Published On: Mie, nov 6th, 2013

EL FRAUDE DEL PREMIO “ESCEPTICO” JAMES RANDI

Share This
Tags

Publicado en EOC nº 70

EOC 70 PortadaHay miles de libros sobre lo paranormal, pero pocos de ellos abordan el tema de forma sensata como “Randi´s Prize”, recientemente publicado por Robert McLuhan. Aunque el título sugiere que el enfoque principal será el millonario premio que ofrece James Randi a quién demuestre sus poderes paranormales, el libro en realidad va mucho más allá. McLuhan examina las respuestas pseudo escépticas a fenómenos reportados como duendes, apariciones, telepatía, mediumnidad, las experiencias cercanas a la muerte o los recuerdos de las supuestas vidas pasadas de los niños. En cada caso se muestra que la explicación pseudo escéptica, mientras que superficialmente convincente, se queda corta cuando se somete a un análisis. Su conclusión es que la mayoría de los pseudo escépticos en realidad no  se comprometen con el material que están criticando. En su afán de explicarlo, tienden a fijar la primera interpretación no paranormal que se les ocurra, incluso si no se ajusta a todos los hechos o es extremadamente improbable. McLuhan describe esta tendencia como “la gravedad racional” – la atracción ejercida por la “racional”, visión mecanicista del mundo que rechaza instintivamente los fenómenos anómalos-.                                             

Lo que me gustó sobretodo de “El premio de Randi” fue el cuidado demostrado por McLuhan para acercarse a estas polémicas afirmaciones. No se trata de uno de esos libros que tienen todas las cuentas de lo paranormal por su valor nominal. Todo lo contrario. A lo largo del libro, los detalles de McLuhan, su lucha para determinar la verdad sobre los casos que han sido objeto de interpretaciones totalmente diferentes por parte de los pseudo escépticos, por un lado y parapsicólogos, por el otro. En este sentido, el libro me recordó Sesiones con Eusapia Palladino, por Everard Feilding, que documentó el cambio gradual de actitud por parte de Feilding y otros investigadores en las famosas sesiones de espiritismo de Nápoles. Oportunamente, McLuhan ha puesto a disposición del usuario de su web, un nuevo archivo de la literatura paranormal original, con el informe Feilding sobre la investigación de Nápoles.

Un buen ejemplo de la prudencia de McLuhan se encuentra en su tratamiento del célebre caso de poltergeist de Tina Resch al principio del libro. En primer lugar se ofrece un breve resumen similar a lo que se lee en cualquier obra pseudo escéptica estándar: “Paul Kurtz menciona

un episodio ocurrido en Columbus, Ohio en 1984. En marzo de ese año, las historias comenzaron a aparecer en la prensa local acerca de cosas extrañas en la casa de la familia Resch, que algunos especularon fueron causadas por un poltergeist. Finalmente, un fotógrafo de prensa captó el fantasma en la acción, y la foto fue transmitida alrededor del mundo – causando sensación. En realidad, dice Kurtz, los efectos eran causados ​​por el hijo de la familia, de catorce años de edad, y James Randi descubrió el fraude cuando fue a investigar…”.

Unas pocas páginas más tarde regresa al caso y se presenta el lado escéptico con más detalle, señalando que cuando Randi apareció en Columbus, la familia Resch no le dejó entrar en su casa. Para desacreditar la historia, Randi examinó la foto del periódico famoso y algunos cuadros inéditos, concluyendo que Tina podría haber fingido el efecto capturado en la película. Él también vio un video que mostraba claramente  a Tina simular algunos de las siguientes “fenómenos”. Sin saber que la cámara estaba aún grabando, Tina, en palabras de Randi, “extendió la mano y sacó una lámpara de mesa hacia ella misma, al mismo tiempo saltando a distancia, dejando escapar una serie de ruidos, y fingiendo, con bastante eficacia, una reacción de terror “.  Además, Randi descubrió que los periodistas que cubren el caso no se mostraron impresionados con él, y puso en duda las capacidades del parapsicólogo, William Roll, quién investigó y avaló a la familia. McLuhan señala: “Todo esto me pareció desacreditar eficazmente. Pero no demostró, fuera de toda duda, que el asunto de Colón era un engaño, aunque  sí debilitará cualquier sentido que podría haber tenido que el incidente fuese paranormal”.  Pero no termina ahí. A medida que leía muchos otros relatos de incidentes poltergeist, McLuhan no podía dejar de notar patrones repetitivos. El caso de Colón no fue un episodio aislado, sino que encaja en un marco más amplio, una serie contínua de acontecimientos similares reportados en toda la historia. Él señala: “A pesar de su carácter decididamente extraño, los reclamos son bastante uniformes. Cuando Gauld y Cornell analizaron sus quinientos casos [en su libro de 1979 Duendes] encontraron que casi la mitad se inició con los ruidos que se describieron como golpes o de las paredes, a veces como golpes fuertes o golpes sordos o ‘bangings”. Las descripciones sugieren que a menudo se producen por la noche, a menudo cerca de alguien que estaba durmiendo, aunque a veces también se escucha en las horas del día”.  Él da ejemplos concretos, uno de mediados del siglo XIX y tres a partir de mediados y finales de siglo XX, señalando que “estos ejemplos constituyen sólo alrededor del tres por ciento de Gauld y los datos de Cornell.”

Luego estaba el contexto psicológico. McLuhan escribe: “Si usted lee la literatura sobre el tema, encontrará que los incidentes poltergeist tienden a ser extremadamente tensos. Las personas involucradas son superados por el pánico y la confusión, no sólo por unas horas, sino por días y semanas. Esto no es un efecto que se espera como resultado de las travesuras de sus hijos. Y a menudo me preguntaba cómo estos niños lograron crear tales ilusiones convincentes y no se detectan… Cuando se trata del movimiento anómalo de los objetos, es impresionante cómo los testigos son insistentes de que ninguno de los presentes era el responsable. No se podía ver ninguna relación entre la perturbación y toda acción humana, y por completo asustados…”.

Una vez más él da ejemplos específicos. Volviendo al caso de Colón, nos dice, “Hay una cantidad de detalles sugerentes en las cuentas de los investigadores que crean una imagen bastante diferente a la proporcionada por los pseudo escépticos… Inmediatamente antes de los incidentes de Tina había estado en conflicto cada vez mayor con sus padres adoptivos, en particular con su padre, John. A los que pronto siguieron extraños incidentes con radio reloj digitales. Aunque los padres de Tina inicialmente sospecharon de que su hija podía estar engañándolos, finalmente encontraron que los fenómenos continuaron incluso cuando Tina no podía ser culpable.

McLuhan escribe: “El efecto acumulado de la lectura [relatos de varios poltergeist] era crear en mi mente el sentido de un fenómeno natural muy distinto, que es ampliamente reportado y muy diferente a cualquier otra característica de la experiencia humana, pero que pueden ser identificados por el mismo grupo de características curiosas. Fue con este pensamiento en mente que me puse a revisar las refutaciones de Randi con una luz diferente. Me di cuenta de que en su artículo no llegó a enfrentarse con lo que pasa en Colón, con la menor profundidad, y su enfoque se centra sobre todo en un solo detalle -que es la fotografía- . Si lo piensas bien, una imagen que pretende mostrar la psicokinesis en acción es un objeto discutible: no hay nada que podría representar que no puede ser fácilmente falsificado… “. Así que, Randi fue simplemente a añadir sustancia a lo que mucha gente podría sospechar de todos modos. Pero al hacerlo, y con tanto detalle, creó la ilusión de que había penetrado en el misterio, a pesar del hecho de que no observó ninguno de los efectos que sostiene de primera mano, ni entrevistó ninguno de los testigos principales …. randi

Luego está la repetida insistencia de  Randi, de que los  testigos se precipitan en las conclusiones. Yo no confirmé ese sentimiento en la literatura de investigación. Las personas que sufren estos trastornos, según he visto, tienden a reaccionar tal y como era de esperar,  probablemente como usted o yo haría. No se imagina al instante que algo paranormal está ocurriendo, por el contrario, comienzan por asumir que  es un truco, un juego, y si un niño parece tener algo que ver con eso, lo tratan a él o ella como la causa más probable.

Los investigadores profesionales también hacen las cosas obvias,  como sacar las tablas del suelo para ver si los ruidos tienen alguna fuente oculta, o poner trampas que podrían revelar el engaño por los miembros de la familia. Como digo, en algunos casos deciden que el engaño es, probablemente, toda la causa, y en otros sospechan que tiene una base real, pero el engaño posterior por parte del niño hace que la conclusión sea difícil de aceptar. En otros casos, la fuerza de la repetición de las observaciones de cerca, les obliga a abandonar la idea de engaño por completo y buscar algo más. En pocas palabras, que muestran lo que la mayoría de la gente consideraría por pura sensatez, propia discriminación, y precaución…

Mi impresión es que los pseudo escépticos no están particularmente preocupados por las dimensiones psicológicas de los casos. Tampoco parece preocuparles el nivel de habilidad requerida para  ejecutar esas puestas en escena. Algo que tengo que decir que me ha dejado un tanto escéptico. No me refiero sólo a la habilidad necesaria para lograr los efectos que los testigos describen, sino también el hecho de que los niños parecen adquirir dichos conocimientos espontáneamente. Yo podía aceptar que una niña emocionalmente confundida, como Tina Resch, posiblemente desee llamar la atención, pero era difícil imaginar que una persona en su estado de ánimo podría pasar meses preparando  clandestinamente su empresa, aprender a hacer que los muebles cobren vida, y sobretodo poner esto en práctica sin ser detectada.

Se observa que los pseudo escépticos profesionales, al abordar casos de poltergeist, en general, no citar más que un solo investigador contemporáneo:  William Roll, y en su mayoría se refieren a un puñado de incidentes que popularizaron:  Amityville y Borley. Ninguno de los cuales toman muy en serio los parapsicólogos, y que en todo caso no son realmente típicos.

Colón y Seaford, se trataron, respectivamente, por Randi y Milbourne Christopher, pero inútilmente, ya que ninguno de ellos tuvo acceso a las casas, o entrevistaron a los testigos principales, u observaron ninguno de los fenómenos en cuestión. E incidentes distintos la colección de Christopher de recortes de prensa, que dan muy poca información para sacar conclusiones fiables. De él escribe: “Los pseudo escépticos dicen que no se puede esperar para comprobar la verdad de cada afirmación… La mayoría de la gente consideraría que se trata de un argumento perfectamente razonable. Pero serán menos impresionados al descubrir que los pseudo escépticos que los desacreditan han hecho pocos intentos de investigar cualquier tipo de incidentes. Las afirmaciones que los críticos expresan públicamente son falsas: no existe un órgano independiente que se han examinado de primera mano los casos y de una explicación satisfactoria en términos no paranormales”.

Debo añadir que uno de los argumentos que hacen a veces los escépticos para desacreditar a Tina es que, más tarde, como una adulta joven, ella se metió en problemas con la ley. La consecuencia que saco es que ella nunca era digna de confianza, para empezar. Pero sería al menos igual de válido destacar que las cifras de actividad en la mayoría de los casos de poltergeist son adolescentes con problemas, que por supuesto no es improbable que se conviertan en adultos con problemas.

La cobertura de los poltergeists sólo ocupa una pequeña parte del premio de Randi. El libro está lleno de casos específicos en una variedad de áreas, examinados en detalle. Por ejemplo, en el segundo capítulo, McLuhan observa un argumento formulado por el británico pseudo escéptico Richard Wiseman, quién ha afirmado que Eusapia Palladino podría haber sido asistida por un cómplice que entró en la sala de sesiones a través de una trampilla. McLuhan escribe: “Mucho más tarde, cuando ya había pasado algún tiempo leyendo y pensando en Palladino, volví para echar otro vistazo [en el argumento pseudo  escéptico], y que entonces cuando comprendí qué Wiseman estaba siendo impertinente. A medida que sus críticos aumentaban, Palladino fue probada muchas veces, en muchas situaciones diferentes, y el modus operandi [sugerido por  Wiseman] no podía aplicarse a todos ellos. En el sur de Francia, fue puesta a prueba con éxito al aire libre. Uno podría pensar que un método que consiste en trepar a través de un agujero en la pared, a unos metros de distancia de tres investigadores en el puesto de observación para los trucos, ocultos sólo por una cortina débil, es difícil de sostener. En cualquier caso, el informe de sesiones de Palladino en Nápoles, menciona tres ocasiones en las que los investigadores miraban detrás de la cortina… En una ocasión, el fenómeno continúa después de que la sesión había terminado, cuando ya habían aparecido las luces y echada atrás la cortina”.

Aquí, mirando el caso en detalle, no se limita a debilitar a la explicación pseudo escéptica, sino que la destruye. Pero los pseudo escépticos como Wiseman parecen contar con el hecho de que la mayoría de sus lectores no están familiarizados con los detalles, dejándolos en libertad de ofrecer interpretaciones simplistas que tranquilizar a su audiencia, incluso haciendo caso omiso de los hechos molestos que ellos mismos deben tener en cuenta.

En conclusión, El Premio de Randi es un vistazo rápido, apoyando en esta controversia que aún existe, por una investigación minuciosa y con 48 páginas de notas y una bibliografía de 28 páginas. Es una lectura obligada para cualquier persona con un interés serio en la parapsicología y sus críticos. Es más, el autor está regalando copias gratuitas de la edición digital del libro a cualquiera que pregunte. No sé cuánto tiempo durará esta promoción, así que si usted está interesado en el libro, nunca tendrá un mejor momento para obtener una copia. Y creo que los lectores de este medio encontrarán que es muy valioso. Pero no esperen un tratamiento detallado del Desafío del Millón de Dólares. Robert McLuhan tiene más importantes que hacer. 

Michael Prescott


Puedes descargarte EOC nº 70 gratis en: http://www.dimensionlimite.com/eoc/EOC_70.pdf

Displaying 12 Comments
Have Your Say
  1. Querido tocayo, primero quiero felicitarle por su trabajo, lo sigo frecuentemente y realmente me gusta su visión analítica. Debo de confesarle que yo me considero escéptico, aunque suelo seguir mas frecuentemente a los “creyentes”, ya que al menos ellos suelen ser educados en la defensa de sus posiciones.

    También he de confesar que me gusta Randi, me cae simpático (parece papa pitufo) y me genera cierta confianza. Es posible que Randi, se equivoque, o que quizás sea demasiado cerrado en sus convicciones, pero lo cierto es que con razón o sin ella, jamas caso alguno de anomalías ha sido corroborado de forma escrupulosa, clara y científica, si no no serian anomalías, por definición.
    Disculpe mi comentario, evidentemente soy un neófito del tema y seguro que estaré muy equivocado.

    Muchas gracias por su trabajo y disculpeme nuevamente por este rollo

  2. ABULON RDZ dice:

    Buenas tardes, al igual que el amigo de arriba, concuerdo en que ustedes o los que critican a los escépticos o pseudo escépticos (no me considero ninguno), por concepto ya están equivocados, el que debe de aportar pruebas es aquel que esta afirmando el hecho, puesto que ese individuo inició con la divulgación del suceso, y no el escéptico.
    En ese caso, cualquier charlatán que se inventa una buena historia en la que el investigador (escéptico) no la pueda refutar porque el charlatán no le dé acceso a su casa, o a sus fotos, o a una entrevista va a ser aceptada como cierta.

    Saludos.

  3. Abulon, esto que has escrito deberias explicarlo, porque no se critica el escepticismo, se critica su modus operandi, por esa razon se les denomina pseudoescepticos o su traduccion al castellano, que seria falsos escepticos. Y se critica su modus operandi, porque el pseudo siempre escribe con la idea de desacreditar el caso anomalo primeramente desacreditando a los observadores, seguidamente desacreditanto al que lo divulga y en tercer lugar empleando juegos mentales pensados para jovencitos.
    Despues de seis anyos debatiendo con los pseudoescepticos, su frase preferida y sobreusada, es que como los pitufos no existen, no se puede demostrar su no existencia y por lo tanto, todo lo que no se pueda demostrar su existencia no existe y por lo tanto es la invencion de bromistas, malintencionados y vendehumo. Este juego mental plantea varios problemas y es que como explica el articulo, te centres mas en desacreditar a los testigos, a los malintencionados que siempre aparecen y a los vendehumo, que aprovechan la menor ocasion, y te olvides de analizar todos los detalles y estos no sean expuestos para intentar dilucidar una posible solucion.
    En un video que puso un pseudoesceptico, en que aparecia como heroe Randi, descubri lo pillo que es este tio.
    En este video aparece uno de los que se han denominado hombres magnetico. Randi one polvos de talco en su piel y los objetos que antes atraia el supuesto iman, dejan de hacerlo, pero da la casualidad qde que lo debatimos en magonia estos casos, y yo llegue hasta el estudi que hizo una universidad de Indonesia sobre uno de estos; la universidad decreto que el hombre no era magnetico, si no que su piel era mucho mas absorvente de lo normal y por lo tanto no es que utilizara trucos, si no que era una propiedad de su piel.
    Pero a los pseudo no les interesaba sacar ese dato, que conocian, porque lo habiamos debatido, y me juzgaria el cuello que Randi tambien lo sabia. Lo que les interesa a estos individuos es desacreditar de la manera que sea, aunque sea a base de mentiras, tergiversaciones o mentiras consabidas.
    El escepticismo, que los pseudo dicen seguir es el cientifico, pero deberia ser el originario, el de Pirron y sus sucesores, no opinar hasta no tener todos los datos ciertos y para eso hay que investigar, y haciendo un simil futbolero, investigar, investigar e investigar y despues de haber investigado, seguir investigando.
    Haz una prueba por ti mismo. Disfrazate de magufo en una pagina de pseudos, como “la mentira” y diles que el caso manises es un caso que de momento queda como inexplicable y haber que te contestan y si esas contestaciones son la realidad. O el caso de Dorothy Izatt, o cualquier otro que este considerado como inexplicable.
    El escepticismo y lo que en realidad significa es necesario y recomendable, el pseudoescepticismo es tan criticable como los vendehumo.
    Un cordial saludo

  4. Cosmic dice:

    Estoy en general de acuerdo con usted “hartoya…” Pero por favor, se dice a ver, no haber. Los argumentos pierden fuerza con estos defectillos que te hacen llorar los ojos.
    Un saludo.

  5. Uy,que fallo más grande, pido disculpas y le agradezco, señor Cosmic,la corrección. Una pena que no se pueda editar, porque
    tienes razón en que duelen los ojos al leerlo. Gracias

  6. sincoo dice:

    cuanto magufo por esta web… no os da verguenza hacer el ridiculo publicando tanta basura o comentando tanta mierda?
    P.D. a ver si alguno aprende a escribir en vez de perder el tiempo “himbestigando obnis”

  7. Oh, vaya, un tonto pseudoesc’eptico mostrando la esencia de los autodenominados esc’epticos, pobrecitos, ya no dan ni pena.

  8. El pseudo’esceptico que se ha pasado a felicitaros, t’an amablemente, es probablemente uno de los aplaudidores habituales de “la mentira est’a ah’i fuera”. Salvo algunas contadas excepciones, sus art’iculos son tan malos y de tan baja calidad, que entiendo que se mareen al leer los art’iculos del “Ojo Cr’itico” y lo llamen baura de baja calidad. Pero resulta que nuestro amigo de Lamentira practicamente copi’o un art’iculo del Ojo Cr’itico al que olvid’o poner la referencia, por no decir de donde lo copi’o; como siempre recibi’o el aplauso de su manada y yo despu’es su ira por preguntarle a Lamentira si el art’iculo era suyo, porque hab’ia otra p’agina de un argentino creo recordar, que era copia exacta del art’iculo de la mentira y que poco despu’es descubr’i que el original estaba escrito en el Ojo Cr’itico. Claro, por eso me extranyo tanta calidad en un art’iculo. Si la calidad era mala de verdad, ‘ultimamente es a’un peor, tanto, que solo comentan sus adlatares y aplaudidores habituales. Un cordial saludo.

  9. VAYA MONTON DE MAGUFOS SEMIANALFABETOS ESTOS.

  10. Bobadilla dice:

    son todos narcos!! todos narcos!!

  11. Bobadilla dice:

    Perdonadme, estaba bebido.

  12. jose dice:

    Magufos everywhere…

Dejar un comentario

XHTML: Tu puedes usar estas etiquetas html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>