexual, con que dichos místicos hablaban de su fusión con el Absoluto. Místicos que, por otro lado, protagonizaban todo tipo de fenómenos paranormales como levitaciones, estigmas, clarividencia, bilocación, etc. Como si esa pasión mística, como lo es todo proceso de enamoramiento, activase una espita en el cerebro de sus protagonistas, que abriese las puertas de la experiencia paranormal.

Aún a riesgo de poder parecer irreverentes y un tanto heréticos, tal vez deberíamos analizar esa relación entre los fenómenos físicos del místicismo, producidos en el contexto sufí, cristiano o hinduista, y las intensas reacciones electroquímicas que se producen en el cerebro de los místicos al vivir sus trances de apasionado e incontenible amor a Dios.

Desde los chamanes siberianos a los yoguis hindús, pasando por los esoteristas europeos, los derviches sufís o los contemplativos judeocristianos… todos han coincidido, a lo largo de la historia, en el inmenso poder del amor.st-therese-of-avila-5

A pesar de que el banal y excesivo uso de esta palabra, en labios de místicos, contactados, visionarios e iluminados de todos los tiempos, haya terminado por erosionar hasta eliminar el significado del concepto amor. Y aún a riesgo de sonar ñoño, obsoleto, cursi y caduco, lo cierto es que ese concepto, que ni los poetas más sublimes han conseguido definir, es capaz de activar capacidades y poderes insólitos en nuestra mente.

Por esa razón probablemente, todas las escuelas esotéricas insisten en que la única forma de construir un futuro, no solo individual, sino planetario, será a través de ese “quinto elemento”. Algo que en la actualidad se dedican a ejercitar más anónimos y agnósticos voluntarios de todo tipo de organizaciones humanitarias, que los grandilocuentes gurús de la Nueva Era.

 Manuel Carballal

¿Un sexto elemento?
EL LADO OSCURO Y EL PODER DEL ODIO

laveyEn el llamado mundo de la Nueva Era existen grupos esotéricos que pretenden haber demostrado el poder psíquico del amor para influir sobre el crecimiento de las plantas, como en el caso de Feindhor, o la reducción de la delincuencia, como en el “Proyecto La Fuente” de Colin Bloyle. En este caso docenas de personas meditaban en torno a una fuente inglesa, para proyectar amor y positividad a toda la comunidad.

Sin embargo existen grupos esotéricos que practican exactamente lo contrario. En diferentes colectivos ocultistas, como la Iglesia de Satán de Antón LaVey, se proclama que el odio posee la misma capacidad energética que el amor, y el mismo LaVey instruyó a sus alumnos antes de morir sobre las técnicas para canalizar el odio como un elemento de energía. La rabia, la frustración o la ira pueden ser utilizadas en beneficio propio como fuente de energía para trabajar más, cumplir ambiciones, o simplemente para proyectar los malos pensamientos contra el ser odiado: el popularmente llamado “mal de ojo”.chamanas2 001 - copia (2)

En algunos de estos grupos, como la citada Iglesia de Satán, hemos encontrado auténticos “místicos” que en sus arrebatos de apasionado amor por el Diablo protagonizan los mismos fenómenos que muchos contemplantivos cristianos, sufís o hindús. La sacerdotisa satánica Raquel Joana, que se confesaba a EOC como “apasionadamente enamorada de Satán” recibe miles de mensajes psicográficos y ha vivido en su domicilio todo tipo de fenómenos paranormales. ¿Sugiere este caso que tanto el odio como el amor son dos caras de una misma energía? Es posible, sin embargo todas las escuelas esotéricas coinciden en que una ley universal vigente en todas las mágias, llamada “Ley del Espejo” devuelve al emisor triplicados todos los deseos que emana. Por tanto siempre será una mejor inversión utilizar la energía del amor, que la del odio.

 MC

Dejar un comentario

XHTML: Tu puedes usar estas etiquetas html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>